COMENZO LA ERA DE BARACK OBAMA

"Debemos comenzar el trabajo de rehacer a Estados Unidos"

21/1/2009 | 10:00 | * El país más poderoso del mundo ya tiene a su primer presidente negro, que asumió frente a una multitud en el Capitolio de Washington. * El líder demócrata juró el cargo con una mano sobre la Biblia que usó en 1861 Abraham Lincoln, quien abolió la esclavitud en ese país. WASHINGTON (Reuters, AFP-NA y EFE) -- Barack Obama se convirtió ayer en el primer presidente negro de Estados Unidos e instó a los ciudadanos de su país a sumarse a una era de responsabilidad para reparar la economía de la nación y su imagen en el extranjero.

"Debemos comenzar el trabajo de rehacer a Estados Unidos". El país. La Nueva. Bahía Blanca

* El país más poderoso del mundo ya tiene a su primer presidente negro, que asumió frente a una multitud en el Capitolio de Washington.

* El líder demócrata juró el cargo con una mano sobre la Biblia que usó en 1861 Abraham Lincoln, quien abolió la esclavitud en ese país.








 WASHINGTON (Reuters, AFP-NA y EFE) -- Barack Obama se convirtió ayer en el primer presidente negro de Estados Unidos e instó a los ciudadanos de su país a sumarse a una era de responsabilidad para reparar la economía de la nación y su imagen en el extranjero.


 "A partir de hoy, debemos levantarnos, sacudirnos el polvo y comenzar el trabajo de rehacer a Estados Unidos", dijo Obama a un mar de personas en su discurso inaugural tras jurar en el cargo de presidente.


 "La esperanza le ganó al miedo", afirmó también.


 Cientos de miles de personas desafiando el frío atestaron el National Mall, una zona que se extiende por tres kilómetros desde el Capitolio al Monumento a Lincoln en el río Potomac y junto a la Pennsylvania Avenue hasta la Casa Blanca.


 Desde allí, la multitud observó a Obama levantar una de sus manos y colocar la otra sobre la Biblia que usó Abraham Lincoln en 1861, para repetir la juramentación con la que se convirtió en el sucesor de George W. Bush.


 Radiante, el nuevo presidente recibió besos de su esposa, Michelle, y sus pequeñas hijas, Malia y Sasha, para luego voltear hacia la multitud.


 La asunción estuvo llena de ceremonias y símbolos para los afroamericanos que sufrieron la esclavitud y posteriormente las políticas de segregación racial que los convirtieron en ciudadanos de segunda clase.


 En un gesto a esa historia, Obama hizo un reconocimiento a las personas que construyeron el país desde su fundación, incluyendo a aquellos que "soportaron el azote del látigo y araron la tierra dura".


 Obama prometió medidas audaces y rápidas sobre la debilitada economía estadounidense, su máxima prioridad en momentos en que se apresta a trabajar con el Congreso en un paquete de estímulo estimado en 850.000 millones de dólares.


 Los índices bursátiles de Estados Unidos extendieron sus pérdidas después del discurso, que entregó muy pocos detalles sobre las medidas para enfrentar la crisis.


Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

 Asimimso, Obama habló a los millones de espectadores en el extranjero diciendo: "Sepan que Estados Unidos es un amigo de cada nación y cada hombre, mujer y niño que busque un futuro de paz y dignidad, y que estamos listos para guiarlos una vez más".


 Después de años de tensas relaciones con los musulmanes tras los ataques del 11 de septiembre de 2001, el flamante mandatario ofreció palabras conciliadoras a la comunidad islámica.


 Sin embargo, sobre el tema del terrorismo enfatizó: "No nos disculparemos por nuestro modo de vida, tampoco saldremos en su defensa y, para aquellos que buscan avanzar en sus objetivos induciendo el terror y asesinando a inocentes, les decimos ahora que nuestro espíritu está fortalecido y no puede ser quebrantado, no pueden sobrepasarnos y los derrotaremos".

Es la economía. Las encuestas muestran un amplio apoyo público a Obama y optimismo sobre los cuatro años de su presidencia, pero el líder demócrata se preocupó de contrastar las expectativas con la realidad.




 Dijo que el país se encuentra "en medio de una enorme crisis" por las peores condiciones económicas en 70 años e involucrado en guerras en Irak y Afganistán.


 Añadió que el temblor económico fue consecuencia de "ambiciones e irresponsabilidad" de parte de algunos y advirtió a aquellos que manejan el dinero de los estadounidenses que se mantendrá atento.


 También prometió estar vigilante para asegurar que los mercados financieros no se salgan de control.


 Las preocupaciones económicas que han llevado al país a tener 11 millones de desempleados se han convertido en la prioridad de los estadounidenses y ayudaron a Obama a derrotar al republicano John McCain en la elección presidencial de noviembre.


 "No me importa de qué color es él", dijo Garrell Winstead, un inversionista de bienes raíces de 67 años que viajó al Mall desde Cincinnati, en Ohio, para ver el juramento de Obama. "Si la economía no mejora y si él no crea suficientes empleos, la paciencia se evaporará", agregó.


 La inauguración se dio en un marco de seguridad sin precedentes con 8.000 policías desplegados y un total de 32.000 miembros del personal del Ejército, en servicio o listos para ser convocados.


 El Departamento de Seguridad Interior informó que las autoridades investigaban una potencial amenaza, de credibilidad incierta, en el marco del acto de juramentación. La ceremonia fue la primera de un nuevo presidente desde los ataques del 11 de septiembre de 2001.


 La ceremonia fue presenciada por las primeras autoridades del país, los miembros del Tribunal Supremo, la jerarquía del Congreso, y los tres ex presidentes vivos del país, Jimmy Carter, George Bush padre y Bill Clinton.


En tres frases.

* "En este día, proclamo el fin de las quejas mezquinas y las falsas promesas, las recriminaciones y los dogmas desgastados que durante tanto tiempo han estrangulado nuestra política".

* "Lo que se nos pide ahora es una nueva era de responsabilidad, el reconocimiento, por parte de cada estadounidense, de que tenemos obligaciones hacia nosotros mismos, nuestra nación y el mundo".

* "Hemos optado por la esperanza sobre el miedo y un propósito único sobre el conflicto y la discordia".

* "Somos una nación de cristianos y musulmanes, judíos e hindúes, y no creyentes. Nos formamos por cada idioma y cultura, y porque hemos saboreado la amarga porquería de la guerra civil y segregación, y emergido de ese capítulo de oscuridad más fuertes y más unidos".

* "A las personas de naciones pobres, nosotros les prometemos trabajar junto a ustedes para hacer que granjas florezcan y permitir que las aguas limpias puedan fluir; para nutrir cuerpos famélicos y alimentar mentes hambrientas".



  
2.000.000
de personas se congregaron en el Mall, la inmensa explanada en el corazón de Washington.


 























Mustang Cloud - CMS para portales de noticias