Bahía Blanca | Domingo, 26 de junio

Bahía Blanca | Domingo, 26 de junio

Bahía Blanca | Domingo, 26 de junio

¿Por qué se debió adelantar la vacunación antigripal en Bahía Blanca?

Los cuidados extremos por el COVID-19, algo que no se produce con rigurosidad en la actualidad, terminaron con dos años casi sin contagios.

Guillermo D. Rueda / grueda@lanueva.com

   Tras el arribo de la primera tanda de las 408.000 vacunas que adquirió el Gobierno provincial para distribuir en todo el territorio, en los últimos días de este marzo comenzó la vacunación antigripal en nuestra ciudad.

   Se trata de una partida de H3N2, que se distribuyó en los hospitales municipales de Región Sanitaria 1 y en el provincial Penna.

   Incluso, a Región Sanitaria 1 este miércoles 30 llegaron las antigripales pediátricas, previstas para quienes tienen entre 2 y 24 meses.

   “Los contagios generalmente se producen a fines del otoño, o en el invierno, pero en esta ocasión empezaron antes y afectan, principalmente, a niños y niñas”, sostuvo el Lic. Laureano Alimenti, director asociado de Región Sanitaria 1, con sede en nuestra ciudad.

   “Por eso le pedimos al ministerio de Salud que adelante la provisión para los grupos de riesgos. Por fortuna, la primera tanda llegó en tiempo y en forma”, sostuvo.

“¿Por qué se adelantó? Porque estuvimos dos años con el cuidado para el COVID-19 que, para estas otras enfermedades respiratorias, suelen ser excesivos”, dijo Alimenti.

   “Un virus respiratorio de la característica de la influenza, que se protege con barbijos, resulta una excelente medida y provoca que no se genere ningún brote. Y no sólo respecto de enfermedades respiratorias”, comentó.

   “Al existir una enorme pared inmunitaria se generó que, en los descansos en los que nos hemos sacado el barbijo, porque en algún punto nos relajamos, se adelantaran los casos”, sostuvo.

   El Lic. Alimenti —en diálogo con La Nueva.— también citó la experiencia de Brasil con la influenza en este año.

   “Hace un mes y medio tuvieron un brote con una cantidad importante de contagios, más que nada porque ellos tienen otros protocolos respecto de medidas sanitarias”, comentó.

   El funcionario recordó que, en primer término, la vacunación antigripal es para el personal de salud y se concreta en hospitales municipales y provinciales y en los primeros niveles de las secretarías de Salud.

Lic. Laureano Alimenti, director asociado de Región Sanitaria 1.

   “Cuando se termine, se comienza con las personas mayores de 65 años, quienes siguen en orden de prioridad”, agregó.

   “La idea es lograr una cobertura mayor de vacunación, o semejante, al 95 % en cada uno de los subuniversos”, dijo.

   La distribución de las vacunas en el territorio bonaerense es en proporción a la cantidad de personas vacunadas el año anterior. Por razones obvias, para esta ocasión se tomó la referencia del año 2019.

   La aplicación es gratuita para los grupos de riesgo, porque pueden conllevar neumonías y otras enfermedades; es contemplada, por otro lado, también como optativa.

   “Para el resto de la población no se ha considerado. Está comprobado científicamente que no se corren riesgos”, explicó.

   Más allá de esta cobertura del Estado, las obras sociales de la mayoría de los sindicatos adquieren vacunas en forma directa para sus afiliados.

   En cuanto a la simultaneidad de aplicación de la antigripal y la del COVID-19, el Lic. Alimenti dijo que, hoy, se pueden recibir las dos al mismo tiempo.

   “En principio se extendía el tiempo entre ambas dosis en un mes; luego fueron 15 días y, mientras tanto, se medía científicamente si había dificultades. No pasó nada y hoy cualquier persona puede recibir las dos vacunas en el mismo día”, aclaró.

   De acuerdo con el calendario nacional de vacunación, la antigripal se incluye para los siguientes grupos:

—Personal de salud: una dosis anual.

—Personas de 65 años, o más: una dosis anual.

—Lactantes: primera dosis, entre 2 y 24 meses. Segunda, 4 semanas de la primera dosis. Dosis anual, hasta los dos años de vida, si certifica la primera y segunda.

—Personas gestantes: una dosis, en cualquier trimestre de la gestación.

—Puérperas: una dosis, hasta 10 días posteriores al parto, en caso de no haberla recibido durante el embarazo.

—Personas de 2 a 64 años con factores de riesgo: una dosis anual.

   Son considerados factores de riesgo: obesidad, diabetes, enfermedades respiratorias, enfermedades cardíacas, inmunodeficiencias congénitas o adquiridas, enfermedad oncohematológica, trasplante y/o personas con insuficiencia renal crónica en diálisis, entre otros.

Asistencia, respuesta y articulación, claves en el medio del temporal

   El Lic. Alimenti destacó el trabajo que se hizo, desde Región Sanitaria 1, en oportunidad del temporal acaecido en nuestra ciudad este 24 de marzo.

   “En la tarde de ese mismo día trabajamos con Maximiliano Núñez Farina (NdR: también director de RS 1); con las autoridades del ministerio de Desarrollo Social y con la secretaría de Salud de Bahía Blanca”, contó.

   “Nos comunicamos con Ezequiel Jouglard, ya que Pablo Acrogliano estaba de viaje; articulamos la información e hicimos un equipo de 24 agentes sanitarios distribuidos en seis equipos, que integraron promotores de salud, enfermeros, psicólogas y trabajadores sociales”, sostuvo.

   “También dispusimos de dos móviles, que se enviaron desde el ministerio de Salud, especialmente adecuados para manejar la contingencia climática por los barrios y de un equipo de asistencia mental para aquellas personas que habían perdido todo y necesitaban una escucha más activa, que nos acercó la Dirección de Emergencia provincial”, añadió.

   Los equipos hicieron una búsqueda activa —hasta este martes 29— en diferentes barrios, entre ellos Tierras Argentinas, Evita, Ferro, Saladero Boulevard de White, Miramar, Talleres, Spurr, Los Patricios, Puertas del Sur, Más Barrios, Duprat, Vista Alegre, Grümbein, Villa Esperanza, Bajo Rondeau, Barrio Oasis y 17 de Agosto.

   “La idea fue hacer un relevamiento de la situación sanitaria y social de esas familias. Una vez que terminamos, avanzamos con el plan de trabajo. Al final 746 personas fueron relevadas y se hicieron 214 controles de salud”, detalló.

“Se tomaron otras demandas, que tuvieron que ver con frazadas, colchones, chapas, vigas y tirantes que, luego, fueron giradas al ministerio de Desarrollo Social”, afirmó el Lic. Alimenti.

   “Ahora estamos terminando de armar el informe epidemiológico, que constará de la construcción de la información a partir de los datos relevados”, agregó.

   “Y tenemos pensada la segunda etapa desde Región Sanitaria 1, que es la asistencia, respuesta y articulación con la secretaría de Salud y con el hospital Penna”, aseguró.