¡Buuuuu! Los fantasmas existen

19/9/2021 | 06:30 |

.

Por
Guillermina Rizzo

   Cuando un niño atraviesa la etapa del miedo a la oscuridad o a los fantasmas es esperable que cuente con un adulto que acompañe, que deje una luz tenue y repita una y otra vez que los fantasmas no existen, pero estudios recientes revelan que los fantasmas sí existen.

   Ghosting es una palabra en inglés, compuesta por ghost que significa fantasma y la terminación ing que equivale al gerundio ando -endo, con lo cual el vocablo podría traducirse como “fantasmeando”. Siguiendo con esta línea, ghosting ya tiene sinónimo: Caspering, en alusión al fantasma Casper.

   ¿De qué se trata este fenómeno que es tendencia? ¿Qué características tiene un fantasma?

   El ghosting puede considerarse un método para poner final a una relación de pareja, de coqueteo inicial y aunque suene terrible también de amistad. Seguramente te ha pasado que de forma súbita esa persona con la que venías interactuando de-sa-pa-re-ce, es como si se la hubiera tragado la tierra o en este caso la pantalla, de allí el término ghosting porque desparece como un fantasma.

   Un estudio publicado en Psychology Today centrado en víctimas y victimarios revela que quien usa este método para terminar una relación o cortar con un contacto sostiene que es cómodo, práctico y fácil, algo así como “un cambio y fuera” solo que la otra parte no se entera.

   Construir relaciones no es un tema sencillo, es artesanal y requiere un compromiso de ambas partes. En esa construcción es posible que una actitud, una opinión o un gesto disgusten a la otra parte, entonces aclarar, explicar o dar lugar para una disculpa sería lo esperable, sin embargo, el desaparecer como fantasma se convierte en opción.

En tiempos en los que los buscadores y las redes sociales nos brindan información y fotos, al compás del auge de las aplicaciones de encuentros que tanto crecieron durante la pandemia, existe la posibilidad de obtener información por adelantado, por ende ese primer pantallazo si no cumple con las expectativas la opción de esfumarse es la salida más rápida.

Algunos dicen emplearlo para autoprotegerse, sin embargo si la otra parte no era lo esperado, dejó de ser atractiva, cometió un error o el motivo que fuera, considero que tiene derecho a saber lo que está sucediendo, cada uno se puede hacer cargo de su parte.

Una ruptura, una finalización abrupta, el rechazo no son experiencias agradables y si además la forma de expresarlo es desapareciendo mágicamente puede ser traumático y doloroso. Es difícil manejar lo incierto y en estas circunstancias se necesitan palabras para que quien es abandonado ya sea relación o amistad, pueda saber al menos qué sucedió.

Según estudios, los fantasmas suelen desaparecer al comienzo, justo en la etapa de mayor idealización, tal vez por eso es tan doloroso el golpe, y más aún cuando se trata de una amistad, aunque cabe la pregunta: ¿era amistad?

Una llamada sin respuesta, mensajes cada vez más esporádicos hasta que finalmente desaparece es el modus operandi. En el perfil fantasma predomina la cobardía, baja autoestima, tienen problemas con su intimidad y funcionamiento sexual, deseos de satisfacer su ego, evitan el compromiso, prefiere vivir de pesca permanente o dicen ser personas muy ocupadas.

Si bien es importante saber por qué no funcionó la potencia comunicativa que tiene el acto fantasma expresa tanto que con el tiempo te das cuenta de lo que te salvaste ¡Bu!

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias