Bahía Blanca | Viernes, 12 de abril

Bahía Blanca | Viernes, 12 de abril

Bahía Blanca | Viernes, 12 de abril

Levalle: "Muchos decían ¿quién va a ir a un museo en medio del campo?"

Beatriz Carella, de la Asociación Amigos de la Estación Nicolás Levalle, habló del grupo que lleva 10 años de trabajo para evitar la desaparición del pueblo.

Atención los amantes de la naturaleza, fotógrafos y apasionados por la historia de los pequeños pueblos bonaerenses y sus memorias cotidianas porque el próximo sábado 6 de abril reabrirá la Estación Nicolás Levalle con la propuesta de una visita guiada a las Salinas Chicas al atardecer y al regreso una picada en el andén con música en vivo y otras sorpresas.

La reapertura estará en manos de los Amigos de la Estación Nicolás Levalle quienes el 24 de septiembre cumplirán 10 años de trabajo en el rescate de la historia de este sitio.

Beatriz Carella, una de las primeras integrantes del grupo, comentó que en los inicios mucha gente no confiaba en este proyecto o le parecía una locura.

"Al principio se nos reían. Nos decían: '¿Un museo en Levalle? ¿Quién va a ir a Levalle?' Era un pueblo realmente condenado a desaparecer porque ya no quedaba el almacén y si bien la escuela estaba abierta tenía uno o dos alumnos y ya no había población en las pocas casas del paraje", recordó.

Poco a poco iba a terminar en el olvido hasta que el vecino Juan Luis Sabattini, quien había vivido en Levalle, hizo un planteo que prendió en algunos corazones y voluntades, entre ellos en los de Gladis Hernández y Beatriz Carella.

"Él tenía la idea, le rondaba desde hacía un tiempo en la cabeza, hacer un museo o hacer algo en lo que había sido el Almacén de Ramos Generales. Finalmente, lo derribaron para que no fuera ocupado porque tenía problemas de infraestructura", comentó Carella.

Todo se empezaba a diluir, incluso los sueños. Pero no iban a bajar los brazos.

Los dos desvíos desde donde llegaba la trocha angosta a hacer el paso de la sal para el ferrocarril estaban abandonados. Lo único que quedaba en pie y en buen estado era la Estación que había sido ocupada un tiempo por Naty Petrosino y su reconocida obra hacia quienes menos tenían.

"Juan Luis siempre buscaba fotografías y testimonios del pasado y temía que la estación corriera la misma suerte que el Almacén o que fuera vandalizada", contó.

"Empezó a publicar fotografías en una página de Facebook de los mejores tiempos de Nicolás Levalle, de la población que tuvo en su momento y de las actividades que se hacían y nos empezamos a reunir", rememoró.

La gente que vivió en Nicolás Levalle o pasó por algún motivo por aquel lugar empezó a entusiasmarse con los recuerdos.
El grupo reunió firmas para que el Municipio les cediera en comodato la Estación o al menos que supieran del compromiso de recuperar esa parte del patrimonio.
"Parece mentira que cumplamos 10 años del comienzo de este proyecto que allá por 2014, en septiembre, parecía una utopía: un museo en el medio del campo", expresó.

El trabajo empezó en exteriores, con el desmalezamiento colectivo y voluntario de las inmediaciones.

"Cuando pudimos entrar a la Estación nos encontramos con que si bien el edificio estaba en buenas condiciones todo lo que había sido del ferrocarril no existía más. Siempre hay personas que buscan souvenires del mundo ferroviario", mencionó.

"Cuando paramos a ver todo lo que avanzamos no podemos creerlo. Fue un volver a nuestros pagos y nuestras raíces, y no sólo nosotros, los miembros de la comisión que hemos sido la mayoría residentes del lugar sino que se crea una energía muy linda y muy fuerte en cada encuentro", dijo.

Quienes visitan el sitio suelen agradecer y valorar el trabajo que estos vecinos han volcado sin fines de lucro en el proyecto y que se traduce en calidez, creatividad, amabilidad y organización en el servicio.

"Juan Luis Sabattini ya no está en este plano, lo hemos perdido, y nosotras no somos especialistas en museología pero le ponemos toda nuestra fuerza, investigamos y tratamos de reconstruir lo que fue Nicolás Levalle, un pueblo que tuvo su apogeo en 1930", señaló.

En ese momento había hasta 200 familias que vivían en el lugar y trabajaban en las salinas y en el acopio del cereal de toda la zona. Había muchísimo movimiento.

El grupo, desde los inicios fue autogestivo por lo cual debió elaborar estrategias para tener ingresos económicos para la mantención y desarrollo del proyecto.

Así fue que nació la Casa de Té que abre sus puertas el primer domingo de cada mes ofreciendo exquisiteces a lo visitantes y se coordina con distintas actividades como excursiones a las Salinas Chicas.
El Museo del Trabajo y de la Sal registra justamente facetas de aquellos oficios de otros tiempos en el lugar.

Nicolás Levalle nació por la necesidad de Bernardo Graciarena, dueño de Salinas Chicas, de sacar la sal al mercado a través del ferrocarril. 
Hizo un convenio con Ferrocarriles Argentinos para contar con una estación que le permitiera trasladar su producto. Luego comenzó a salir también la producción agrícola y ganadera.

"No solo era trigo sino alfalfa y hasta frutas. Si uno lee los anales del ferrocarril ve que había frutas que salían de las quintas que existían alrededor de las salinas y que era una zona con muy buen riego", agregó.

En este año aniversario la Asociación ya definió las actividades mes a mes y además seguirá recibiendo grupos de turismo.

"Los atardeceres en las salinas son espectaculares por el color de la laguna y la composición del cielo que se refleja sobre ella además del paisaje de monte", dijo.

El año pasado se agregó un sendero de plantas nativas al proyecto de Villa Pajarito, donde se enseña sobre fauna y flora local. Es en las casas que eran de los trabajadores.
Allí también se había armado un nido de hornero gigante pero con el temporal de diciembre colapsó y no saben cómo reconstruirlo: es una tarea pendiente.

"Para septiembre estamos preparando algo que tiene que ver con el Museo del Trabajo: va a cobrar vida a través de distintos personajes. Haremos teatro comunitario para armar la obra entre todos", adelantó.

En la página de Facebook Estación Nicolás Levalle está la agenda completa y los teléfonos para realizar consultas sobre las distintas actividades.

Quienes deseen hacer sus reservas para el 6 de abril vivirán una aventura distinta que sin dudas inyectará aún más entusiasmo y vitalidad a esta iniciativa que cada vez se consolida más y que puso a Levalle otra vez en el mapa.