Realizaron otro allanamiento

Un policía exonerado habría “aguantado” a Walter Ledesma

4/11/2018 | 07:55 |

Más detalles de los días previos a la entrega del narco más buscado de la región. La "rentabilidad" del negocio.

Foto: Emmanuel Briane-LN.

   Un expolicía bonaerense, exonerado de la fuerza hace muchos años por su vinculación con el delito, habría brindado protección a Walter Ledesma durante los días que se mantuvo prófugo, entre el sábado de la semana pasada y el último jueves.

   A esta versión le dieron fuerza diferentes fuentes consultadas por La Nueva., luego de que este diario revelara los detalles de cómo fueron los últimos días del narco, previo a su entrega en la sede del Juzgado Federal N° 1, en Alsina 317.

   En este momento, Ledesma permanece detenido a disposición del juez Walter López Da Silva. El viernes, luego de negarse a declarar por consejo de su abogado, Sebastián Martínez, fue conducido a la sede de la delegación local de la Policía Federal, donde actualmente está alojado.

   Una vez que se convierta en prisión preventiva su detención, posiblemente sea trasladado a una de las cárceles federales de la región, ya sea en Viedma o Santa Rosa, aunque no se descarta que pueda ser derivado al penal de Ezeiza.

   El delincuente que lo habría "guardado" en el tiempo que estuvo prófugo sería un expolicía, que lo mantuvo en su casa, desde que explotó el caso hasta el pasado jueves.

"Pirata" y demás

   "En los tiempos que estuvo en la fuerza llegó a la segunda jerarquía, era un subinspector de la policía, pero después fue exonerado por su relación con diversos hechos delictivos graves", confirmó una fuente policial sobre el "protector".

   Es un hombre, hoy de más de 60 años -algunos dicen que padece una enfermedad- que se vinculó a la delincuencia de distintas maneras, con mayor intensidad entre fines de la década del 90 y durante no menos de 10 años, cuando ya no era uniformado.

   Siempre estuvo relacionado a la modalidad de "piratas del asfalto", con hechos muy resonantes en rutas de la zona, aunque también con delitos de falsificación de documentos, hurto de automotor, robos y tenencia de armas, tanto en nuestro medio como en Necochea y Mar del Plata. 

   El expolicía lo "bancó" hasta donde pudo. No quiso quedar pegado con algo "gordo" o no obtuvo el "rédito" esperado en función del riesgo asumido y Ledesma volvió a la calle.

   Fue en ese momento que, al verse cercado, le pidió auxilio a su hermano, quien virtualmente "le cortó el rostro" según dicen, porque Walter ya no tenía plata encima ni disponibilidad para conseguirla. Buscó que le agilizara la salida del país, pero no lo logró.

Se largó a llorar

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   Ya desesperado y sin otras manos de donde tomarse, recurrió a su abogado. Sebastián Martínez le aconsejó entregarse. Dicen que durante la charla, dentro de un auto, Ledesma se le largó a llorar y finalmente aceptó la propuesta.

   Pese al secreto de sumario impuesto por la justicia, se sabe que la investigación ahora está enfocada en el análisis de toda la documentación que fue secuestrada en los distintos allanamientos, que continuaron incluso hasta la tarde/noche del pasado viernes, cuando la Prefectura realizó un nuevo operativo, esta vez en un departamento de un edificio ubicado en Witcomb al 1900, que también sería de Ledesma.

   "En ese caso también hubo secuestro de elementos de prueba importantes para la investigación", se limitó a comentar un vocero.

   Desde el sábado, tanto en nuestra ciudad como Monte Hermoso, una batería de unos 10 allanamientos permitieron recuperar casi 10 kilos de cocaína y más de 1.600.000 dólares, además de pesos, euros, armas, autos y dispositivos electrónicos.

   En ese marco también fueron detenidos Abelardo Sáez, David Krasser y Damián Rapezza, a quienes se señala como "la primera línea" en la organización que comandaba Ledesma.

   De ahí para abajo había varios eslabones que iban comprando y fraccionando hasta la venta final al narcomenudeo.

   Ledesma tiene antecedentes. De ser condenado por este caso, debería sumarse a esa pena 4 años de una sentencia del año pasado, por un operativo similar registrado en 2010. Por aquel caso recibió 7 años de cárcel, aunque cumplió 3, la mayoría bajo la modalidad de arresto domiciliario.

Ganancia para el asombro

   De la investigación surge que Ledesma y compañía viajaban a la Capital o al Gran Buenos Aires cada mes o mes y medio a buscar 10 kilos o más de cocaína. En vehículos particulares trasladaban la droga de máxima pureza, aunque después la "estiraban" y de cada kilo sacaban dos o más, según la necesidad o la demanda.

   La ganancia mensual neta de él, haciendo cálculos conservadores, se calcula que superaba el millón de pesos. El dato es aproximado porque depende de la operatoria, el rédito de los distribuidores y punteros intervinientes, el fraccionamiento y los cambios de valores en el mercado.

   Lo que tienen virtualmente probado es que Ledesma compraba cada kilo a unos 200 mil pesos y vendía un gramo entre 500 pesos y 800 pesos, según su calidad. Por ese motivo se avanza en el posible lavado de activos, directo o a través de prestanombres. De qué manera esa plata sucia ingresaba al circuito legal.

   Se cree que Ledesma tenía varios vehículos, algunos de alta gama, que viajaba con relativa frecuencia al exterior y que habría invertido en propiedades inmuebles a través de no menos de 10 fideicomisos, tanto en nuestra ciudad como Monte Hermoso.

 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias