De Los Pumas a Los pecho fríos

13/8/2016 | 09:05 |

Por
Fernando Monacelli

Los Pumas, las Panteras, las Garra, La Generación Dorada, El Alma, Las Leonas, cada selección tiene un sobrenombre nacido de su impronta. Un buen nombre garantiza la creación de una identidad fuerte, una cultura alrededor de eso que se nombra. Pero, aunque pocos lo saben, los sobrenombres para equipos son una costumbre que no operó solo en el deporte.

Basta pensar en selecciones inolvidables como El afano, Los joda, El curro, Los millones, Los bolsos, Los soldados de Cristina, que quedarán en la historia. Pero no es cuestión de vivir solo de la gloria de la década pasada. Hay que mirar y pensar el presente y el futuro. Aquí van algunas pocas sugerencias de sobrenombres para los nuevos equipos que compiten ahora.

Los baches: Selección de funcionarios del área de obras públicas de la comuna de Bahía Blanca que compite en la difícil disciplina de tapar más pozos de lo que se van haciendo en calles asfaltadas con materiales de cuarta. La actuación de este seleccionado ha sido bastante exitosa: medalla de plata. Claro que la prueba es entre dos participantes, los pozos y Los baches.

Las entraderas: Es una selección que involucra representantes nacionales provinciales y locales. Participan en la “carrera contra el delito”. Hasta ahora los resultados han sido muy magros. Todas las medallas se las robó el contrario. Tiene la particularidad de que algunos jugadores pueden correr en sentido inverso. Ni siquiera se sabe para quién juega algún que otro DT.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

El faltazo: No es estrictamente un seleccionado, sino un equipo sindical, que viene compitiendo con gran suceso en la prueba de borrado de días de clase. Suelen tener su mejor desempeño los lunes, viernes y vísperas de feriado. No ganan medallas, ni las hacen ganar.

Los changuitos: Más que una selección: es un combinado de elite. Compiten en uno de los deportes más tradicionales del país: la lucha contra la inflación. Por ahora, todas las medallas se las llevó la inflación. Su sobrenombre devino de una contracción del original que es El equipo de los changuitos vacíos.

Los pecho fríos. Es la selección de un deporte singular, que, por estos meses, se intenta imponer en la Argentina con éxito dispar. El juego, que se inspira en las condiciones anteriores a la revolución industrial, emula a un grupo de personas intentando sobrevivir al frío y a la falta de energía eléctrica. Se juega en salones sin calefacción, en calzoncillos y medias, y con los ojos vendados. El principal promotor de este deporte, que ya puede considerarse masivo, es el ministro Aranguren.

Y el último.

La bestia: Es una selección unipersonal integrada por Gustavo Cordera.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias