Bahía Blanca | Martes, 04 de octubre

Bahía Blanca | Martes, 04 de octubre

Bahía Blanca | Martes, 04 de octubre

Cuáles son los gastos que recortan los bahienses por la crisis económica

Ante la acuciante inflación, que acarrea aumentos de precios constantes, el sueldo no alcanza para todo y hay que reducir el presupuesto familiar para no acumular deudas. Vecinos de nuestra ciudad cuentan qué optaron para gastar menos. 

Archivo La Nueva.

Por Pablo Andrés Alvarez / palvarez@lanueva.com

   Es indudable que la aceleración de la inflación impacta muy fuerte en el poder adquisitivo de las personas.

   En la gran mayoría de los sectores, los incrementos de sueldos no acompañan los aumentos de precios y los ingresos no alcanzan para mantener el ritmo de vida de años atrás.

   Esto hace que las personas tengan que reducir gastos. Y sucede en todas las capas sociales, pero lo llamativo es que se profundiza en los sectores mejor posicionados. 

   Ante esta situación, la decisión que toman las familias es el recorte de gastos.

   Y a la hora de elegir, hay rubros que son los primeros que se recortan, según señalaron varios vecinos de nuestra ciudad ante la consulta de “La Nueva”.

   Mientras algunas tomaron decisiones drásticas, como cortar de cuajo distintas actividades no esenciales, otras se inclinaron para aprovechar promociones o recortar parcialmente gastos hasta tanto no se recompongan sus finanzas.

   “Desde este mes no vamos más al gimnasio. Ibamos los cuatro integrantes de la familia, pero ante un inminente nuevo aumento de la cuota, se nos complicaba poder afrontar el pago. Empezamos a ir al parque a trotar”, señaló, por ejemplo, Gerardo Tisersen, del barrio Anchorena de nuestra ciudad.

   Otra vecina, Macarena Suárez, del barrio Cenci, optó por solicitar algunos descuentos a empresas multinacionales por los servicios que utiliza.

   “Llamé a la empresa de la línea celular y pedí una opción más barata. Y con el cable e internet hice lo mismo. En ambas empresas conseguí bajar un poco los abonos por seis meses”, dijo.

   Gustavo Lencinas, de El Nacional, optó por no eliminar las salidas familiares, pero dijo que en su lugar busca opciones más baratas, como entradas al cine con descuento o sitios más accesibles para comer afuera.

   “Con mi esposa nos gusta comer afuera de vez en cuando, pero hoy una salida no baja de 7 y 8 mil pesos, que realmente es mucha plata para un sueldo normal. Quizás las tengamos que espaciar un poco más”, dijo.

   Teniendo en cuenta que el rubro indumentaria desde hace tiempo es uno de los más afectados por la inflación, la compra de ropa y calzado está relacionada solamente con las necesidades y no con las tentaciones, analizó Alejandro Vicente, de Villa Mitre. 

   “Que sea poco, pero útil. Me gustaba tener variedad de ropa, pero hoy es imposible. Compro lo necesario, y generalmente para reponer algo que está muy desgastado por el uso”, señaló.

   Micaela Centurión, del macrocentro, decidió gastar menos en los supermercados.

   “Estoy atenta a los días que hay descuentos con mi banco y también aprovecho al máximo la Cuenta DNI. Simultáneamente, estoy eligiendo segundas marcas más baratas”, opinó.

   Si se usa el transporte público, no hay mucho donde recortar. Pero si se viaja en el auto, se puede optimizar su uso para ahorrar en nafta. Es la opción que tomó la familia Heredia, del barrio Almafuerte.

   “Con otros papás del barrio, nos turnamos para llevar a nuestros hijos a la escuela, así no usamos los dos autos. Y en nuestra familia propiamente dicha empezamos a usar más la bicicleta para movilizarnos”, ejemplificó Adrián.

   “A mi este mes me tocaba alinear y rotar las cubiertas del auto, pero sinceramente no lo puedo pagar  y lo postergaré hasta cuando pueda. Lo mismo haré con el service anual”, dijo Gastón Manfredi, de Villa Serra.

Una encuesta

 Una encuesta realizada por el Instituto de Ciencias Sociales y Disciplinas Proyectuales (INSOD) de UADE sobre sectores socioeconómicos de clase media y media alta de la Capital Federal y algunos distritos del Gran Buenos Aires dan resultados similares. 

   Según el estudio, las salidas recreativas fueron las actividades que más se ajustaron. Este rubro contempla los cines, teatros, boliches, recitales y restaurantes.

   El 30% de los encuestados aseguró que tuvo que recortar esos gastos, mientras el 31% respondió que también lo hizo, pero en ocasiones.

   En segundo lugar, en términos de recorte, quedaron las fiestas y los regalos para ocasiones especiales: 26% dijo qué sí y un mismo porcentaje señaló “en ocasiones”. 

   Algo similar ocurrió con la categoría de cuidado personal, que incluye peluquerías y artículos de perfumería. Un 23% admitió que tuvo que recortar esos gastos y 22% dijo que lo hace “en ocasiones”.

   Los rubros que menos sufrieron ajustes fueron la salud (se incluyen las prepagas y las compras para medicamentos) y la educación formal propia o del grupo familiar: 83% y 82%, respectivamente, aseguraron que no disminuyeron el presupuesto en esas categorías ni de forma completa ni circunstancial.

   La encuesta -que se hizo de forma online a hombres y mujeres con estudios secundarios completos o universitarios en curso, con un promedio de edad de 27 años- indagó también sobre finanzas personales.

   En ese sentido, el 57% afirmó que prefiere la compra de dólares como forma de ahorrar. Un 46% dijo que lo hace a través de la compra en efectivo y un 11% mediante cuentas bancarias. El segundo rubro elegido como inversión son los plazos fijos en peso con 13% de las respuestas. En contrapartida, las criptomonedas fueron seleccionadas por un 10% de los encuestados.

   En caso de necesitar dinero con cierta urgencia, el 71% de los encuestados afirmó que prefiere pedir ayuda a un familiar. En tanto el 13% eligió el mercado informal (venta de divisas) para financiarse en situaciones de apuro.

   En cuanto al resultado de las inversiones realizadas durante el último año, el 39% respondió no haber perdido ni ganado, mientras que un 36% indicó haber ganado poco.

   Respecto de 2021, esto significó una disminución importante ya que, en ese momento, 9 de cada 10 habían afirmado haber obtenido alguna ganancia.