Bahía Blanca | Jueves, 08 de diciembre

Bahía Blanca | Jueves, 08 de diciembre

Bahía Blanca | Jueves, 08 de diciembre

El MVP de las finales: "Siempre tenés dudas", reconoció Curry, en medio de los festejos

Fue su primer premio individual y cuarto anillo con Golden State.

   Si algo le faltaba a Stephen Curry era conseguir el MVP de las finales, algo que se le habían negado en los tres títulos conseguidos.

   Anoche, por decisión unánime de 11 votantes, Curry fue distinguido con el premio, luego de promediar 31,2 puntos, 6 rebotes, 5 asistencias y 44% en triples.

   Esta vez, lejos de tener un equipo de estrellas como en otras oportunidades y después de tres temporadas lejos de los puestos de privilegio, los Warriors se dieron el lujo de disfrutar el campeonato,

   "¿Qué significa ganar el MVP? Significa que ganamos. Escuchamos todas las conversaciones, todos los comentarios... al final del día se trata de lo que hacemos en la cancha. No hay que hablar, hay que hacerlo. De eso se trata", dijo Curry.

   "Siempre tenés dudas, porque sabés lo largo que es el camino hasta acá y lo difícil que es ganar en este nivel. Boston es un gran equipo. Todos los rivales del Oeste son grandes equipos. Pero encontramos la manera de ganar. Todos los que están en este escenario tuvieron una parte en esto: entrenadores, jugadores, directivos. Al principio no estábamos en el radar de nadie y acá estamos, con dos trofeos", haciendo referencia al Larry O'Brien y al Bill Russell.

   "Combinamos nuestra calidad de campeón con algo de energía fresca, algunos muchachos que estaban hambrientos de dar el siguiente paso. Pero construimos esto por 10 u 11 años. Significa mucho estar en este escenario y todos los que forman parte saben de lo que se trata. Este se siente diferente. Se siente diferente, seguro".

La emoción de Curry en el abrazo con su padre Dell, ni bien finalizó el sexto partido, demuestra cuán diferente fue este campeonato para Steph y los Warriors.

   El camino fue sinuoso en los últimos años, pero al final del mismo, la imagen es la misma que apareció con tanta frecuencia durante la última década: Golden State en la cima de la montaña.