El dique, a casi 2 metros de llenarse

SE ESPERAN NUEVOS APORTES HÍDRICOS

El dique, a casi 2 metros de llenarse

28/10/2014 | 01:01 | Pese a todo, sigue la emergencia desde la sequía de 2009, cuando las reservas eran mínimas.

El dique, a casi 2 metros de llenarse

Con la reiteración de lluvias –van casi mil milímetros en lo que va de 2014–, el dique se llenaría antes de fin de año.

Adrián Luciani / aluciani@lanueva.com

El dique Paso de las Piedras parece encaminarse inexorablemente a su cota máxima, con probabilidades ciertas de llenado antes de fin de año.

La situación es directa consecuencia de las lluvias registradas en los últimos meses y que sirvieron para ubicar ayer, a las 13, la cota del embalse en 162,63 metros sobre el nivel del mar, es decir, a menos de dos metros y medio de su nivel máximo (165 metros sobre el nivel del mar).

A esto habrá que sumar los aportes que seguramente se registrarán en el lago producto de los 140 milímetros caídos en la cuenca alta del embalse durante el fin de semana y ayer.

La situación hace que todas las miradas comiencen a dirigirse hacia el vertedero y el canal aliviador, destinados a conducir aguas abajo de la presa el caudal excedente en caso que el dique llegue a su cota máxima.

Para evitar inundaciones en las cuencas media y baja del río Sauce Grande, hacia dónde se dirijan los metros cúbicos sobrantes, seguramente habrá que proceder a la limpieza del cauce de dicho curso de agua.

Dos antecedentes

La descarga desde el vertedero del dique, por haber llegado éste a su cota máxima, se produjo en dos oportunidades desde que fue habilitado en el año 1972.

La primera ocurrió en octubre de 1984, al haber llegado a la cota 165,16 y la segunda, en noviembre de 2002, con una cota de 166,05 metros sobre el nivel del mar. Ambas marcas obligaron a erogar un importante caudal, que motivó no pocos inconvenientes en los campos de la zona.

De hecho, durante las últimas tres décadas, la zona serrana sufrió en varias oportunidades lluvias excepcionales que, por gracia Divina, no cayeron en la cuenca alta del Napostá, lo que hubiese generado verdaderos torrentes de agua y lodo en dirección a Bahía Blanca.

Por ejemplo, la noche del 28 de febrero de 2001 no fue una noche más: promediaba la madrugada, cuando sólo un puñado de personas fue testigo del aluvión de agua y lodo que finalizó su alocada carrera en el embalse del dique Paso de las Piedras.

Esa vez, casi 200 milímetros de lluvia se descargaron sobre la cuenca alta del río Sauce Grande, haciendo que el curso llegara a alcanzar un caudal de 500 m3 (500.000 litros) por segundo.

"Si esa cantidad de agua, en lugar de haber caído sobre la cuenca del Sauce Grande, lo hubiese hecho sobre la del Napostá, un amplio sector de Bahía Blanca habría quedado inundado", aseguró el ingeniero Juan Carlos Schefer, reconocido especialista en Hidráulica.

También en diciembre de 1994, el río Sauce Grande registró una de las crecidas más importantes de los últimos 50 años, según confirmaron pobladores serranos, aunque las aguas también se dirigieron al dique, donde fueron contenidas, sin causar víctimas ni daños graves.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias