Bahía Blanca | Sabado, 13 de abril

Bahía Blanca | Sabado, 13 de abril

Bahía Blanca | Sabado, 13 de abril

La vuelta al cole: un largo camino por una educación de calidad

Escribe Guillermo Sierra, el padre de Bahía Blanca cuyo reclamo por la repetida falta de clases se hizo viral.

Guillermo Sierra. (Foto: Tomás Bernabé - La Nueva.)

Con la vuelta al colegio se acercan los preparativos habituales: la ropa, el guardapolvo y empezar a ordenar la mochila que dejaron abandonada. Sin embargo, estas dos semanas de recesó fueron atípicas para los padres, quienes asumimos un rol especial en todo el país, luchando por el derecho de nuestros hijos a una educación continua y de calidad.

Las autoridades del Consejo Escolar y de la provincia de Buenos Aires aseguran haber trabajado durante el receso para mejorar las infraestructuras escolares y evitar sobresaltos al comenzar. Aunque algunos padres han constatado mejoras, todavía no se han alcanzado todas las metas programadas para estas fechas.

Mientras tanto, seguimos esperando que los sindicatos tomen conciencia del daño ocasionado a los estudiantes con los paros. Es momento de encontrar soluciones innovadoras que no perjudiquen más a los alumnos.

El pasado jueves, en la banca 25, madres de Bahía Blanca presentaron una serie de pedidos al municipio y se encontraron con gente de SETERA que irrumpieron en el recinto con la intención de boicotear la presentación de las madres, de manera prepotente, casi infantil y con poco argumento.

En otras partes del país, también hay vigilia debido a problemas de infraestructura y gremios que amenazan con no comenzar las clases, como ATEN en Neuquén y ADEMYS en CABA.

Es una lástima que no aprovechen este momento de compromiso con la educación para encontrar soluciones sólidas y colocarla en el lugar que merece, sin perjudicar a los estudiantes. La política y los gremios deberían estar ideando nuevos métodos de estudio para salir de esta crisis educativa. La falta de comprensión de texto y la baja calidad de aprendizaje en niveles secundarios y terciarios reflejan una preocupante falta de empatía y adaptación a las necesidades de una sociedad agotada.

Mientras planchamos guardapolvos, también nos preparamos para una lucha larga pero constante en defensa del derecho a una educación continua y de mayor calidad. Es momento de unir fuerzas y trabajar juntos para construir un futuro mejor para nuestros hijos, donde la educación sea la herramienta que les permita alcanzar sus sueños y contribuir al progreso de nuestro país. No más escuelas cerradas. ¡Ni un día más sin clases! 

Guillermo Sierra