Lucas Ruppel, el "portero orgulloso" de un libro inédito de Roberto Arlt

2/11/2019 | 07:00 |

En Aguafuertes Silvestres se reunieron ocho textos que se escribieron en Sierra de la Ventana. 

Fotos: Brenda Ghiberti / Videos: Matías Mugione

Por Brenda Ghiberti / brenda.ghiberti@lanueva.com

      Matías Mugione / mmugione@lanueva.com

      Edición de videos: Francisco Villafáñez / fvillafanez@lanueva.com

 

   Las míticas aguafuertes de Roberto Arlt no fueron escritas siempre desde Buenos Aires.

   Y la primera vez que Arlt salió de esa ciudad para seguir con sus escritos fue con un viaje a Sierra de la Ventana.

   Esas aguafuertes habían quedado perdidas en las páginas del diario El Mundo, donde salían publicadas diariamente, hasta que a un bahiense se le ocurrió buscarlas y recopilarlas en un libro.

   Aguafuertes silvestres.

   El recopilador de estas aguafuertes fue Lucas Ruppel, bibliotecario y recientemente recibido de licenciado en Letras en la Universidad Nacional del Sur.  

   "Podría definirme como el portero orgulloso de este libro". 

   Podrían haber sido más, pero fueron solo ocho aguafuertes.

   Arlt, quien en un primer momento estaba encantado con la idea de refugiarse en el medio de las sierras, no lo soportó y decidió volver a su vida porteña. 

   —¿Cómo hiciste la compilación?

   —En primer lugar fui a la hemeroteca de la Biblioteca Nacional (celebro la existencia de los archivos hemerográficos, me parece que son espacios de preservación de la memoria cultural) en donde pude consultar por los ejemplares microfilmados del periódico El Mundo, del 5 al 12 de febrero de 1930. Ellos ofrecen un servicio de copiado del texto de los microfilms, entonces solicité que me enviaran una copia de esos textos y finalmente transcribí eso que leía en formato digital para que posteriormente el editor las compilara en el libro.

Aguafuertes, un clásico inagotable

   “Creo que se revela como un clásico, en el sentido de que se vuelve inagotable, ¿no? A 90 años incluso de haberse publicado este tipo de textos en periódico, aun así no se habían reunido en formato de libro. Estas son las primeras Aguafuertes no porteñas”.

   —Estos textos de Arlt se dan en contexto de "escape" de esa vorágine que tenía la vida porteña. Para vos, ¿qué significa esta idea que está de algún modo plasmada en esos días que él estuvo en el medio de la nada? ¿Le encontrás algo de escape?

   —Sí, inicialmente sí. De hecho los mismos textos se presentan con un tono muy elogioso de la vida rural. Con Juan José Guerra [con quien Lucas prologó el libro] pensamos que son una suerte de una oda moderna a la vida retirada, un famoso texto de Fray Luis de León. De manera que en el comienzo, las primeras cuatro aguafuertes se revelan como celebratorias de la vida fuera de la ciudad. Una ciudad que en literatura estaba asociada, quizás, a las enfermedades, a la alienación, a la rutina. Pero después ese entusiasmo por la vida silvestre cambia de signo totalmente y al final se revela como una pesadilla.

   El libro puede conseguirse en La Masmédula (local final de Galería Jardín, Alsina 155).

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias