Bahía Blanca | Viernes, 30 de septiembre

Bahía Blanca | Viernes, 30 de septiembre

Bahía Blanca | Viernes, 30 de septiembre

El ángel de Pilade Maffi

La escultura sigue las líneas del mítico "Angel de la Resurrección", del escultor italiano Giulio Monteverde, ubicado en el cementerio de Staglieno, en Génova, cuya expresión se convirtió en un paradigma como obra funeraria: un gesto angelical en distante respeto con la muerte.

Mario Minervino / mminervino@lanueva.com

   "Nadie pertenece a ningún lugar hasta que no tiene un muerto allí", escribió Gabriel García Márquez. Eso debe haber sentido Pilade Maffi, reconocido vecino y comerciante local cuando decidió, en 1942, que sus restos descansaran en el cementerio local, en la misma tumba que ocupaba su mujer. Maffi estaba radicado en Buenos Aires, luego de toda una vida en nuestra ciudad, cuando lo sorprendió la muerte, a sus 74 años de edad. Maffi fue propierario de la afamada Casa Maffi, ubicada en calle O'Higgins, a pocos metros de Brown, dedicada al rubro de la música, ofreciendo discos, instrumentos y equipos musicales.

   La tumba de los Maffi se ubica cerca del acceso al cementerio de Bahía Blanca y se destaca por la presencia de un atractivo ángel, realizado en mármol de Carrara en Italia.

   La obra fue encargada por Pilade Maffi en 1930, en memoria de su mujer, fallecida en 1929.

   La escultura sigue las líneas del mítico "Angel de la Resurrección", del escultor italiano Giulio Monteverde, ubicado en el cementerio de Staglieno, en Génova, cuya expresión se convirtió en un paradigma como obra funeraria: un gesto angelical en distante respeto con la muerte.

   El ángel de Maffi aparece sentado, con un brazo levemente extendido y el otro recogido sobre su cuerpo. Su expresión transmite tranquilidad, paz y quietud de quien tiene a su cargo el cuidado de un descanso en paz. Conforma uno de los aportes artísticos más destacados del cementerio bahiense.