Bahía Blanca | Viernes, 20 de mayo

Bahía Blanca | Viernes, 20 de mayo

Bahía Blanca | Viernes, 20 de mayo

Una familia necesita más de $ 106 mil para no ser pobre en Bahía Blanca

El índice de indigencia se ubica en poco más de 47 mil pesos. Ambas canastas se vieron incrementadas por encima del Índice de Precios al Consumidor.

Fotos: Archivo La Nueva.

   Una familia bahiense necesitó durante abril contar con ingresos superiores a los 106.340 pesos para no caer en la pobreza y de 47.686 pesos para no considerarse indigente, según un relevamiento realizado desde el Centro Regional de Estudios Económicos de Bahía Blanca.

   Estos valores, dados a conocer durante el día de hoy, se calculan para un grupo familiar de cuatro personas, conformado por dos menores y dos hijos.

   En el informe se aclara que el índice de la Canasta Básica Alimentaria (CBA), que se corresponde con la línea de indigencia y que indica los requerimientos alimentarios de una familia, exhibió un aumento del 5,1% con respecto a marzo. Mientras que la Canasta Básica Total (CBT), que marca la línea de pobreza y el monto necesario para cubrir los consumos básicos alimentarios y no alimentarios, y así superar el umbral de pobreza, creció 5,5%.

   De este modo, la variación interanual para la CBA en nuestra ciudad ostenta un crecimiento del 67,6%, mientras que para la CBT es del 61,1%.

   En el caso de una pareja de adultos mayores, los umbrales de pobreza e indigencia se ubican en $ 48.524 y $ 21.760, respectivamente; mientras que en una familia de cinco personas, estos valores alcanzan $ 121.826 y $ 54.630. Una pareja joven, sin hijos, necesitó 21.760 pesos para no ser indigente y 61.257 pesos para no ser pobre.


   Durante abril, señala el informe, el aumento en la canasta básica alimentaria se explicó por alzas en productos como el caldo concentrado (21,5%), el pollo (20,3%), ciertos cortes de carne vacuna (hueso con carne, carne picada, asado y carnaza común con un incremento promedio de 20%), algunos productos lácteos (queso crema, queso cuartirolo y manteca con un aumento promedio de 16,9%), y otros como el zapallo (15,6%) y la margarina (13,2%).

   Por el lado de los bienes no alimentarios, la variación respondió principalmente a aumentos en detergentes y desinfectantes (6,7%), jabones de limpieza (6,3%), ropa exterior para mujer (5,7%), ropa interior para hombre (5,4%), servicios de peluquería y para el cuidado personal (5,3%) y artefactos a gas (4,4%). 

   Además, la variación de la Canasta Básica Total superó en 1,6 puntos porcentuales al Índice de Precios al Consumidor. De esta forma, en los primeros cuatro meses del año se sostuvo una dinámica de mayor aceleración de los bienes y servicios que conforman la canasta respecto a la totalidad de los precios relevados.