Bahía Blanca | Sabado, 13 de abril

Bahía Blanca | Sabado, 13 de abril

Bahía Blanca | Sabado, 13 de abril

Fue capitán de Villa Mitre, pudo ser rival en la final y, después de todo, hará el aguante desde afuera

Héctor "Loro" González jugó la última temporada en Sarmiento de Resistencia, cayendo en semifinales ante Racing de Córdoba. "Estoy confiado de que a Villa Mitre se le puede dar", dijo el defensor.

Capitán y gol, el Loro festeja uno de sus tantos en Chaco.

   Por Mikel Iñurrategui / minurrategui@lanueva.com

 

   Durante muchos años, fue uno de los referentes máximos del club. Alcanzaba con decir su apodo (Loro) para saber que se estaba hablando de Héctor Alejandro González y, también, de Villa Mitre.

   El defensor nacido en Lamarque e hijo adoptivo del tricolor, dejó la institución a inicios de 2021 luego de perder la escandalosa final ante Güemes y tras caer en los playoffs frente Deportivo Madryn.

   Con el sueño trunco del ascenso, el Lorito decidió armar las valijas y volar primero hacia la B Nacional (San Telmo) y en la última temporada aterrizó en Sarmiento de Resistencia, donde se ganó su lugar e incluso tuvo el privilegio de llevar la cinta de capitán.

   En el equipo chaqueño, llegó a ser semifinalista del actual Federal A donde cayó ante Racing de Córdoba, rival de la Villa en la definición del domingo.

   Su camino y el de Villa Mitre estuvieron a un paso de cruzarse otra vez...

   "Fue una experiencia muy linda, la verdad que la pasé bien. Es una ciudad hermosa y un club muy grande. Quedé dolido porque queríamos llegar a la final, pero bueno, dimos lo mejor posible y llegamos a semifinales. Creo que están en la final dos grandes candidatos. Ahora, obviamente, hay que mirar la final y alentar a Villa Mitre. Nosotros le tenemos mucho afecto al club, mí señora (Romina) está como loca, ella es fanática, y estamos haciendo lo posible para ir a ver la final", le contó el Loro a La Nueva. desde la calurosa Chaco.

En Sarmiento llegó a vestir la cinta y mostró un gran rendimiento.

   Mientras ultima detalles personales para cerrar la temporada y espera novedades respecto de su futuro, que podría ser nuevamente Resistencia, la familia González-De Poli intenta organizar el viaje hacia Villa Mercedes para decir presente en La Pedrera.

   "Esta semana con mi señora estuvimos tratando de organizarnos. Nosotros ya estamos licenciados y estamos acomodando todo para poder estar ahí", señaló el defensor de 30 años.

   "Siempre sigo a Villa Mitre -agregó-. Hablo con todos los chicos, con Manchafico nos pedíamos información sobre los delanteros. La verdad que siempre lo sigo y me pone muy contento que esté nuevamente en otra final, ojalá Dios quiera que este sea el año para que Villa Mitre pueda estar en la B Nacional", se ilusionó el Loro, quien jugó 355 con la tricolor y marcó 28 goles.

En familia: Romina, el Loro e íker.

   Pese a ser una pieza importante en el equipo chaqueño, que terminó segundo en el grupo de los equipos del norte, González se perdió los últimos partidos por un desgarro en el aductor.

   "Si llegábamos a la final -admitió- esta semana iba a trabajar con pelota para tratar de estar".

   -Loro, ¿con qué rival se va a encontrar Villa Mitre?

   -Racing es un gran equipo, lo viene demostrando hace varios años. Es un equipo duro, muy difícil. Yo le decía a Manchafico que tiene delanteros y volantes muy picantes. Están constantemente en juego, se va la pelota afuera y sacan rápido, no esperan. La verdad que será un rival difícil. Va a ser una linda final. Estoy confiado en que a Villa Mitre se le puede dar.

El Loro festeja uno de sus 28 goles con la tricolor.

   -¿Pudiste hablar con los chicos estos días, qué les dijiste?

   -Que disfruten esta final. Ellos están confiados de que pueden ganar, como todo jugador. Pero la charla fue así, de que disfruten esta final y pasándole información de los delanteros y el equipo rival para que tengan precaución.

   -Sabés que si podés llegar a San Luis, la gente te va a recibir de la mejor manera.

   -Sí, yo extraño muchísimo, me encantaría poder estar ahí. También me hubiera gustado estar dentro de la cancha, pero Dios quiso que sea así y trataré de hacer fuerza de afuera como lo hago siempre.

En El Fortín y aquella recordada tarde en Córdoba

   El Loro González estuvo presente en las últimas dos finales que jugó Villa Mitre por un ascenso.

   La primera de ellas fue ante Rivadavia de Venado Tuerto en 2015, para que la Villa regresara al Torneo Federal A, tras caer 1 a 0 en la ida y ganar 3 a 1 en El Fortín.

Un Fortìn colmado vivió, ante Rivadavia, el primer ascenso en Casa. El Loro, presente.

   La última, la recordada final ante Güemes de Santiago del Estero, cuando en el marco de un pésimo arbitraje, el Loro vio la roja a los 25 minutos.

   Luego, en el equipo santiagueño ganaría por penales (4 a 2), tras el 1 a 1 en el tiempo regular.

El Loro en aquella tarde ante Güemes.

   -Viendo a Villa Mitre en otra final, ¿cuántas veces se te cruzó por la cabeza aquella tarde con Güemes?

   -Era algo soñado, siempre se sueña con jugar finales. A mí me dolió mucho irme de Villa Mitre, es la realidad. Cuando me fui del club, después de que perdimos esa final, me dolió mucho. Más que no la pude disfrutar, no la pude jugar. Después me he cruzado al árbitro (Lucas Novelli Sanz) y al juez de línea y los dos se me acercaron a pedirme disculpas. Pero eso me dolió muchísimo, por eso uno a veces tiene que tomar decisiones. Pero verlo de vuelta en una final me pone feliz.

   -¿Crees que aquella final les puede servir de experiencia a los chicos que están ahora?

   -Sí, obviamente. Ir jugando te da experiencia y eso es importante y por lo que estuve viendo los árbitros no influyeron en semifinales, fueron muy parejos. Y pienso y creo que en esta final no se van a ensuciar las manos, el que mejor juegue y mejor esté se va a llevar la final y el ascenso.

Lo que pasó y lo que viene

   Si bien aún no definió su futuro, existe la posibilidad de seguir otra temporada en Sarmiento de Resistencia. Aunque por ahora prefiere esperar para, una vez con todas las ofertas sobre la mesa, tomar la mejor decisión para él, su familia y su carrera.

   -¿Qué balance hacés de la temporada a nivel personal y también colectivo?

   -Positivo, la verdad que muy positivo. En lo personal me fue muy bien, estoy contento por el rendimiento que tuve acá y la experiencia que hice. Nunca había jugado la Zona Norte y la verdad que la noté muy competitiva.

   -Llegaste a llevar la cinta pese a llegar hace poco al club, me imagino que eso es importante.

   -Uno cuando se va de ciudad natal, porque yo soy de Río Negro (Lamarque), pero Bahía ya era como mi casa, siempre es algo nuevo. Pero todo fue positivo. Haber tenido la cinta en un club como Sarmiento es un lindo reconocimiento al esfuerzo que hace uno, siempre laburo día a día para estar en mi mejor momento.

   "Por eso estoy contento en lo personal y en lo grupal, porque el año pasado Sarmiento no había clasificado y este año nos metimos en una semifinal. Antes de venir estuve una semana sin dormir pensando en qué hacer, fue una decisión difícil, no era fácil bajar de categoría porque sabemos lo difícil que es subir, pero era una oportunidad que no podía desaprovechar. La tomamos en conjunto con mi familia, decidimos venir y no nos equivocamos, porque fue un año muy lindo aunque no pudimos lograr el objetivo pero fue muy positivo en todo sentido. Estamos muy contentos".

   -Más allá del rumbo que tome tu carrera a corto plazo, la idea es volver algún día a Villa Mitre, ¿no?

   -Sí, siempre dije que en algún momento iba a volver. Después es como todo, son negociaciones y en su momento se verá. Todavía no me han llamado, pero calculo que en algún momento volveré a Villa Mitre.

   Casi le toca estar adentro de la cancha pero con otra camiseta. Finalmente el Loro González estará junto a Villa Mitre, aunque esta vez apoyando desde afuera.