Bahía Blanca | Viernes, 19 de abril

Bahía Blanca | Viernes, 19 de abril

Bahía Blanca | Viernes, 19 de abril

Qué hay detrás de la escalada de violencia en la UTA

Se investiga una posible conexión entre una furiosa interna nacional con lo que sucede a nivel local. Cuáles son las líneas enfrentadas.

Las balas en la casa de Ricardo Pera. (Rodrigo García - La Nueva.)

Fueron 10 días de furia. El 3 de marzo un chofer de colectivo descansaba en una matera de la empresa San Gabriel cuando un encapuchado lo atacó y lo baleó en una de sus manos. La víctima, Pablo Jorge Carro, de 46 años, decidió no hacer la denuncia.

Según trascendió, un día antes tres personas se subieron al micro que manejaba para intimarlo a que firme una planilla de desafiliación de la UTA, aunque no aceptó: 24 horas después, a Carro le asignaron un recorrido poco habitual para él, que lo derivó a un solitario espacio de descanso en calle Rawson al 4500. Aparentemente, lo alejaron para favorecer la agresión.

Anoche, 13 de marzo, sobre las 23.10, dos personas en una moto dispararon 6 veces contra el portón de la casa del líder gremial Ricardo Pera en una zona residencial como el barrio Patagonia, a la vuelta de la casa del intendente Héctor Gay.

Pera dijo que no escuchó los tiros, que sí fueron oídos por todos sus vecinos. Al igual que Carro, pese a la enorme gravedad del hecho, no quiso radicar denuncia.

Mirá también: La UTA se reúne de urgencia por el atentado contra Ricardo Pera

De acuerdo con lo que pudo reconstruir La Nueva., Carro integra la Lista Azul de la UTA, que se opuso al histórico oficialismo local de la Lista Celeste y Blanca en las elecciones del año pasado. Y habría formado parte de un grupo que intentó seguir organizándose como oposición en un inmueble de Chile al 3000 en febrero último, aunque la llegada de 3 o 4 vehículos con militantes de la línea oficialista "desalentó" la reunión, comentó una fuente del caso.

Esa disputa entre ambas líneas tiene un contexto delicado: a nivel nacional viene escalando una violenta pelea por el control del gremio, conducido desde hace más de una década por Roberto Fernández (Celeste y Blanca), a quien pretende desbancar Miguel Bustinduy (Azul).

Roberto Fernández y Miguel Bustinduy

Bustinduy rompió con Fernández en 2018 y armó una agrupación propia, apoyada centralmente en los delegados sindicales de la empresa DOTA, una de las más grandes del país y que controla buena parte de las líneas de transporte público del AMBA. 

Uno de los antecedentes más graves de ese enfrentamiento tuvo lugar el 16 de diciembre de 2019, cuando Fernández se tuvo que atrincherar en el techo de la sede gremial en la ciudad de Buenos Aires por una toma del edificio por parte de un grupo que respondía a Bustinduy. Ese día hubo múltiples heridos, tanto por golpes como por algunos disparos.

El año pasado hubo elecciones y Fernández se impuso a Bustinduy en medio de denuncias de fraude. De hecho, la Justicia le reconoció triunfos a los azules en seccionales como Mar del Plata, Santa Fe y Córdoba. En Bahía la victoria del oficialismo fue clara, aunque también hubo reclamos por supuesta manipulación de los resultados.

Carro, en una primera instancia, dijo que no estaba en condiciones de reconocer ni dar demasiadas señales de quién pudo haber sido su atacante, dificultando el avance de la investigación. Pera, hasta el momento, va por la misma línea. Los investigadores no descartan que la balacera frente a su casa se haya hecho con mano de obra foránea. Quizás, de los sectores más duros de la interna marplatense, donde los enfrentamientos tienen un historial mucho más profuso que en Bahía.

Pese a que no hay denuncias formales de los agredidos, en ambos casos se iniciaron causas de oficio. El primero de los hechos está en manos de la UFIJ 8, a cargo del fiscal Marcelo Romero Jardín, mientras que en el segundo interviene la UFIJ 2, del fiscal interino Diego Conti.