Bahía Blanca | Sabado, 02 de julio

Bahía Blanca | Sabado, 02 de julio

Bahía Blanca | Sabado, 02 de julio

“Es mi cabeza la que juega a favor o en contra”, dijo Julián Marinsalta

Fue vital en el triunfo que le dio el título a Liniers. También habló Mauro Miérez.

El desahogo de Marinsalta y Miérez. Fotos: Tomás Bernabé-La Nueva.

 

Por Fernando Rodríguez y Mikel Iñurrategui

 

   Franco, su hermano mayor, le organizó la foto rodeado de amigos y familiares, acompañado de ella, la más linda, la copa del campeón.

   Esta vez, el protagonista principal había sido Julián, el menor de los Marinsalta, nuevamente campeón con Liniers.

   “Yo siempre era el que corría al lado de él”, bromeo Juli, con toda la felicidad encima, mientras Franco inmortalizaba un momento pleno de emoción.

   El Flaco fue vital en el cuarto juego, mostrando su mejor versión.

   “La lesión me mató la cabeza. La verdad fue mucho el sacrificio”, se desahogó Julián.

Julián con Banegas, su ladero en la pintura.

 

   El rival, Bahía Basket, había generado cierta incertidumbre respecto de la oposición que podía ofrecer.

   “Nos preparamos para jugar contra un equipo muy bueno y nos encontramos que fuimos mejores. Lo demostramos en toda la serie”, señaló.

   Marinsalta se metió entre los jugadores con más títulos de Primera en Liniers (cuatro), además de tener uno de Segunda.

   “No muchos jugadores saben jugar finales y, por suerte, nosotros hace varios años que estamos jugando y esa fue la ventaja”, comparó.

   “Cada año fui teniendo un poquito más responsabilidades y la verdad que al final fue muy grande. A partir de ahí –admitió- cambié mi cabeza para estar un pasito más adelante”.

   -¿Entendés que siempre se espera un poquito más de vos?

   -Sí, cada año. Es mi cabeza la que juega en contra o a favor.

   -Hoy te jugó a favor.

   -Por suerte hoy se me dio y pude cumplir el objetivo.

Miérez y la experiencia

   “Si bien el objetivo era tratar de hacer el mejor torneo posible, éramos conscientes de que el equipo venía de jugar finales y dentro nuestro sabíamos que podíamos lograr el título”, señaló Mauro Miérez.

   “La verdad que estoy sumamente contento; hicimos una segunda parte increíble”, agregó.

   Liniers dominó en la serie, a excepción de un rato del tercer juego, que le costó la derrota.

   “Ellos son un gran equipo, entrenan todo el día, viven de esto y sabíamos que podía pasar. El análisis fue que perdimos por errores nuestros. Corregimos cosas y el segundo tiempo fue brillante”, señaló.

   La diferencia de años entre los equipos se vio reflejada en diferentes momentos.

   “Todos los playoffs los vivimos de la misma manera. La motivación pasó por jugar la final. Por momentos no jugamos buen básquet, pero demostramos la experiencia”, entendió Miérez.