Bahía Blanca | Miércoles, 17 de agosto

Bahía Blanca | Miércoles, 17 de agosto

Bahía Blanca | Miércoles, 17 de agosto

Villa Crespo: clausuraron un criadero ilegal de perros y rescataron a 133 chihuahuas

Estaban hacinados y en malas condiciones. La dueña del lugar fue detenida y quedó imputada por actos de maltrato y crueldad animal. 

Fotos: TN.

   Durante esta mañana, 133 perros fueron rescatados de un criadero ilegal ubicado en el barrio porteño de Villa Crespo.

   La Unidad Fiscal Especializada en Materia Ambiental (UFEMA) desbarató y dispuso la clausura judicial de un criadero canino de perros de raza chihuahua tras un procedimiento en av. Juan B. Justo al 3000, donde constataron que el lugar se encontraba en malas condiciones y los animales estaban enjaulados y en estado de hacinamiento.

   Según confirmaron las autoridades a cargo de la clausura, la responsable del lugar fue detenida y quedó imputada por actos de maltrato y crueldad animal. En tanto, los perros serán recuperados por tres ONGs especializadas en el rescate de animales víctimas de estas maniobras, que analizarán la situación de cada uno para dar inicio a procesos de adopción responsables.

   El caso se inició tras una denuncia de los vecinos por olores y ruidos provocados por la cantidad de animales que se encontraban allí. El área de fauna y ambiente del Cuerpo de Investigaciones Judiciales (CIJ) del Ministerio Público Fiscal realizó tareas de investigación y a partir de ello se pudo comprobar que el lugar funcionaba como un criadero.

   Además constataron que los animales se ofrecían a la venta por redes sociales y plataformas virtuales por valores que oscilaban los $80.000 y $ 360.000. “Durante la inspección se contabilizaron un total de 133 canes de la raza Chihuahua, confirmando la hipótesis de arranque de la investigación en cuanto al funcionamiento de un criadero ilegal canino, con expresa prohibición legal en el ámbito de la CABA conforme la ordenanza 41.831/87 y art. 4.13.1. del Régimen de Faltas (ley 451 CABA)”, comunicaron autoridades a la prensa.

   “Cabe recordar que la comercialización de animales domésticos se encuentra estrictamente regulada en el ámbito local, debiendo hacerse en locales expresamente habilitados con el expendio con una certificación médico veterinaria de un profesional matriculado, que asegure el estado sanitario para evitar la trascendencia de enfermedades zoonóticas, lo que no se verifico en el caso concreto”, continuaron.

   Los médicos veterinarios establecieron que la mayoría de los perros estaban inmóviles y reducidos de peso, y que todos se encontraban hacinados, acumulados de a varios en espacios pequeños, en muchos casos enjaulados y sin las mínimas condiciones de higiene, lo que generaba los olores y ladridos. (NA)