Bahía Blanca | Martes, 28 de junio

Bahía Blanca | Martes, 28 de junio

Bahía Blanca | Martes, 28 de junio

Una docente trans dictará sus clases en lenguaje inclusivo para protestar contra Larreta

La también abogada considera la resolución del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires como "discriminatoria y anticonstitucional".

   La abogada y docente trans, Cristina Montserrat Hendrickse, decidió no acatar la resolución de la administración de Horacio Rodríguez Larreta que prohíbe el uso del lenguaje inclusivo en las escuelas, al considerarla "a todas luces discriminatoria y anticonstitucional", por lo cual alegó su "objeción de conciencia" ya que "invisibiliza las diversidades sexogenéricas".

   "La resolución invisibiliza las diversidades sexogenéricas, en las cuales yo me considero incluida, en razón de ser una mujer trans. Entiendo que me están coaccionando a invisibilizarme, a censurarme, están coartando mi libertad de expresión y principalmente mi derecho humano a la identidad de género", dijo Montserrat Hendrickse a Télam.

   Cristina tiene 53 años, es abogada recibida de la Universidad de Buenos Aires, con cuyo título ejerce hace 28 años y dicta clases de Historia en la Escuela Normal Superior Nº6 "Vicente López y Planes" de la ciudad de Buenos Aires.

   Desde esa institución recibió ayer un correo electrónico informando sobre la nueva resolución del Gobierno porteño, a través del cual ordena a docentes a desarrollar las actividades de enseñanza y realizar las comunicaciones institucionales "de conformidad con las reglas del idioma español, sus normas gramaticales y los lineamientos oficiales para su enseñanza".

   "La pretensión de hablar negando las diversidades de género a las cuales orgullosamente pertenezco como mujer trans me impiden autocensurarme, autonegarme y autoinvisibilizarme, por lo que desde ya planteo objeción de conciencia para cumplir una resolución que vulnera mi derecho humano a la identidad de género", afirmó Cristina en respuesta al correo enviado por la institución académica.

   "Por lo expuesto -concluyó en su comunicación-, solicito se haga saber a la señora ministra (en referencia a Soledad Acuña) que no cumpliré su arbitraria, ilegítima, discriminatoria e inconstitucional resolución, y que hago reserva de iniciar acciones contra ese Gobierno por afectar mis sentimientos más íntimos y mi proyecto de vida".

   También indicó a esta agencia que continuará dictando clases porque no buscará "afectar el interés superior de niños, niñas y adolescentes a la educación".

   Finalmente, si bien por su edad no está acostumbrada al uso del lenguaje inclusivo, consideró que "la prohibición estimula a reforzarlo y a afianzarlo para garantizar mi visibilización". (Télam)