Bahía Blanca | Viernes, 20 de mayo

Bahía Blanca | Viernes, 20 de mayo

Bahía Blanca | Viernes, 20 de mayo

Comunicar en la ciudad de la furia

   Comunicar con claridad es clave para ayudar a enfrentar los cortes del servicio.

   Es el verano. El responsable de dejar en claro las limitaciones que tiene las empresas de servicios para atender una demanda que como consecuencia de las elevadas temperaturas se eleva de manera exponencial.

   La segunda semana de enero tuvo una seguidilla de días tórridos, de más de 40 grados, con lo cual el suministro de agua se vio interrumpido o afectado en decenas de barrios mientras que los cortes de electricidad se multiplicaron en cientos de cuadras.

   Los planes de contingencias, las cuadrillas asignadas a las reparaciones y todo un cúmulo de respuestas pensadas a lo largo del año tampoco resultaron totalmente efectivas, porque las necesidades superaban con creces la capacidad de respuesta de las empresas.

   A esto debe sumarse la pandemia de Covid, que lejos de empezar a quedar en el pasado ha encontrado su momento de mayor cantidad de contagios, con una nueva cepa pero también con una época en que los cuidados y las reuniones multitudinarias se hacen con un relajamiento completamente perjudicial.

   Lamentablemente tanto EDES como ABSA exigen inversiones onerosas para atender el crecimiento de la ciudad, la suma de nuevos artefactos, los usos desmedidos en el consumo, que lejos están de concretarse en el corto plazo.

   Asumida esta realidad, con resignación y enojo claro, se les ha pedido a las empresas, a través de las autoridades municipales y legislativas, mantener un adecuado plan de comunicación con los usuarios.

   Un corte de energía, por caso, genera delicadas situaciones en viviendas y comercios y las decisiones que pueden tomar sus moradores se relacionan con el posible tiempo de extensión del mismo.

   Por eso es clave saber si el estimado del mismo es de tres horas o es de 24. Ese conocimiento, que sí está al alcance de las empresas, puede servir además para generar menos angustia e incertidumbre entre los sufridos vecinos.