Bahía Blanca | Jueves, 18 de abril

Bahía Blanca | Jueves, 18 de abril

Bahía Blanca | Jueves, 18 de abril

"Venía teniendo buenos partidos pero me faltaba el gol, por suerte lo hice hoy", dijo Ramírez

Olimpo venció a Villa Mitre con un verdadero golazo de su volante.

¿Gol? ¡Golazo! Diego Ramírez celebra de cara a la gente el 1 a 0. Fotos: Emmanuel Briane-La Nueva.

"Si la hubiera tirado a la tribuna ya me estaría bañando...", bromeó Diego Ramírez, mientras esperaba paciente y amablemente a los medios presentes en el Roberto Carminatti.

Es que el volante fue el hombre del clásico entre Olimpo y Villa Mitre y todos querían la nota con él, autor de un verdadero golazo para ver una y mil veces.

"Venía teniendo buenos partidos, me venía sintiendo bien pero me faltaba el gol, por suerte se me dio y estoy muy contento por haberlo hecho hoy", reconoció Diego en las entrañas del Norberto Tomás.

-¿Qué se siente hacer un gol en un clásico?

-Fue un desahogo terrible, tenía muchas ganas de hacer un gol, quería festejarlo y desahogarme de esa manera.

Ni bien arrancó el juego, Ramírez entró rápidamente en acción con dos duras faltas que le costaron la amarilla ¡a los 4 minutos! La primera infracción fue de atrás a Dauwalder y la segunda a Tapia, mientras intentaba dominar la pelota.

De cabeza juega Ramírez ante la presión de Enzo González.

-Lejos de condicionarte la amarilla, seguiste jugando sin problemas y enseguida clavaste ese golazo...

-Por la amarilla no hay problema, sé hasta donde. De hecho me sacan la amarilla por una pelota que yo quiero puntear y justo me la sacan, no es que yo fui directo a golpear ni nada. Sé hasta donde, por ahí un poco hablado con el árbitro también, sé ir llevándolo de esa manera no me saca del partido.

-¿La adrenalina con la que se juega el cásico también te hizo salir de esa manera en los primeros minutos quizás?

-Sí, sí, es el partido, que son partidos aparte. Yo ya lo siento así también, es mi quinto clásico en el club y lo vivo así.

-El partido fue parejo y se quiebra solamente por un golazo como el tuyo, ¿coincidís?

-Sí, fue un partido parejo y sabíamos que iba a ser así. Si alguno hacía un gol después se iba a volver más trabado y friccionado pero gracias a Dios nos lo llevamos.

Una montonera de gol y de alegría, tras el golazo de Ramírez.

-¿Para qué sirve más este triunfo, por los tres puntos o por lo anímico?

-Por todo, porque trabajamos para estar primeros y lo logramos, trabajamos para ganar y también lo logramos...seguiremos trabajando...

-También es importante desde lo grupal, me imagino...

-El grupo está muy bien, lo demuestran lo chicos que entran no importa quién es titular y quién el suplente. Eso te contagia y te da ánimo para seguir.

-Falta muchísimo pero la gente celebró mucho el triunfo y está muy ilusionada...

-Sí, falta mucho pero nuestro objetivo está claro y vamos a ir por ello.