Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

Huracán aprovechó el hombre de más y venció a River por 3 a 2

El conjunto Millonario jugó con diez gran parte del partido por la expulsión de Jonatan Maidana. Cristaldo, por duplicado, y Galván anotaron las conquistas del "Globo".

   Huracán, que jugó gran parte del partido con un hombre más, venció a River 3-2 en el estadio Tomás A. Ducó, en partido correspondiente a la sexta fecha de la Liga Profesional.

   River presentó un equipo alternativo y un esquema 4-3-1-2 con Zuculini de cinco, a los costados Simón y Palavecino, Juanfer de enganche y Pochettino casi de segundo punta junto a Beltrán, intercambiando en ocasiones ese rol con el colombiano. 

   Al Millonario le costó bastante acomodarse en la cancha y apenas pudo conectar tres o cuatro pases seguidos en los primeros 15 minutos. Muy inconexo y atolondrado (Pochettino y Zuculini amonestados antes de los 20 minutos), por eso el arranque tuvo a Huracán plantado en campo rival y siendo claro dominador del trámite desde la intensidad física. 

   Para los siguientes 10 nada cambió. Un River descoordinado para salir a presionar, con muy poco peso en ofensiva y precipitado con la pelota en los pies. Cuatro volantes de buen pie en el mediocampo no fueron sinónimo de generación de juego, ni de cerca.

   Huracán bajó un poco el ritmo de juego y el partido fue ordinario y trabado durante un largo rato. Y el desconcierto de River se tradujo en la toma de decisiones: a los 31, Maidana le tiró un codazo a Coccaro, vivo para hacerlo caer en la trampa a Jony, cuando se habían caído a un costado de la cancha, Rapallini fue al VAR y lo expulsó.

   Gallardo sacó a Juanfer y mandó a la cancha a David Martínez para reordenar el fondo.

   River quedó parado 4-4-1 y siguió sin poder hacer pie. Para colmo, Huracán, que no traducía en chances de gol la superioridad numérica, se encontró con el 1-0 a los 38 minutos. Centro desde la derecha, los defensores del Millonario miran la pelota y no marcan, Armani la quiere embolsar y se le escapa en el choque con Merolla y después de un nuevo centro terminó definiendo Galván para poner el 1-0.

    Sin dudas un desconcierto total el primer tiempo de River.

    Para el segundo tiempo, Gallardo también mandó a la cancha a Paradela y Barco en lugar de Simón y Pochettino. Desde los pies de Palavecino, el más lúcido con la pelota y el más activo sin ella, River empezó a imponerse muy de a poco, a ganar algunos metros en el campo, y mostró más voluntad e ímpetu para buscar el empate, cambió la imagen y para los 20 minutos ya era más que su rival. 

   Pero al igual que en partidos anteriores, River se disparó en el pie en su mejor momento y volvió a dejarle servidas las cosas a su rival de turno. Pelotazo largo desde campo de Huracán, los centrales se durmieron una siesta y dejaron un espacio enorme. Cristaldo corrió con campo libre, combinó con Gudiño, y definió ante una tímida salida de Armani.

   

    Antes de que fuera tarde, River reaccionó y marcó el descuento. En el rebote de un córner, Paradela tiró el centro pinchado, Barco peinó el balón y de arremetida González Pirez puso el 2-1.

    Ni pudo respirar River tras el descuento que ya le marcaron de nuevo. Huracán sacó del medio, llegó hasta el área, Coccaro recibió y González Pirez, que había pifiado el despeje, lo enganchó, o pareció engancharlo. Al ver la repetición, no se advierte contacto alguno pero Rapallini estaba seguro de lo que vio y cobró un penal muy dudoso.

   Cristaldo lo cambió por gol y el Millonario caía 3-1 a los 30 del segundo tiempo. Y con ese escenario nunca más pudo reponerse. Recibió dos golpes inesperados cuando mejor estaba y pasó a correr atrás de la pelota.

   En los minutos finales River apretó y anotó el segundo en un córner que peinó Julián Álvarez para decorar un poco más el resultado.