Ayuda estatal para cuidar el bolsillo

10/9/2018 | 08:00 |

Por
Ricardo Salas

El objetivo pasa por contener el creciente malestar social frente a la insoportable inflación y tarifas impagables. En medio de la “emergencia” económica y la pérdida de credibilidad que viene experimentando el Gobierno nacional, la gobernadora María Eugenia Vidal hizo lo aconsejable: programó el GPS de su gestión. 
Si bien la mandamás bonaerense de Cambiemos sale en cada pronunciamiento público en defensa del presidente Mauricio Macri, ya en las últimas semanas dispuso un paquete de medidas tendientes a atender las demandas sociales producto del impacto de la inflación sobre el valor de los alimentos y de paso, reforzar su propia gobernabilidad.
El escenario económico y el descontento social profundizó la incertidumbre gubernamental. En la Provincia están chequeando la situación social del Gran Buenos Aires, golpeado duramente por la crisis, y se esperan “meses difíciles”.
A los informes del ministro Cristian Ritondo (Seguridad) se le suma un rastrillaje constante con organizaciones sociales que están en contacto con los sectores más postergados de la población. 
En la Gobernación de calle 6 vienen haciendo un “monitoreo ambiental” sobre los precios de los alimentos. Se disparó en los barrios más pobres, incluso, por encima de conglomerados más acomodados.
Ese análisis empujó a Vidal a ordenar el refuerzo de las partidas presupuestarias para la asistencia social por unos mil millones de pesos para los sectores más vulnerables. Básicamente, en el Conurbano.
En sintonía con la dinámica de la gestión Vidal, la importancia socioeconómica que posee el sector industrial en ámbito bonaerense radica en el lugar estratégico que ocupa como principal fuente de trabajo de calidad. Para seguir desarrollando toda esa maquinaria productiva, desde el ministerio de Producción se está trabajando en una agenda para mejorar la competitividad sistémica. 
Entre las medidas más importantes y con la meta puesta en el mediano plazo, se llevan adelante obras en puertos, rutas, parques industriales (se aprobaron cuatro nuevos en los últimos dos años y se puso en funcionamiento una línea de créditos para la radicación de PyMEs en parques industriales de la PBA con garantía de FOGABA); y programas destinados a mejorar la productividad (Rondas de Negocios Multisectoriales, el curso “Fortalecimiento y desarrollo de los municipios y agentes territoriales”).
Y también facilitar el acceso al financiamiento (créditos blandos a tasa bajas para los cuales el Banco Provincia realizó una inversión de $ 11.200 millones), además del programa “Comprá PyME” (destinado a productores regionales) entre otras características.
Cada una de estas herramientas tiene un objetivo concreto y apunta a una necesidad específica: capacitar personal, simplificar procesos, financiar un proyecto nuevo o apuntalar uno en marcha, conectar empresas que puedan relacionarse (mediante rondas de negocios), trabajar sobre las cadenas de pagos de las PyMEs. 
El ministro Javier Tizado (Producción), es el encargado de promover y fomentar la comercialización en supermercados de productos elaborados por PyMEs de la Provincia.
El programa “Comprá PyME” alcanzó las 114 PyMEs inscritas y llega a más de 500 sucursales de supermercados, que firmaron su adhesión voluntaria para colocar más de 400 productos (de alimentos, bebidas, limpieza e higiene personal) en sus góndolas. Bahía Blanca está entre esas prioridades. En cada sucursal se encuentran los carteles y señaléticas que identifican cuáles son los artículos que pertenecen al Comprá PyME.
 

Estoy perdiendo imagen a tu lado
En definitiva, la Gobernadora resolvió que, en medio de la crisis económica y social, llegó el momento de salir a jugar fuerte en defensa de su administración. Aún con medidas que la diferencian de algunas políticas de la Casa Rosada y del parte “meteorológico sobre tormentas” del Presidente.
Si bien la Gobernadora viene sufriendo la erosión en su imagen positiva producto del desgaste del oficialismo, sigue siendo la dirigente de Cambiemos con mejor ponderación pública.
Lejos de sus mejores números, cuando su imagen trepaba a una aceptación que superaba largamente los 60 puntos, todavía Vidal conserva, según una encuesta que circuló hace algunos días en las diagonales, una aprobación del 48% en la Provincia.
Pero, a diferencia de Macri, Vidal impusó otra lógica de conastrucción política en la Provincia. Incorporó a dirigentes del peronismo a su elenco ministerial. Después aceitó no pocos acuerdos con el massismo y varios intendentes “dialoguistas” del PJ que le dieron las herramientas de gobernabilidad que necesitaba.
Por estas horas procura recrear ese diálogo político en víspera del futuro presupuesto y el pedido de endeudamiento 2019. La negociación con la oposición legislativa es relevante. 
Dentro de la Legislatura el sorpresivo pedido de “licencia extraordinaria” de la diputada de Cambiemos por la Sexta, Anahí Bilbao, provocó algún que otro “ruido interno”. Minutos antes de la sesión en la Cámara Joven, prestó juramento como legislador reemplazante el puntaltense Fabián Tuya.
Extraoficialmente, se dijo que Bilbao salió por “cuestiones de agenda”. Tiempo atrás fue directora de una escuela rural en Laprida. Pero no pocos “mal pensados” vincularon la “licencia” de la legisladora docente con otra cuestión. Bilbao es la esposa de Alfredo “Vasco” Irigoin, quién también quedó en el ojo de la tormenta -- junto a la tesorera del PRO, Fernanda Inza --.entre los responsables económicos apuntados en el marco de la investigación judicial sobre presuntos “aportes truchos” en la campaña electoral de Cambiemos bonaerense. En este tipo de episodios hay que “andar con pies de plomo”. 
Las penurias económicas dominan la agenda política, y por eso, el peronismo busca que Cambiemos pague el costo de la crisis económica.En los últimos días, la situación social impactó en el mostrador de intendentes peronistas que después analizaron esa cuestión durante una reunión con el reaparecido tigrense Sergio Massa.
"La política económica de Macri es inmoral", arrojaba uno de los referentes legislativos del kirchnerismo, el “chivo” Agustín Rossi, durante un encuentro regional de mujeres en la localidad balnearia de San Bernardo, del que también participaron los intendentes “dialoguistas” del PJ, Martín Insaurralde (Lomas de Zamora) y Juan Pablo de Jesús (La Costa). ¿Se van acomodando los melones?.

 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias