Leopoldo Carrera en el Salón de los Deportes

23/8/2020 | 23:32 |

Un campeón mundial formado en Bahía Blanca.

Mario Minervino / mminervino@lanueva.com

 

   Hace 70 años, en agosto de 1950, se presentó en nuestra ciudad el campeón mundial de billar, Pedro Leopoldo Carrera, en un match exhibición frente al bahiense Gumersindo Rodríguez.

   Nativo de Tres Arroyos pero convecino bahiense desde muy joven, Carrera volvía a la ciudad que lo había visto consagrarse como billarista, un juego que por entonces tenía miles de seguidores en todo el mundo. Desde 1941 Carrera se desempeñó como "profesor y director técnico" en el tradicional bar Boston, en la primera cuadra de Alsina, dónde además de enseñar se dedicaba a dar verdaderas clases de su talento.

   Cada noche, Carrera, que vivía en una modesta casa de Aldea Romana, daba exhibiciones, clases gratuitas y aceptaba desafíos de los más destacados jugadores de la región.

   En septiembre de 1944, por caso, en juego a tres bandas, enfrentó a Jorge Barberio, ante quien realizó una serie de 17 carambolas, récord nacional y a 8 de la marca mundial.

   Su talento lo llevó a instalarse en la Capital Federal. Su nombre entró en la historia grande en 1950, al obtener el campeonato mundial de carambola libre, logro que repitiera en otras cuatro oportunidades. En 1952 obtuvo el de la especialidad de tres bandas.

   Aquella presentación de 1950 fue el estreno de su primer título y la demostración fue en un singular escenario: el Salón de los Deportes de calle Soler 444, que llenó sus tribunas para verlo jugar.

    Carrera ganó tanto dinero como el que gastó, llegando al final de su vida en no muy buenas condiciones económicas y de salud. Para entonces, era una leyenda. La muerte llegó a su vida en 1962, a sus 58 años de edad, en la ciudad de Azul, donde recibió sepultura. Junto a los hermanos Navarra, es parte de la historia grande del juego de las carambolas.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias