Bahía Blanca | Domingo, 03 de julio

Bahía Blanca | Domingo, 03 de julio

Bahía Blanca | Domingo, 03 de julio

Alcohol al conducir: Tolerancia cero

Si se conduce no se bebe alcohol.

   En nuestra ciudad los funcionarios siguen sin dar una respuesta al tema de disponer la tolerancia cero para el consumo de alcohol de quienes conducen un automotor.

   Hoy el límite está establecido en 0,5 gramos de alcohol en sangre, permitido para conducir.

   Ese valor hace que muchos especulen en cuanto a qué cantidad de alcohol pueden consumir para permanecer bajos ese límite, lo cual significaría que su condición no importa un riesgo.

   Los especialistas mencionan que no existe una manera exacta de saber cuánto debe beber una persona para traspasar los 0,5 gramos de alcohol en sangre. Cada caso es particular porque el alcohol actúa de manera distinta sobre el Sistema Nervioso Central, que es el que limita las capacidades de una persona.

   El alcohol en un hombre influye distinto que en una mujer por una cuestión de peso corporal, pero hay reglas que pueden tenerse en cuenta para un  autocontrol.

   Para poner un ejemplo. En el caso de un hombre que pese 70 kilos, dos latas chicas de cerveza o dos copas medianas de vino o dos unidades de ferné con cola es suficiente para alcanzar el límite permitido.

   Después puede influir el hecho de que la ingesta de alcohol sea con el estómago lleno, o que se beba en sorbos pequeños.

   Pero lo importante es que más de esa cantidad del alcohol es suficiente para afectar los reflejos y el grado de atención y hace que conducir un vehículo sea un riesgo propio y para terceros.

   La tolerancia cero es entonces mucho más precisa: nada de alcohol si uno va a conducir. Ni un vaso de vino, ni una lata de cerveza ni un vaso de ferné. Aunque esa cantidad mínima no sea suficiente para afectarlos de madera negativa, la idea fuerte es que no hay alcohol si se conduce.

   No esa claro si la tolerancia 0 implica mucho menos accidentes que los 0,5. Sin embargo es una imposición mucho más fuerte desde lo conceptual y contundente desde lo cultural: si se va a manejar, no se bebe. Nada de nada.