El “Caballo” Suárez, CFK y el dragón

16/9/2016 | 22:37 |

Por
Fernando Monacelli

Esta semana vino el temporal.

Tremenda sudestada que se llevó todo, incluido uno de los sindicalistas más fuertes, intocables, eternos, y (afirman) mafiosos del país.

Llegó el viento, levantó el agua y el histórico compañero marítimo del SOMU Omar “Caballo” Suárez llegó barrenando primero hasta el penal de Ezeiza; pero como en Ezeiza no había lugar, por la continua afluencia de internos que está aportando el kirchnerismo, terminó de pancita en la playa de la cárcel de Marcos Paz, donde próximamente se estaría por inaugurar otro pabellón K.

El hombre equino, al parecer, estuvo 27 años pescando millones como titular del gremio de los portuarios por vía de la extorsión y era un encanto para nuestra Cristina.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

Es que ella mismo lo dijo: lo quería “muchísimo” al “Caballo” Suárez, con esa sensibilidad para amar a los delincuentes que convirtió a CFK en una presidenta tan respetada en esos círculos.

En la semana se habló mucho del tema, y por eso tal vez alguno de ustedes termine soñando esta noche. Ella en el patio de las palmeras, dando uno de sus discursos emotivos y chillones. ¿La oyen?

“Argentinos y argentinas, el queridísimo Caballo Suárez es uno más de quienes hoy sufren los embates de los sectores concentrados del poder económico, que desde diciembre gobiernan el país con el solo objeto de terminar una tradición de apriete y extorsión tan cara al ser nacional y popular como la que representaba este gran militante, y que siguen sosteniendo tantos otros compañeros gremialistas de su talla -algunos más gorditos, es cierto, pero todos igual de millonarios-. Les digo que resistiremos o, de lo contrario, nos fugaremos...”.

Y ahí te despertás, todo transpirado, con un fondo de “si la tocan a Cristina, qué quilombo se va a armar”.

Un segundo después, te das cuenta de que esos ruidos no son los bombos y los gritos de antes, sino el viento sur que volvió a soplar contra los árboles para llevarse las nubes, el polvo y las pestes.

Y entonces te dormís y volvés a soñar... esta vez con un exfuncionario de Daniel Scioli... Está escondiendo una caja fuerte... en el patio de su casa...adentro de un horrible dragón de hojalata... y ahora sí crees que es solo un sueño surrealista. ¿Qué otra cosa podría ser, si no?

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias