Bahía Blanca | Jueves, 08 de diciembre

Bahía Blanca | Jueves, 08 de diciembre

Bahía Blanca | Jueves, 08 de diciembre

Hay mucho en juego entre Boston Celtics y Golden State

El cuarto partidos de las finales, desde las 22.

Así se juegan las finales. Foto: NBA.

   Boston y Golden State vuelven a encontrarse, hoy desde las 22, con localía de los Celtics y ventaja de 2-1, partido que televisará ESPN.

   La estadística del ganador del juego 3 (como fue Boston) indica que el 68,1% de esos equipos se consagra campeón.

   Ahora bien, los Warriors saben de festejar lejos de San Francisco, sumando 26 series de playoffs consecutivas que ganan, al menos, un partido de visitante.

   Los Celtics ganaron el primer juego (120-108) y el tercero (116-100), mientras que los Warriors se quedaron con el segundo: 107-88.

   Hoy llega mejor el local, que viene desarrollando un gran trabajo defensivo y tiene lideres ofensivos como Jayson Tatum, Jaylen Brown y Marcus Smart.

   "Estamos en nuestro mejor momento cuando respondemos. Cuando las cosas se complican", dijo Tatum.

   Tatum terminó con 26 puntos, 9 asistencias y 6 rebotes; Brown, con 27 puntos, 9 rebotes y 5 asistencias; y Smart, con 24 puntos, 7 rebotes y 5 asistencias. Se combinaron para 10 de 24 en triples.

   De esta forma, se convirtieron en el primer trío con al menos 20 puntos, 5 rebotes y 5 asistencias en el mismo partido de las Finales desde que Magic Johnson, Michael Cooper y Kareem Abdul-Jabbar lo consiguieran para Los Angeles Lakers en 1984, precisamente contra los Celtics de Larry Bird.

   Enfrente, Stephen Curry y Klay Thompson, combinaron 56 puntos, con 11-24 en triples en el último juego. La duda de los Warriors pasa por la salud de Curry, tras la caída de Al Horford sobre su pierna izquierda, quien quedó tendido en el piso con evidentes gestos de dolor.

   "Voy a jugar", avisó Curry.

   Uno de los que necesita crecer en estas finales para sumar a una posible remontada es Draymond Green, el "guardaespaldas" de Curry.

   Jugó un gran segundo partido y en Boston se sacó, entrando en la propuesta del público y sin poder controlar sus emociones. Habrá que ver de qué manera reacciona hoy y si suma para revertir una serie que, al menos por ahora, tiene a Boston como líder más allá del 2-1.