Bahía Blanca | Sabado, 25 de junio

Bahía Blanca | Sabado, 25 de junio

Bahía Blanca | Sabado, 25 de junio

Volvió el tren: más lento y sobre las mismas vías

   La infraestructura ferroviaria sigue siendo un riesgo que hoy nada más se regula marchando a baja velocidad.

   Nuevamente se ha puesto en marcha el servicio de trenes entre nuestra ciudad y Plaza Constitución, luego de estar suspendidos un mes por el descarrilamiento de una formación de pasajeros el pasado 8 de marzo.

   La justicia dispuso en principio la suspensión del servicio atento a que una revisión visual del tramo donde ocurrió el incidente, cerca de Olavarría, mostraba claras señales del muy mal estado de las vías.

   Uno de los elementos detectados es el pésimo estado de los durmientes, grandes tirantes de madera de lapacho sobre los cuales se asientan los rieles y se fijan mediante bulones.

   Esa madera tenía una vida útil estimada al momento de su colocación –en 1883—de 25 años, considerando que se realizarían las correspondientes tareas de cuidado, mantenimiento y recambio. Hay pasado 139 años.

   Es posible que mientras el ferrocarril estudio en manos del Ferrocarril del Sud, empresa de capitales ingleses, haya tenido el correspondiente cuidado y conservación. Pero es claro que una vez nacionalizados, a fines de la década del 40, toda la infraestructura dejó de ser atendida de manera adecuada.

   El regreso del servicio ha sido celebrado por muchos, ya que se trata de una prestación con muchísima demanda –los trenes viajan con su capacidad completa y hay que reservar pasajes con meses de anticipación—atento a que el valor del pasaje se ubica en el 15% en relación al del ómnibus.

   Como no se ha realizado ningún tipo de reparación en las vías, la formación vuelve a marchar ajustando (reduciendo) su velocidad, por lo cual ahora cubrir los 574 kilómetros entre nuestra ciudad y Plaza Constitución demandará 18 horas y 40 minutos, un promedio de 48 km/h

   Sin dudas el servicio exige inversiones adecuadas, una administración eficiente y que el transporte de pasajeros tenga una jerarquización que lo convierta en una prestación ágil y segura.