Bahía Blanca | Miércoles, 17 de agosto

Bahía Blanca | Miércoles, 17 de agosto

Bahía Blanca | Miércoles, 17 de agosto

Charlone, Caronti y Cerri: todos por Cuatreros

Durante décadas los vecinos de General Daniel Cerri buscaron cambiar el nombre de Cuatreros, designación primera esa localidad.

Mario Minervino / mminervino@lanueva.com

   Hace 112 años, en julio de 1910, un grupo de vecinos de la localidad de Cuatreros planteó la conveniencia de modificar ese nombre y sugirieron llamarla “Coronel Charlone”.

   “El nombre de Cuatreros para un pueblo no es grato ni simpático, ni interpreta ningún sentimiento digno, por el contrario da una impresión desagradable. ¿Usted es hijo de la pampa?, No señor, soy hijo de Cuatreros”. De esta manera los habitantes del lugar planteaban la necesidad de cambiar una designación utilizada desde 1877, cuando se instaló un fortín sobre el Sauce Chico, en un sitio por donde los indios y cuatreros salvaban ese arroyo.

   “¿Y acaso puede ser fundamento aceptado para bautizar un pueblo el hecho que los primeros pobladores, los legionarios italianos que plantaron su campamento en las orillas del Sauce Chico, dijeron “hasta aquí llegaron los cuatreros” para que quedara consagrado ese mote como denominación de un pueblo hoy con estación de ferrocarril?”, se preguntaban.

   De allí el apoyo a la idea de los concejales Speratti Villamayor y Carlos Pronsato, que prepararon un proyecto cambiando ese nombre por el del “Coronel (Juan Bautista) Charlone”, primer legionario que llego hasta Villa Olga y Sauce Chico después de la muerte del coronel Olivieri.

General Daniel Cerri

   Aquella idea de 1910 finalmente no prosperó, como tampoco lo hizo la presentada en 1921 por el intendente Eduardo Bambill, quien elevó al Concejo Deliberante la propuesta de rebautizarlo con el nombre de “Intendente Caronti”, sugerencia aceptada con beneplácito por los vecinos, “ya que rendiría justo homenaje al eminente ciudadano que en vida realizó todos los esfuerzos para el provenir del partido de Bahía Blanca y legó toda su fortuna a obras de beneficencia”, según señalaba un escrito firmado por Héctor Benvenutti, Juan Legorburu, José Voglino, Luis Bellardineli, Juan Albizu y José Avanza, entre otros.

   Tampoco esa iniciativa tuvo eco y hubo que esperar hasta 1943, cuando finalmente se aprobó la designación de “General Daniel Cerri” en reemplazo de la histórica denominación.