Bahía Blanca | Viernes, 09 de diciembre

Bahía Blanca | Viernes, 09 de diciembre

Bahía Blanca | Viernes, 09 de diciembre

Carlos “Bocha” Arias: “Es reconfortante trabajar por los derechos de las personas con discapacidad”

Casado con María y padre de tres hijas (Guillermina, Jazmín y Catita), Bocha resume lo suyo cuando se emociona al verse en una foto abrazado con María Esther Radeland, reconocida atleta no vidente ya fallecida.

Por Walter Gullaci wgullaci@lanueva.com

   ¿Quién no conoce en el ámbito educativo a Carlos “Bocha” Arias? ¿Y quién no resalta su profunda labor en torno de la preparación física y contenedora de tantas personas con capacidades diferentes?

   Se trata de un verdadero líder.

   De esos que conmueven con la labor que despliegan, en este caso por más de tres décadas de docencia ininterrumpida.

   Casado con María y padre de tres hijas (Guillermina, Jazmín y Catita), Bocha resume lo suyo cuando se emociona al verse en una foto abrazado con María Esther Radeland (reconocida atleta no vidente ya fallecida). O cuando da testimonio mediante una breve pero rotunda frase.
“Si volviera a nacer sería de nuevo profesor de Educación Física y me abocaría a lo mismo que en estos más de 30 años llenos de vivencias”.

   1. “Llevo casi una vida por este camino tan lindo que uno ha elegido junto a personas con discapacidad, en todos los ámbitos. Desde lo deportivo, lo social y lo terapéutico. Y también desde la amistad”.

   2. “Más allá del deportista está el ser humano. Desde las escuelas especiales, los centros de educación física y los Centros de Día intente ir más allá de dar clase. Dar un plus. Uno se involucra con la familia, con el entorno de cada uno. A la mayoría los conocí de tan chicos, que ahora los veo con 40 o 50 años y me resulta increíble haber transitado una vida junto a ellos”.

   3. “En 1985 me recibí de profesor de Educación Física y me surgió la posibilidad de trabajar en el Centro Luis Braille con muy poco conocimiento de la problemática de los disminuidos visuales y ciegos totales. Fui aprendiendo al lado de cada uno de mis alumnos la forma de ayudarlos a tener una mejor calidad de vida”.

   4. “Aquellas carreras que organizaba ´La Nueva Provincia¨ eran muy emotivas, con todo lo que aportaba un gran amigo como fue ´El Gringo´ Dante Sgrazzutti”.

   5. “Gustavo Barberón, más allá de sus logros deportivos, es un gran amigo, un ser extraordinario, un luchador por algo que debemos trabajar y es reconfortante: los derechos de las personas con discapacidad. Lo conocí en el año 90 en una de las pruebas que organizaba el diario. Gracias a él me ofrecieron trabajar en DUBA con personas con dificultad motriz, en sillas de ruedas. Comencé otra área, con deportes adaptados. Atletismo, natación, bochas”.

   6. “Entre 2004 y 2008 rendí para ser técnico nacional y lo fui en la disciplina de atletismo, entrenando a deportistas con parálisis cerebral. Otra gran experiencia”.

   7. “Tuve vivencias fabulosas. Llegar a conocer el alto rendimiento y la posibilidad de viajar a muchas competencias internacionales, de conocer países… Haber estado en los Juegos de Barcelona del ’92 donde tuve el orgullo de acompañar a Miguelito Cibelli que clasificó en su categoría de ciegos en 100 y 200 metros, también en los Juegos de Sidney, en los que empecé a viajar con Perlita Muñoz; luego en los de Atenas y los de Beijing, en un Campeonato Mundial en Holanda, en los Juegos Parapanamericanos de México. Lo bueno es que volvía de esas enormes experiencias a mi trabajo en las escuelas, a Las Tres Villas. A mi realidad”.

   8. “Soy un ferviente defensor de lo público, del sistema educativo. Allí es donde se produce la primera inclusión de las personas con discapacidad. Y lo propio sucede con las Escuelas Especiales que contienen a aquellos que no pueden ser incluidos en establecimientos comunes en los diferentes niveles. Siempre con un equipo contenedor desde la faz directiva y de infraestructura, recibiendo a la persona”.

   9. “Falta mucho aún, pero la sociedad está aprendiendo a no discriminar. Lamentablemente siguen estando esas barreras arquitectónicas y continúan siendo insuficientes las salidas laborales para personas con discapacidad”.

  10. “Tengo claro que no todas las personas con discapacidad pueden insertarse en el ámbito laboral. Por fortuna existen instituciones como los Centros de Día y los talleres protegidos que producen y trabajan con muchísimo esfuerzo para contenerlos y potenciar sus habilidades, como Alborada, el Taller Santa Rita, la panificadora Nuevo Sol, Crecer. Todo a pulmón. Falta que el Estado esté más presente. Y los privados también”.