Bahía Blanca | Miércoles, 01 de febrero

Bahía Blanca | Miércoles, 01 de febrero

Bahía Blanca | Miércoles, 01 de febrero

Aguas del Río Negro: los intendentes pidieron a la Provincia que fije una postura técnico-legal

Héctor Gay, Mariano Uset, Carlos Bevilacqua y José Luis Zara solicitaron que la Asesoría General de Gobierno se expida sobre el derecho de la Provincia a disponer para sí una parte del recurso. 

Fotos: Archivo La Nueva.

Juan Ignacio Schwerdt / jschwerdt@lanueva.com

   Los cuatro intendentes de la región que se encuentran trabajando juntos para lograr que Buenos Aires acceda a la cuota de agua que le corresponde del río Negro solicitaron formalmente a la gobernación que fije una postura técnico-legal sobre el derecho que tiene la Provincia a reclamar para sí una parte del recurso.

   A fines de octubre, en una reunión que mantuvo sobre este tema con los jefes comunales Héctor Gay (Bahía Blanca), Mariano Uset (Coronel Rosales), Carlos Bevilacqua (Villarino) y José Luis Zara (Patagones), el gobernador Axel Kicillof había manifestado un fuerte respaldo a la iniciativa de fijar, de una vez por todas, el cupo de agua que le corresponde a la Provincia.

   En ese encuentro los intendentes le plantearon al gobernador la necesidad de dar avance a un acuerdo con sus pares de Río Negro (Arabela Carreras) y Neuquén (Omar Gutiérrez) y, al mismo tiempo, empezar a trabajar en un estudio integral que permita determinar qué obras se deberían ejecutar para dotar a los cuatro distritos de agua para consumo humano y para uso “productivo e industrial”. La respuesta de Kicillof fue positiva.

   “Nos reunimos con los intendentes para conversar sobre la disponibilidad del cupo de agua de Río Negro para la provincia de Buenos Aires. Un recurso fundamental para el desarrollo de toda la región”, publicó en su cuenta de Twitter el mandatario provincial tras el cónclave.

   De inmediato se alzaron voces en contra en las provincias vecinas. Una de ellas fue la del senador nacional rionegrino Martín Doñate.

   “Se lo dije a María Eugenia Vidal y se lo repito al compañero Axel Kicillof: no vamos a ceder ante esa vieja idea de la dictadura de robarnos aguas del río Negro para llevarla a Buenos Aires. Nos tienen hartos la corporación del puerto de Bahía Blanca y sus intereses”, posteó.

   “Nunca seremos los regadores de la pampa húmeda rica bonaerense, ni tenemos vocación de patio trasero. Nuestro compromiso y vocación inclaudicable son defender a Río Negro y cuidar sus recursos estratégicos para el desarrollo de nuestra provincia”, añadió.

   El presidente de la Liga de Concejales del Frente de Todos en Río Negro, Luciano Ruiz, también arremetió contra “el poder concentrado de Bahía Blanca”, el cual –dijo- “tiene que entender de una buena vez por todas que el río Negro nos pertenece y que no vamos a permitir ningún avasallamiento en nuestro soberanía”.

   “Así como estuvimos en contra del intento de robar nuestra agua por parte de la gobernadora Vidal, volvemos reiterar la defensa a ultranza nuestro preciado recurso, hoy, mañana y siempre, gobierne quien gobierne en la provincia de Buenos Aires y la Nación. Queremos dejar un mensaje claro con esto: el río negro es de y para las y los rionegrinos”, añadió.

   En la región recibieron con estupor estas y otras expresiones similares. No sólo por los errores conceptuales que encierran –como la idea de que esta zona forma parte de la “pampa húmeda rica bonaerense” o de que el proyecto de utilizar el agua del río es “de la dictadura”-, sino también por el desconocimiento absoluto de los derechos que tiene Buenos Aires por ser provincia ribereña.

   “Nos preocupa que muchos dirigentes se expresan como si el río fuera propiedad exclusiva de las provincias de Río Negro y Neuquén, desconociendo los derechos que tiene Buenos Aires sobre el curso de agua”, dijo a La Nueva. el intendente de Villarino, Carlos Bevilacqua.

   Para los intendentes, estos planteos son insólitos y se desploman desde el mismo momento en que Buenos Aires ocupa un sillón en el organismo que regula el uso del río, que es la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC).

   De la misma forma, para los jefes comunales resulta inadmisible que se pretenda cercenar el derecho que tiene Buenos Aires a definir por sí misma en qué utilizará el cupo que le corresponde del río Negro.

   “Ya hemos dicho hasta el cansancio que la prioridad es el consumo humano, pero más allá de eso también podría haber proyectos productivos e industriales a evaluar”, dijo Bevilacqua.

Guillermo Jelinski, subsecretario provincial de Recursos Hídricos.

Fijar postura

   Ante la perspectiva de que la discusión con las provincias vecinas siga creciendo, los jefes comunales le solicitaron esta semana al subsecretario provincial de Recursos Hídricos, Guillermo Jelinski, que dé intervención a la Asesoría General de Gobierno.

   Los intendentes pidieron que la Asesoría General “tome intervención y formule sus opiniones jurídicas sobre el acuciante tema de la utilización del curso de agua Río Negro, y su aprovechamiento por parte de la provincia de Buenos Aires como titular del mismo”.

   Mencionaron que desde hace años, y especialmente en los últimos meses, se viene trabajando con la subsecretaría de Recursos Hídricos en un plan que permita “el aprovechamiento de un recurso tan escaso y tan necesario para los habitantes de nuestra región”.

   En este marco, consideraron prioritario que la Provincia, a través de sus organismos técnicos, pueda “manifestar su posición formal” en relación “con los recursos estratégicos para la vida de los vecinos bonaerenses”, y puntualmente sobre el uso de este recurso para “consumo (humano), productivo e industrial”.

   Algunos de los intendentes están convencidos de que la discusión con las provincias vecinas seguirá escalando, y no descartan que incluso llegue a la Justicia. En ese escenario, el dictamen de la Asesoría General de Gobierno constituirá un elemento clave para defender la postura de los bonaerenses.