Bahía Blanca | Lunes, 20 de mayo

Bahía Blanca | Lunes, 20 de mayo

Bahía Blanca | Lunes, 20 de mayo

La baja de las tasas y la reactivación del crédito ¿es este el momento?

Los bancos se acordaron de prestarle a la gente, pero los tiempos no siempre coinciden. 

Archivo La Nueva.

El desplome de las tasas de interés para el crédito privado es una clara muestra de que los bancos miran a un cliente del que se habían olvidado, aunque por ahora, la falta de un horizonte claro para la economía y una recesión que afecta a la actividad impiden su potencial reactivador.

“Durante el gobierno anterior, el gasto público era muy alto y eso implicaba mayores necesidades de financiamiento por parte del gobierno, parte del cual, se canalizaba a través de los bancos.

Entonces, no se prestaba a privados. Hoy esto esta cambiando y hay más interés de la banca por volver a lo que es su negocio central en todo el mundo, esto es, prestarnos a nosotros”, señala el economista y columnista de La Brújula 24 Mauro Trellini.

Los promedios de tasas de interés nominales anuales para créditos que releva el BCRA arrojan que, para un crédito personal, pasó del 138,91 por ciento en enero de 2024 al 71,18% del mes en curso, mientras que para adelantos en cuenta corriente (crédito comercial para empresas) pasó de 106,03% en igual período a 52,24%.

Los recurrentes correos electrónicos a clientes ofreciendo créditos es otra muestra cabal de que las entidades salen a buscar a ese cliente olvidado durante tantos años. La pregunta es si este es el momento adecuado.

“Obviamente, la tasa de interés no es lo único que importa a la hora de tomar una decisión para sacar un préstamo. Hoy las empresas están aprovechando para refinanciar deudas y mejorar sus pasivos. Ahora, de ahí a pedir plata para comprar una máquina o un camión, hay un trecho enorme todavía”, alerta Trellini.

Es que los niveles de actividad y ventas, de los más bajos de los últimos años, hacen que tanto empresarios como asalariados lo piensen varias veces antes de endeudarse. “Yo creo que pasó muy poco tiempo y la gente le dice a Milei: bueno, si vos me decís que ya pasó la mitad de lo peor (N de R: se refiere a declaraciones recientes del mandatario, donde asegura que se está a mitad de camino de la salida de la crisis económica), voy a esperar un poco más hasta que pase del todo”.

La economía real, mal 

Usando las herramientas que tenía a su alcance, para algunos analistas, escasas, dada la magnitud de los problemas heredados, el Gobierno salió a atacar la inflación y consiguió que se desacelerara, pese a que se mantiene, aún, muy alta.

Pero como todo en economía, hay un costo. Y ese costo se llama nivel de actividad: datos del Centro CIFRA para febrero de 2024 reflejan que se retrotrajo a mediados de 2021, cuando se empezaban a alcanzar mayores grados de flexibilización tras las restricciones de la pandemia.

Agrega CIFRA que el descenso de los primeros meses de Milei es similar a la caída que produjo una sequía de proporciones históricas en el segundo trimestre del año pasado.

Con todo, aunque todavía no hay datos definitivos, esto repercutirá en el empleo negativamente y afectará a la masa salarial, y, por esta vía, al consumo privado.

Vale la pena recordar que las recuperaciones económicas necesitan inevitablemente de esta variable, toda vez que este componente alcanzó el 74,3% del PBI medido a precios constantes (sin tener en cuenta la inflación) de 2023.