Bahía Blanca | Martes, 06 de diciembre

Bahía Blanca | Martes, 06 de diciembre

Bahía Blanca | Martes, 06 de diciembre

La trágica historia del "Ciudad de Bahía Blanca"

Fue el primer avión Avro 748 de Aerolíneas. Comenzó a volar en febrero de 1962. Ocho años después llegó su inesperado final durante una tormenta en el Chaco.

Emmanuel Briane - La Nueva.

Por Mariano Buren / elpais@lanueva.com

   -Señor Presidente, un minuto por favor -pidió el fotógrafo oficial, mientras terminaba de encuadrar la imagen para que las siete personas que iba a retratar aparecieran correctamente alineadas.

   Arturo Frondizi se quedó quieto, con las manos superpuestas a la altura del abdomen, y esbozó un gesto que intentaba parecerse a una sonrisa.

   No eran tiempos fáciles para el entonces mandatario. Faltaban apenas 48 días para que un golpe de Estado pusiera fin a su gobierno, jaqueado por las dificultades económicas, los constantes planteos de las fuerzas armadas y las crecientes tensiones por las elecciones legislativas en la que volvería a competir el peronismo después de siete años de proscripción.

   Sin embargo aquella mañana del viernes 9 de febrero de 1962 era un momento relativamente distendido para Frondizi. Se trataba, después de todo, del acto de bendición y bautismo de las flamantes adquisiciones de Aerolíneas Argentinas: un Caravelle francés denominado "Aldebarán", en homenaje a la estrella más brillante de la constelación de Tauro, y un Avro 748 inglés que fue denominado "Ciudad de Bahía Blanca", en reconocimiento a que “la primera línea cubierta por este tipo de aviones se estableció entre Buenos Aires y nuestra ciudad”, según precisó La Nueva Provincia.

Archivo La Nueva.

   El fotógrafo logró finalmente que todos los invitados a la ceremonia, realizada en los talleres del aeropuerto de Ezeiza, miraran hacia el lente e inmortalizó la breve escena, que fue publicada al día siguiente en varios matutinos del país.

   "En el Aeropuerto Internacional de Ezeiza fue bendecido, por el obispo coadjutor de Lomas de Zamora, monseñor Alejandro Schell, el primer avión Avro 748, matrícula LV-HGW 'Ciudad de Bahía Blanca'. En la nota aparecen el señor Ricardo S. Caviglia (en representación del intendente bahiense); el Dr. Arturo Frondizi; el obispo de Morón, monseñor Miguel Raspanti; el secretario de Aeronáutica, brigadier Jorge Rojas Silveyra; y otras autoridades nacionales y de la empresa estatal", detalló este diario.

   En la imagen no figura, pero en ese acto también estuvo presente “la señora Luisa Bajnoff de Taicher, esposa del entonces gerente de mantenimiento e ingeniería de la empresa”, quien había sido elegida como madrina del avión.

AGN

   El flamante Avro, un turbohélice para 40 pasajeros con una autonomía de vuelo cercana a los 1500 kilómetros, formaba parte de un lote de nueve aeronaves que la compañía de bandera había comprado un año antes a la firma británica Hawker Siddley Aviation Limited, con el objetivo de mejorar la eficiencia en sus rutas de cabotaje con un menor costo operativo.

   “Los Avro 748 eran excelentes aviones. Lo que pasa es que, para la época en que los compró Aerolíneas, todavía estaban en etapa de pruebas. Entonces, más allá de que ya estaban certificados para volar, había ciertas cosas que estaban por mejorar, como algunos diseños complicados que trajeron inconvenientes cuando empezaron a operar regularmente, como los cerrojos de las puertas o ciertas áreas de inspección de las alas”, cuenta Gonzalo Carballo, historiador e investigador de la avión comercial en Argentina y uno de los creadores del blog especializado Línea Ala.

   El viaje inaugural del LV-HGW se programó para el lunes 12 de febrero: fue un vuelo protocolar al aeródromo de Villa Harding Green, en donde fue recibido por una comitiva local que encabezaron el intendente interino Enrique Lingeri-Prat y el gerente de la sucursal bahiense de Aerolíneas, Ovidio Corinaldesi.

Blog Línea Ala

   Tres días después, comenzó sus operaciones comerciales con un servicio al balneario uruguayo de Punta del Este y, apenas dos semanas más tarde, fue incorporado a la ruta Buenos Aires-Bahía Blanca, con una regularidad de cinco frecuencias semanales.

   “En el vuelo inicial, la distancia entre ambas ciudades de 601 km, fue cubierta en 2.15 horas”, detalló Carlos Abella, en un completo artículo sobre la historia de los Avro para la página Roll Out.

   “El avión estaba equipado con radar RMT doble y VOR. Pero no contaba con piloto automático a pedido de Aerolíneas. Sin embargo el vuelo del avión era muy estable y la carencia pasaba inadvertida. Las plantas de poder, los motores Dart 6, eran extraordinariamente buenos, y casi hicieron olvidar lo que era una falla de motor (...) los técnicos de Aerolíneas (…) bautizaron al Avro 748 como ‘Perdiz’, debido a que volaba bajo, con saltos cortos haciendo mucho ruido”, agregó Abella.

Blog Historias Individuales

   Más allá de que los nueve Avro 748 comprados se encontraban en funciones operativas desde 1963, con destinos habituales como Buenos Aires, Bahía, Mar del Plata, Esquel, Rosario, Santa Fe, Corrientes, Mercedes, Posadas, Punta del Este y Asunción del Paraguay, entre otros, una preocupante serie de incidentes generó dudas acerca de las condiciones de seguridad que ofrecían.

   Uno de los primeros percances sucedió el 2 de enero de 1963, cuando justamente el “Ciudad de Bahía Blanca” sufrió un 15 % de daños en su estructura durante un viaje a Esquel.

   Las preocupaciones se acrecentaron en julio de 1969 tras el despiste del LV-IEV “Ciudad de Gualeguaychú” en Harding Green, debido a una mala aproximación nocturna por instrumentos, y crecieron todavía más en noviembre de ese año, cuando el LV-HHI “Ciudad de Río Gallegos” tuvo un serio contratiempo en cercanías de Santa Rosa, aunque en ambos casos todos los pasajeros y sus respectivas tripulaciones sobrevivieron.

   Desgraciadamente, lo peor estaba por llegar.

Archivo La Nueva.

   “Aerolíneas Argentinas lamenta informar sobre la pérdida de su avión AVRO 748 ‘Ciudad de Bahía Blanca’ matrícula LV-HGW, mientras cumplía anoche el vuelo AR-707 y a poco de decolar del aeropuerto de Cambá-Punta, Corrientes”, informó un comunicado de la empresa, pocas horas después del hallazgo de los restos del avión en el paraje chaqueño de Loma Alta, a unos 35 kilómetros al sur de Resistencia.

   El vuelo había partido a las 17.21 del miércoles 4 de febrero de 1970 desde Asunción del Paraguay, realizó una escala en Formosa, de donde partió a las 18.34 para arribar a la ciudad de Corrientes a las 19.01. La nave, que transportaba a 35 pasajeros y 4 tripulantes, tenía establecido como plan de vuelo que la siguiente parada sería en Rosario, antes de emprender el último tramo hacia el Aeroparque porteño.

   “Fue demorada la partida a la espera de una mejora en las condiciones meteorológicas y, recibido el parte adecuado, prosiguió el vuelo con despegue a las 20.46. Nueve minutos después se perdió contacto radioeléctrico con esa máquina”, especificó el texto oficial de la compañía aérea.

Archivo La Nueva.

   De acuerdo al informe de la Junta de Investigación de Accidentes de Aviación Civil (JIAAC), el “Ciudad de Bahía Blanca” se enfrentó con “una línea de inestabilidad de intensa actividad con cumulonimubus y cumulus potentis y congestus” y puntualizó que el piloto le informó al operador de Resistencia que atravesaría la tormenta “por el radial 205” y que finalmente se perdió “todo contacto con el avión a las 20:55”.

   La falta de contacto radial del LV-HGW puso en alerta al Centro Coordinador de Resistencia que, a las 21.22, declaró al vuelo en emergencia. Poco después de las 22 se lanzaron los servicios de búsqueda y salvamento con la colaboración de personal de Chaco, Corrientes y Santa Fe.

   "Las tareas de búsqueda realizadas esa misma noche no dieron resultado alguno, pero a las 9:30 horas del día siguiente 5 de febrero de 1970 se informó que el avión había sido localizado (...) totalmente destruido e incendiado, sin sobrevivientes", remarca el informe de la Junta de Investigación. 

   Durante las primeras horas de rastreo se temió por la delegación de Boca Juniors, que debía regresar en un vuelo desde Asunción tras la disputa de un partido amistoso contra Olimpia. Sin embargo, rápidamente se confirmó que una tormenta había forzado a postergar el encuentro. 

   Lo mismo sucedió con la cantante brasileña Núbia Lafayette, que tuvo que reprogramar su actuación en la capital paraguaya por las lluvias, antes de seguir su gira por Buenos Aires.

   “La aeronave hizo violento impacto primeramente contra una arboleda e inmediatamente contra el terreno, en una zona inhóspita (...) cuyas características principales son: terreno bajo que se inunda con las crecientes del río Paraná, con grandes palmeras, espartillos y maleza variada. Los restos quedaron diseminados en una extensión de 250 m. y se incendiaron en forma prácticamente total”, completa la JIAAC.

Diario El Litoral

   El accidente del Avro 748 LV-HGW "Ciudad de Bahía Blanca" sucedió en la que fue una de las peores semanas en la historia del transporte argentino. 

   Tan sólo tres días antes, el domingo 1 de febrero, dos formaciones del ferrocarril Mitre chocaron en la localidad de Benavídez, al norte del conurbano bonaerense, provocando la muerte de 236 personas y más de 400 heridos.

   Y dos días después de la tragedia áerea, el viernes 6, un ómnibus que trasladaba al plantel del club Temperley hacia Mar del Plata chocó de frente con otro micro en la ruta 2, a la altura de Lezama, con un saldo de 6 muertos y 40 heridos.