No debió haber sucedido

“Carrio renunció, nosotros no lo echamos”, dijo el presidente de Liniers

17/8/2021 | 19:44 |

Un altercado con un dirigente, el domingo minutos después de la derrota  frente a Huracán por el torneo local, fue el desencadenante para que Walter hoy no sea más el técnico del primer equipo albinegro. “Lamentablemente perdimos al mejor entrenador de la Liga del Sur”, señaló el titular del club de la Avenida.  

Fotos: Emmanuel Briane-La Nueva.

Por Sergio Daniel Peyssé / peche1503@hotmail.com

   El domingo Liniers perdió de local con Huracán 4-2 y horas después del partido, Walter Carrio, con todo el dolor del alma, le comunicaba vía telefónica a Carlos Pablo, presidente del club de la avenida, que renunciaba a su cargo de entrenador del primer equipo albinegro.

   ¿Qué pasó? Antes que nada, el titular del “Chivo” aclaró que la decisión del DT los tomó por sorpresa y, para acallar rumores, indicó que “nadie del club lo echó o pretendía echarlo”, argumentado que el alejamiento de Carrio no fue una consecuencia de los resultados deportivos ni tampoco estuvo relacionada a una disconformidad institucional por el trabajo que él y su cuerpo técnico venían desarrollando.

   Hubo un hecho puntual por el que Carrio determinó no seguir al frente del conjunto principal, que sucedió dentro de la entidad, en los minutos posteriores a la derrota frente al Globito del bulevar y en el que Pablo no quiso hacer demasiado hincapié más allá de reconocer que los rumores que circulan en el ambiente futbolístico local tienen un alto grado de veracidad.

   Supuestamente, el dirigente Sebastián Urtizberea (vocal titular), tuvo un entredicho con Carrio cuando éste dejaba el estadio Alejandro Pérez, y ese cruce de palabras derivó en una agresión física de parte del directivo, quien se encontraba solo en el lugar ya que los demás integrantes de la CD que habían ido a ver el encuentro se habían retirado.

   “Fue un momento muy triste, tenso, que no tendría que haber sucedido”, señaló el “presi”, agregando además que “ese dirigente no actuó en representación del club, traspasó los limites por una cuestión personal con Carrio, siempre refiriéndonos a un contexto netamente deportivo”.

   Lo que pudo averiguar La Nueva. es que el hoy ex DT de Liniers, al ser atacado por Urtizberea, no reaccionó, agarró su mochila y se fue caminando hacia la salida (avenida Alem 1089) para que la situación no pase a mayores.

   “Es un caso inadmisible para cualquier dirigente e institución, y más para Liniers, que pregona todo lo contrario: la familia, la contención, los valores, un club comprometido con el rol social, una entidad formadora de personas y con gente que siempre suma, ya sea estando, trabajando o acompañando”, deslizó el titular albinegro.

   --¿Hablaste con Urtizberea, qué decisión va a tomar el club?

   --Me comunicó que estaba arrepentido y que en la próxima reunión de Comisión Directiva va a poner a disposición la renuncia. De parte del club no sé qué sucederá, vamos a esperar a tener un encuentro presencial en la sede para evaluar lo que sucedió, que es grave, por supuesto. Por el momento estoy shockeado por el incidente; no fue una situación cómoda ni un hecho que puede pasar desapercibido. Seba cometió un error, lo pudo la situación, y ya pidió perdón; no somos nadie para crucificar al que se equivoca. Hablaremos con él, como corresponde.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   “Después del altercado, Walter me llamó para decirme que renunciaba, que no había vuelta atrás. Charlé unos minutos con él, traté de buscarle la vuelta para que deponga su actitud, para que no actué en caliente, pero no hubo caso. Me aclaró que estaba realmente mal, muy afectado por la situación y que hechos como esos no los puede aceptar de ninguna manera. Me explicó que no se quería ir, pero que era un ciclo cumplido y que su renuncia era definitiva, al igual que la de todo su cuerpo técnico”.

   “Con Sebastián y Walter tengo una amistad. Conozco como trabaja Carrio, desde hace doce años, cuando estaba en las inferiores de Liniers y yo era el encargado del Fútbol Menor. Me duele por eso, por el club y por los jugadores, que se habían acostumbrado a la idea y al estilo que pregonaba  Walter, que en unos meses iba a tener otra chance para ascender al Federal A con más experiencia encima y un equipo que viene jugando junto desde hace un tiempo largo”, describió Pablo.

   Frenando sobre la marcha, el presidente intentó dejar en claro lo que muchos creen que no está claro.

  La primera: “Carrio no se va por resultados deportivos, porque en este momento no son determinantes para nosotros ya que le estamos apuntando al Regional Amateur. Estábamos conformes con el funcionamiento del equipo y la forma de trabajar, además de ser un persona muy derecha, noble y leal”.

   La segunda: “Lamentablemente perdemos al mejor entrenador que tiene la Liga del Sur. Y por bastante diferencia. Walter es un gran profesional, incluso podría estar dirigiendo algunos escalones por encima de la Liga del Sur. Que hoy no esté más es un retroceso a nivel institucional y futbolístico. Es obvio que quiero que Liniers ascienda al Federal A y a la Primera Nacional si es posible, pero lo nuestro va por otro lado, es un proyecto a largo plazo, y perdimos al técnico indicado, al eslabón perfecto para poder cristalizar ese desafío a largo plazo”.

   Y agregó: “No merecía irse así, conoce desde el más chico al más grande en el club, sabe de que juega el pibe de la escuelita y tiene una memoria prodigiosa. Tipos como esos no encontrás a la vuelta de la esquina”.

   --¿Y ahora?

   --Debemos replantearnos un montón de cuestiones. Primero avanzar con calma y pisar sobre seguro. Para el torneo de la Liga fuimos a buscar a Nicolás Ballestero, quien fue ayudante de campo de Carrio y es del club, además de conocer a la mayoría de los jugadores que hoy son parte del equipo de Primera.

   “En relación al Regional, vuelve todo a foja cero, porque hay que elegir a otro entrenador, darle un plazo para que conozca al plantel y que nos informe sobre los puestos a reforzar. Es una pérdida de tiempo que no estaba prevista, sumado a la angustia y a la bronca por lo que pasó.

   --Apuntan todos los cañones al Regional, no sirve otra cosa que ascender

   --Tal cual. Haber perdido de local ante Sporting y Huracán no nos cambia ninguna ecuación; la mirada de la institución está enfocada en el Regional. Somos conscientes que en la Liga contamos con un plantel corto y con muchos juveniles. Junto a Carrio, para esta temporada, habíamos decidido afrontar el certamen de acá con lo que había en el club, y gastar en refuerzos cuando llegue la hora de ponernos a preparar para el Regional.

   Y un último deseo: “la idea es que Walter alguna vez regrese; no sé cuando, pero la idea es que vuelva a trabajar en su club. Si él quiere sabe que lo puede hacer”.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias