ELLOS TAMBIEN FUERON PROTAGONISTAS / MARIA DEL ROSARIO FERNANDEZ, EL SOSTEN ANIMICO DE PELLA

"Más que la madre, soy la psicóloga de Guido"

31/12/2006 | 09:00 | Es sabido que el factor emocional en un tenista es casi tan importante como la raqueta. Hasta el propio Federer, con lo frío que parece dentro de la cancha, necesitó en algún momento de su vida y, según él mismo confesó, de un apoyo externo. Sin embargo, el bahiense Guido Pella no tuvo que salir de su casa para encontrar esa persona que comparta con él las alegrías y tristezas cotidianas, que varían según el resultado final.

"Más que la madre, soy la psicóloga de Guido". La ciudad. La Nueva. Bahía Blanca




 Es sabido que el factor emocional en un tenista es casi tan importante como la raqueta. Hasta el propio Federer, con lo frío que parece dentro de la cancha, necesitó en algún momento de su vida y, según él mismo confesó, de un apoyo externo.


 Sin embargo, el bahiense Guido Pella no tuvo que salir de su casa para encontrar esa persona que comparta con él las alegrías y tristezas cotidianas, que varían según el resultado final.


 "Psicología es mi carrera frustrada", suele afirmar María del Rosario Fernández, "Charo" para los que la conocen, la madre de una de las máximas promesas del tenis argentino.


 Pese a que dicta clases de Economía en la Universidad Nacional del Sur, "Charo" utiliza sus sueños de diván con su propio hijo. Y tan mal no le va.


 --¿Cómo es Guido fuera de una cancha de tenis?


 --Hace una vida distinta a los chicos de su edad. No le gustan mucho las salidas nocturnas, sino que prefiere juntarse con sus amigos a comer, mirar las películas que él mismo baja por internet o a jugar a las cartas.


 --¿Cuánto que ver tiene la crianza en la elección de este estilo de vida?


 --Criar a los hijos en la cultura del deporte es marcarles un camino diferente. ¡Ojo que nosotros no le prohibimos que salga...!, al contrario; pero el sabe que si quiere ser profesional en el tenis tiene que cuidarse de ciertas cosas como el alcohol o el cigarrillo.


 "Por suerte su grupo de amigos respeta mucho sus decisiones. Quizás ellos sí salen a bailar después de juntarse en alguna casa, pero no por eso dejan de invitarlo".


 --¿Cómo definirías su temperamento?


 --Guido es dos chicos en uno. Afuera de la cancha es muy sensible, generoso y siempre trata de transmitir alegría al resto de la familia. Pero adentro de la cancha le saltan los tapones (risas). Siempre digo que si tal vez en su vida diaria se enojara de la misma manera que lo hace cuando juega al tenis, trataría un poco mejor a la raqueta, que pasa más tiempo en el piso que en su mano.


 "De todas maneras, sus enfados son porque quiere ganar siempre a todo. Y ese espíritu competitivo permanente es el que, a la larga, lo hace triunfar en el deporte, más allá que mientras tanto sufra demasiado".


 --¿Cómo es tu relación con él?


Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

 --Tenemos un vínculo especial. Después de cada partido, y más allá del resultado, él me llama por teléfono. Solamente con escucharle el "hola má" me doy cuenta enseguida si ganó o perdió.


 "Me utiliza como su `puchingball' para descargarse. Más que la madre de Guido, soy su psicóloga; porque las comunicaciones telefónicas suelen durar 45 minutos o una hora, sobre todo en los momentos de angustia. Creo que salvo en el caso de Federer, en el tenis son más los días tristes que los alegres".


 --¿Cómo es la relación con sus hermanas?


 --Se lleva muy bien con las dos. El problema surge cuando Guido vuelve a Bahía después de varios días, porque hay que encajarlo otra vez en la rutina familiar.


 "Por ejemplo, llega a la mañana temprano y en un ratito prendió la computadora, el televisor, miró una película, puso a grabar un cd, abrió el diario, se bañó y llamó a los amigos. Entonces el espacio de las hermanas, acostumbradas a disponer de toda la casa durante la semana, se reduce considerablemente y es ahí donde aparecen las peleas".


 --¿Con quién se lleva mejor? ¿Con Catalina o con Sol?


 --No tiene problemas con ninguna. Pero con "Cata" comparte los mismos códigos porque los dos juegan al tenis, y entre ellos saben cuándo hablar y cuando no de acuerdo al estado de ánimo. En cambio Sol, no puede entender que el tenis genere esas broncas y los vuelve locos.


 --¿Fue complicado tomar la determinación que deje de estudiar?


 --Ya fue difícil decidir que se vaya a vivir a Buenos Aires, pero consideramos que era necesario para dar un salto de calidad importante, sobre todo en el caso de Guido. Y no lo podíamos hacer desde el punto de vista económico.


 "Aunque dejar el colegio fue la determinación más dura, sobre todo desde el punto de vista social. No te imaginás la cantidad de veces que escuché: `¿Guido va a dejar la escuela? ¿están seguros?' De todas maneras, siempre tuvimos el apoyo del colegio Don Bosco, para que rinda las materias cómo y cuándo pueda de acuerdo con sus tiempos. Además, él tiene la idea de estudiar para tener una segunda opción, por si le va mal en el tenis".

LA FRASE

"Guido es dos chicos en uno. Afuera de la cancha es muy sensible, generoso y siempre trata de transmitir alegría al resto de la familia. Pero adentro de la cancha le saltan los tapones (risas)". (María del Rosario Fernández).


Los números de Guido

1











 la ubicación en la que finalizó ubicado tanto en el ranking sudamericano y europeo de la categoría Sub 16. Además fue campeón sudamericano por equipos y participó en la Copa Davis Junior.

2




 puntos sumó para el ranking mundial de la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP) tras alcanzar los cuartos de final en el Future Nº 11 de Argentina.

6




 títulos consiguió en dobles, todos formando pareja con el santafesino Facundo Bagnis. El bahiense y el chico de Armstrong se consagraron en las etapas Cosat de Colombia, Ecuador, Perú, Argentina y Uruguay. El logro más importante fue la medalla dorada en los Juegos Odesur.

9




 trofeos se llevó en individuales. Durante la gira sudamericana ganó las etapas de Colombia, Chile, Uruguay y Argentina, mientras que en Europa se adjudicó el torneo Avvenire de Milán, el torneo Internazionale Giovanile, el Le Pont Des Generations y el Mondial Paris Cadets. En Sub 18 ganó la Copa Buenos Aires.


92





 el porcentaje de victorias que obtuvo en la categoría Sub 16, donde acumuló 59 éxitos y tan sólo cuatro derrotas.











Mustang Cloud - CMS para portales de noticias