Bahía Blanca | Martes, 29 de noviembre

Bahía Blanca | Martes, 29 de noviembre

Bahía Blanca | Martes, 29 de noviembre

"Las empresas familiares suelen resistir mucho mejor las crisis económicas"

La licenciada Silvia Batista, directora de la sede Regional del Instituto Argentino de la Empresa Familiar, señaló que la gran mayoría de las compañías de esta característica pudieron sortear la pandemia.

imagen
layout="fixed-height">

Audionota: Romina Farías

Por Pablo Andrés Alvarez / palvarez@lanueva.com

   A lo largo de la historia, las empresas familiares han sabido adaptarse, afrontando los retos con optimismo y constancia para convertirlos en una oportunidad de crecimiento.

   Precisamente, en estos dos últimos años, la pandemia generada por el Covid 19 ha sido un desafío de resiliencia en este tipo de empresas que pasan de generación en generación.

   La necesidad de hacer frente a un escenario inesperado transformó la estrategia de las compañías, que han tenido que dar respuestas rápidas a un nuevo tipo de consumidor, más focalizado en el precio y en los estándares de calidad de los productos y servicios.

   “Coincidentemente con relevamientos realizados a nivel mundial, las empresas familiares en nuestro país han logrado, de la mano de los miembros familiares pertenecientes a las nuevas generaciones alineados a las últimas tecnologías y sistemas, sostener su funcionamiento y hasta generar cambios positivos, incorporando nuevas herramientas con relación a gestiones financieras, de comercialización e inclusive en la gestión de recursos humanos”, señaló la licenciada Silvia Batista, directora de la sede Regional del Instituto Argentino de la Empresa Familiar, que funciona en nuestra ciudad desde 2013. 

   Y agregó: “Es decir que la digitalización, uno de los temas de mayor interés previo a la pandemia, se concretó en estos últimos dos años con el apoyo de las generaciones mayores que visualizaron menor impacto negativo en sus resultados al permitir la adecuación del funcionamiento de esta manera”. 

   Batista manifestó que aquellos atributos ambivalentes que distinguen a la empresa familiar les permitió atravesar de mejor manera que otras empresas esta situación tan delicada como fue la crisis provocada por la pandemia.

   “Por definición, la empresa familiar se caracteriza por tener más compromiso, confianza, visión a largo plazo y rapidez en la toma de decisiones, aspectos que son una ventaja en tiempos de incertidumbre, como los actuales. Es en buena parte gracias a estas fortalezas que las empresas familiares suelen resistir mejor las crisis, tanto a nivel de impacto, como en lo referente a la destrucción de puestos de trabajo”, opinó.

   Cabe recordar que las empresas familiares representan más de las 2/3 partes de todas las empresas del mundo y que más del 50% del PBI mundial es creado por este tipo de compañías.

   “Entre el 50% y el 70% de los empleos privados alrededor del mundo es generado por éstas. En la particularidad de nuestro país y la región, esto se replica”, dijo Batista.

   Es por eso que el IADEF puso en marcha en 2018, en conjunto con la Universidad Nacional del Sur, el Programa Universitario en Empresas de Familia, con el objetivo de brindar recursos a los integrantes de las empresas familiares que busquen dar continuidad al legado de los fundadores.

   Se espera que al finalizar el programa los asistentes cuenten con una visión clara sobre el potencial de ser familia empresaria y las herramientas para diseñar su propio plan de continuidad. 

   “Es una propuesta que está pensada también para profesionales que cotidianamente están en contacto con empresas familiares y buscan conocer más acerca de este segmento particular de la economía”, informó Batista.

   La quinta edición del Programa Universitario en Empresas de Familia comienza el jueves próximo y finalizará el 11 de agosto. Es una propuesta 100% virtual que consta de 8 encuentros vía zoom: por un lado, los módulos se desarrollan los jueves de 17 a 20 cada 21 días, y este año se incorporan 2 talleres en el mismo horario los días martes 21/5 y martes 2/8. Los encuentros se complementan con lecturas y material audiovisual.

   “Los contenidos de este programa están diseñados y dictados por Consultores de Empresa Familiar Certificados, miembros activos del Instituto Argentino de la Empresa Familiar (IADEF) que acreditan la más alta calificación en desarrollo de procesos de profesionalización y cuentan con experiencia nacional e internacional, junto con docentes de universidades nacionales especializados en áreas de derecho, comunicación y emprendedurismo”, añadió Batista 

   En las cuatro ediciones pasadas pasaron más de 125 participantes por el PUEF.

   “Este es el tercer año en que llevamos adelante esta propuesta de manera virtual. A la diversidad en cuanto a edad, género, lugar ocupado en la empresa familiar y profesión pudimos sumar experiencias de participantes por fuera de Bahía Blanca como La Plata, Lincoln, Trenque Lauquen, Viedma, Oberá, Olavarría, Villa Elisa, Tres Arroyos, Pringles, Neuquén, Corrientes y Lima (Perú)”. 

   “Buscamos que los participantes puedan reconocer la potencialidad de ser una empresa familiar, identificarse en las experiencias, dificultades y también estrategias de otras empresas familiares y llevarse herramientas que les permitan tomar decisiones con un respaldo que antes no tenían”, añadió Batista.

   El programa está dirigido a miembros de empresas de familia (dueños, directivos socios actuales y/o futuros) trabajen o no en la Empresa Familiar; emprendedores y emprendedoras; profesionales vinculados o interesados en la temática; docentes y estudiantes de todas las edades.

   Para inscripciones o para recibir más información se pueden dirigir a catedraempresafamiliaruns@gmail.com o bien comunicarse al 291-4058867.