Bahía Blanca | Sabado, 20 de abril

Bahía Blanca | Sabado, 20 de abril

Bahía Blanca | Sabado, 20 de abril

Carnaval xeneize en el Salón de los Deportes

El carnaval a pleno en la ciudad y el mítico Salón de los Deportes se viste de azul y oro para su celebración.

Hace 74 años, en febrero de 1950, el Salón de los Deportes de calle Soler 444 se transformó en una suerte de copia del tradicional barrio de La Boca para celebrar los exitosísimos bailes de carnaval.

Nunca hubo en la historia de la ciudad fecha más celebrada, concurrida, bulliciosa y alegre como la que correspondía a los bailes de carnaval. Entidades y clubes organizaban sus propios bailes, que se veían desbordados por verdaderas multitudes que participaban de tan especial celebración.

El Salón de los Deportes era uno de los principales puntos de encuentro en esa fecha. El carnaval de de 1950 ofreció una propuesta completamente novedosa, con una típica decoración boquense, según una propuesta de los propietarios del lugar y de club Bella Vista, en calidad de auspiciante.

“Por primera vez en Bahía Blanca van a llevarse a cabo bailes de carnaval exhumando el tipismo de La Boca, con rincones llevados a cabo por  Simonelli y Falgioni, que tomaron a cargo representar, con policrómica decoración, lugares como La Vuelta de Rocha, el viejo caminito y las casas con sus pilotes de trashumante rancherío”.

Se hacía entonces una “invitación formal al bullicio en un ambiente de exotismo, de risas, de ruidosa caravana, ávida de divertirse en un panorama que es ambiental al más franco y entusiasta deseo de bailar. El Salón será la nota ruidosa, espectacular, de admiración, de enfoque”.

Una ornamentación azul y oro en lienzos gigantes y el juego multicolor de las guirnaldas serían componentes de esta posibilidad de generar estos bailes “Carnaval en La Boca”.

En el escenario, la orquesta de Oreste Galandrini, típica y jazz, con sus cantores Rubén Cabral y Orlando Flores, más la animación del galán radial Roberto Pieri, además de un “buffet cuidado y con las más severas exigencias” y los maravillosos, únicos y maravillosos colores azul y oro.