Bahía Blanca | Martes, 16 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 16 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 16 de agosto

Pesimismo comunal en cuanto a sanear el arroyo Napostá

Dando un giro de 180 grados con relación a la postura que había sustentado la anterior administración municipal, el ingeniero Néstor Ortega, subsecretario municipal de Gestión Ambiental, afirmó que, hoy por hoy, constituye una quimera pensar en la recuperación de las aguas del arroyo Napostá con fines recreativos.


 Dando un giro de 180 grados con relación a la postura que había sustentado la anterior administración municipal, el ingeniero Néstor Ortega, subsecretario municipal de Gestión Ambiental, afirmó que, hoy por hoy, constituye una quimera pensar en la recuperación de las aguas del arroyo Napostá con fines recreativos.


 "No tiene sentido continuar con los análisis periódicos de las aguas, porque el problema de la contaminación ya ha sido detectado y es siempre el mismo: los excrementos del ganado vacuno.


 "Evidentemente --continuó el funcionario--, es muy difícil que el arroyo, en estas condiciones, pueda ser de uso recreativo".


 Ortega señaló que, si la Autoridad del Agua, un organismo provincial con facultades plenas para manejar y preservar el recurso, decide emprender acciones, se podría avanzar en la solución del problema.


 También admitió que, desde marzo de este año, se suspendieron los análisis bacteriológicos y físico-químicos del agua, por cuanto la situación ambiental del arroyo, el cual evidencia una alta contaminación bacteriológica, ya fue ampliamente constatada, en los últimos años.


 "Me llama la atención que el concejal Martínez --ver aparte-- pregunte si se han efectuado dichas determinaciones cuando, al momento de presentar el presupuesto 2005, dijimos que los íbamos a suspender y que ese dinero se iba a destinar a la conformación de una reserva ecológica en la ría", acotó.


  Agregó que, con la nueva administración municipal, se vinieron muestreando 13 puntos del cauce, nueve de ellos en forma constante, de los cuales cinco están ubicados en el distrito de Tornquist y los restantes en el de Bahía Blanca (Puente Canesa, Los Mirasoles, puente del Camino de Circunvalación y Parque de Mayo).


 En cuanto a los análisis microbiológicos, señaló que se determinaron valores de bacterias escherichia coli y pseudomonas superiores a los valores guía vigentes en Estados Unidos y Canadá, respectivamente, lo cual evidencia una elevada contaminación por materia fecal (de origen animal).


 "En varias oportunidades, hicimos determinaciones de pesticidas clorados y fosforados y metales pesados, pero no encontramos cosas raras. Los estudios de mercurio, cadmio, plomo, zinc y cromo dieron no detectables, mientras se constató un pequeño contenido de arsénico, pero muy inferior al valor guía. Además, estamos en una zona donde se lo encuentra de manera natural en el agua subterránea", dijo.


 Ortega señaló que los recuentos de bacterias determinaron, al igual que en los últimos años, que las aguas del arroyo Napostá no pueden ser utilizadas con fines recreativos.


 "Incluso, las mediciones a lo largo del cauce nos dieron valores parejos, sin picos. Entonces, esto quiere decir que, si bien el arroyo tiene un buen poder de depuración natural, aparecen nuevos aportes.


 "Esto --agregó--, se debe a la materia fecal de las vacas que están en la región. Los valores son similares a años anteriores, el problema se mantiene y, mientras haya producción ganadera cerca, no hay mucha solución".


 Al ser consultado sobre las mediciones de hidrocarburos totales, Ortega dijo que este fue un tema que desveló a los investigadores.


 "Se habían determinado hidrocarburos, los cuales se encontraron hasta en las nacientes del cauce, en la estancia Funke, pero, indudablemente, no son de origen antrópico (como consecuencia de la acción humana).


 "Todo parece indicar --continuó-- que son producidos por la descomposición de vegetales, aunque también podrían estar originados en algún yacimiento geológico, porque el cauce, en algunos tramos, es subterráneo, pero que quede bien claro: esto no quiere decir que haya petróleo, sería una locura".

Gestiones con Tornquist.
Al ser consultado sobre el resultado de las gestiones iniciadas con las autoridades de Tornquist para tratar de disminuir la contaminación del arroyo, expresó que se mantuvieron conversaciones, se definió la forma de realizar los muestreos y se consensuó la manera de trabajar.





 "Nos hemos reunido y hemos mandado los resultados de las mediciones, no sólo a Tornquist, sino, también, a la estancia Funke, porque ellos tienen un camping, pero hay mucho por hacer.


 "A mi entender --prosiguió--, las medidas correctivas deben ser tomadas por la Autoridad del Agua. Este organismo es quien tiene que controlar el manejo que se hace del curso. Este año también le hemos mandado alguna nota a Tornquist y se interesaron en el tema, pero se necesitan recursos".


 En cuanto a la Autoridad del Agua, señaló que se ha puesto en conocimiento de dicho organismo todo lo actuado, al mismo tiempo que se le recomendó que exija a los propietarios de campos la colocación de alambrados y bebederos, para evitar el contacto de los animales con el arroyo.


 "Hoy por hoy, si no se implementa un plan de manejo integral, es casi una quimera pensar, como se propuso hace algunos años, en recuperar el arroyo", concluyó.

Martínez quiere informes






 Mediante un proyecto presentado en el Concejo Deliberante, el edil Norberto Martínez solicita que la subsecretaría de Gestión Ambiental informe cuántas acciones de control y monitoreo se llevaron a cabo en aguas del arroyo Napostá, desde el 1 de junio de 2004 hasta el 30 de junio de 2005, y en qué sitios del cauce se desarrollaron.


 Asimismo, requiere información sobre los siguientes puntos:


 1. Si se ha determinado que la contaminación bacteriológica, además de excrementos de origen animal, tiene otras causas; si se detectó la presencia de hidrocarburos, en qué punto se localizó en mayor proporción y si fue determinada la fuente emisora.


 2. Si, tal como estaba previsto hace varios meses, se elaboró un convenio con el municipio de Tornquist, con la finalidad de coordinar acciones tendientes a preservar el curso de agua libre de contaminantes.


 3. Si se concretó la integración de un equipo de trabajo interdisciplinario conformado por representantes de distintas secretarías de ambas municipalidades, organizaciones no gubernamentales y escuelas, cuyo anuncio se formuló hace aproximadamente un año.

¿Utopía o realidad?






 En marzo de 2003, el entonces subsecretario de Medio Ambiente de la comuna, Braulio Laurencena, afirmó que en menos de un año las aguas podrían ser aptas para uso recreativo, luego que se lograse bajar los altos índices de contaminación existentes.


 Para cumplir dicho objetivo, el funcionario aludió a la necesidad de prohibir bajar hacienda al arroyo, lo que iba a evitar la presencia de excrementos y animales muertos, así como la erradicación de las descargas de líquidos cloacales ilegales.


 "Le hemos pedido a la Autoridad del Agua que cierre las márgenes del Napostá y que exista un camino de sirga (junto al agua), para que podamos hacer inspecciones por la costa, tarea que, en la actualidad, se ve muy dificultada por la gran cantidad de obstáculos presentes", puntualizó.


 Seis meses más tarde, el ingeniero Carlos Ocaña, ya convertido en secretario municipal de Política Urbano Ambiental, anunció que las acciones tendientes a sanear el arroyo Napostá y posibilitar su uso con fines recreativos debían comenzar a instrumentarse en 2004.


 "Durante lo que queda de 2003, pensamos terminar el relevamiento técnico de los aportes de posibles contaminantes y, luego, se encararán los trabajos destinados a evitar estos aportes", sostuvo.