Bahía Blanca | Lunes, 03 de octubre

Bahía Blanca | Lunes, 03 de octubre

Bahía Blanca | Lunes, 03 de octubre

La curiosa coincidencia que rodeó la victoria de Napostá ante el bicampeón

"Nos preparamos para esto. Era lo que esperábamos", afirmó Mauro Zalguizuri sobre el presente de uno de los líderes del torneo de Primera.

Mauro Zalguizuri (Napostá) y un amague ante Nicolás Sánchez y Herman Banegas. Fotos: Emmanuel Briane-La Nueva.

Por Ricardo Sbrana - rsbrana@lanueva.com

   Hoy hace exactamente un año que Liniers agudizaba el mal arranque de Napostá en el torneo de básquetbol de Primera 2021-22. Lo vencía en el Antonio Palma 83 a 75 por la tercera fecha, dejándolo anclado en el fondo de la tabla con registro de 0-3.

   Anoche, curiosamente, se repitió este cruce de rivales (siempre candidatos) también en el Antonio Palma y por la fecha 3, aunque en este caso por la edición 2022-23.

   La estadística oficial completa del partido.

   Lo que cambió fue que el equipo de Sebastián Aleksoski se quedó con un cómodo triunfo (82-65), para continuar como uno de los líderes e invictos del torneo.

   “Sabemos que (Liniers) es uno de los candidatos y viene de perder. Teníamos que hacerles pagar eso. Pero más que nada estoy contento por el rival al que le ganamos”, dijo Mauro Zalguizuri, quien repartió 11 asistencias y bajó 8 rebotes en el vencedor.

Agustín Dottori (Liniers) encontró un hueco y encara a Tony Iturrioz.

   Fue clave un primer cuarto de gran concentración atrás y de localizar los lugares de debilidad de la defensa perimetral, para dañar con tiros de 3 (2-3 Matías Martínez y 1-2 Leonel Alemañy) y al mismo tiempo someter con el juego interior de Ramiro Heinrich (6). Sumada la aptitud para el rebote ofensivo, las asistencias de Mauro Zalguizuri y que los ataques de Liniers tuvieron estatismo y baja efectividad (4-17 en tiros de cancha), hicieron que Napostá ganara ese parcial 23-8.

   “Nos tenemos que mentalizar que no será siempre así, por lo menos en la parte ofensiva. Lo vamos a buscar, pero tenemos que jugar en defensa como hoy (por ayer), que es una cuestión de actitud nomás”, explicó "Mamo".

Ramiro Heinrich sorprende con un pase a la esquina para el tiro de 3.

   El crecimiento se extendió en el 2C. El ingreso de Nicolás Quiroga aportó otra opción efectiva de gol en “Napo” (10 unidades), para alcanzar una ventaja máxima de 19 con doble del ala-centro.

   Pero el remedio de la rotación le trajo algo de alivio a la visita: con mayor movilidad a la hora de la circulación de pelota y 3 triples de Gattari, Diomedi y Nico Sánchez, frenó al local con parcial de 9-4 para achicar a 39-27 a 1m30s del entretiempo.

El enroque defensivo no impidió a Zalguizuri llegar de bandeja ante Herman Banegas.

   En el tercero Liniers se mostró decidido cambiar la historia. Apeló a una defensa zonal para bancar el aro propio y adelante inició el desgaste con los grandes. Creció el protagonismo de Herman Banegas y también la presión por el rebote ofensivo junto con otros actores (Larrandart y Marinsalta). Esto permitió que, por ejemplo Gastón Diomedi tuviera más chances de tiro abierto, aunque sin efectividad suficiente como para recortar.

   Un tercer cuarto en el que Napostá la pasó mal en su aro porque se cargaron pronto con 3 faltas Quiroga, Heinrich, Matute Martínez e Iturrioz (tercera y cuarta en el mismo parcial). No obstante, Heinrich mantuvo la cuota de gol para sostener el resultado (mínima de 12 con libres de Diomedi).

Leonel Alemañy (Napostá) manda hacia afuera a Santiago Gattari, quien tiene futuro inmediato en algún club de Liga Nacional.

   “(La defensa) Era uno de los puntos a mejorar con respecto al torneo pasado. Ramiro (Heinrich) nos da mucho de eso junto con Antonio (Iturrioz) y Guido (Muzi). Muy contentos por cómo estamos jugando tanto adelante como atrás”, afirmó el base de Napostá.

   Con buen funcionamiento defensivo arriba (coberturas efectivas ante cada cambio de marca) Napostá blindó la protección de su aro. Después en ataque le pusieron el broche al resultado una acción de doble y adicional de Alemañy (66-53 a 8m27s) y luego 2-2 en triples de Guido Muzi (74-55, a 6m03s).

Joaquín Larrandart (Liniers) se interpuso en el pase que esperaba Matías Martínez.

   “Tenemos un equipo bastante parejo en altura en el perímetro y eso nos da por ahí para cambiar. Inclusive los grandes, cuando hacemos algún cambio, pueden aguantar algún perimetral y nosotros si defendemos en bloque tenemos muchas chances”, explicó Zalguizuri.

   Hoy Napostá disfruta de un presente ideal.

   “Nos preparamos para esto. Estuvimos entrenando muy duro desde que arrancamos. Era lo que esperábamos”, afirmó.