Bahía Blanca | Martes, 05 de marzo

Bahía Blanca | Martes, 05 de marzo

Bahía Blanca | Martes, 05 de marzo

Boris Johnson es nuevamente acusado de infringir sus reglas anticovid

El expremier británico ya había estado en el centro de la polémica por presuntas fiestas ilegales en sus oficinas durante el periodo de confinamiento.

El ex primer ministro británico Boris Johnson volvió hoy a ser objeto de polémica en las portadas de los principales medios internacionales, al enfrentar nuevas acusaciones de violar sus propias reglas anticovid durante la pandemia.

El diario británico The Times informó que la Oficina del Gabinete había entregado a la policía nueva información obtenida durante una investigación sobre el manejo de la crisis sanitaria en Downing Street, la residencia oficial del Gobierno.

Según se informó, la policía de Londres está actualmente "evaluando" estas pruebas, las cuales señalan "potenciales" infracciones cometidas en el periodo comprendido entre junio de 2020 y mayo de 2021.

Scotland Yard también recibió informaciones sobre hechos ocurridos en Chequers, la residencia de campo de los primeros ministros británicos.

Johnson en Downing Street

A principios de esta semana, Johnson, de 58 años, tildó como "extraño e inaceptable" los informes que implican más infracciones de las normas de salud y seguridad durante su mandato.

El dirigente conservador, cuya prematura salida del cargo el pasado julio estuvo teñida por una serie de escándalos, quedó en el centro de las controversias debido a las presuntas fiestas ilegales que tuvieron lugar en sus oficinas durante el periodo de confinamiento.

La investigación sobre el tema provocó una significativa reacción pública, poniendo bajo el escrutinio público las acciones del político que ocupó el cargo más alto del país.

En ese marco, según el medio The Guardian, los aliados de Johnson emitieron una fuerte advertencia al actual primer ministro Rishi Sunak, alegando que se reunirán para "considerar opciones" sobre cómo presionar al Gobierno para poner fin a lo que describen como una "cacería de brujas". (Télam)