Lo condenaron por un asalto que terminó con un tiroteo y una muerte

4/7/2020 | 07:15 |

Luciano Alecsovich recibió una pena de 9 años de prisión por un robo que se cometió, a mediados de 2019, en una vivienda del barrio San Agustín. Un joven que lo acompañaba fue abatido por la policía.

Fotos: Archivo LN.

   Características graves y consecuencias trágicas tuvo un asalto registrado a mediados del año pasado en una vivienda del barrio San Agustín.

   Un joven armado ingresó en la casa, amenazó a una mujer que se encontraba acompañada por su madre y sus tres hijas y finalmente escapó con un teléfono celular que encontró sobre una mesa.

   Poco después, mientras circulaba en moto, fue perseguido por la policía y, tras un tiroteo, su acompañante falleció tras ser alcanzado por una bala.

   En las últimas horas, la justicia bahiense condenó a 9 años de prisión a Luciano Ezequiel Alecsovich por el violento robo que conmocionó a la ciudad en el atardecer del pasado 8 de agosto de 2019.

   En el marco de un juicio abreviado, el juez del Tribunal en lo Criminal N° 1, Hugo Adrián De Rosa, sentenció al joven por el delito robo agravado por el uso de arma de fuego y lo declaró reincidente.

   Previamente, el fiscal Rodolfo De Lucia y el defensor oficial Eduardo Zalba, con la aceptación del procesado, habían acordado la sanción y calificación legal de los hechos.

   Para el magistrado quedó probado que el día de los hechos, minutos después de las 19, el imputado ingresó por una puerta-ventana en una casa ubicada en Necochea al 4000, donde intimidó a la dueña del lugar, quien se encontraba acompañada por su madre y sus tres hijas de 1, 6 y 11 años.

   El ladrón, que vestía de negro, tenía guantes y un pañuelo tapando parte de su rostro, exigió la entrega de dinero y artículos electrónicos, aunque al no encontrar esos elementos terminó escapando con el teléfono de la víctima, quien tenía a su beba en brazos cuando la abordó el asaltante.

   También intentó apoderarse de anillos que tenía colocados la madre de la mujer, aunque al no poder quitárselos desistió y se dio a la fuga junto a un cómplice que lo aguardaba en una moto afuera del domicilio, a modo de campana.

Persecución y disparos

   Poco después de consumado el robo, y tras el aviso al teléfono de emergencias 911, dos efectivos de la Policía Local que circulaban en sendas motocicletas por la zona de Yapeyú y Scalabrini Ortiz advirtieron la presencia de un rodado similar al utilizado por los ladrones, cuyos ocupantes no hicieron caso a la voz de alto y continuaron su marcha.

   La persecución se extendió durante varias cuadras y finalizó en Cambaceres al 2.600, donde los motochorros perdieron la estabilidad y cayeron del rodado.

   Los policías indicaron que el acompañante efectuó varios disparos durante la fuga y que fue abatido luego de apuntar con el arma a uno de los policías, tras caer de la moto.

   El proyectil impactó en el pecho de Rodrigo Ezequiel Parra, quien falleció en el lugar, mientras que Alecsovich fue reducido cuando intentaba escapar corriendo.

   En el mismo escenario fue secuestrada una pistola Bersa calibre 9 milímetros que tenía el joven abatido por el uniformado.

Las pruebas

   Las víctimas declararon en la causa y brindaron detalles del asalto, describiendo la forma en que se encontraba vestido el asaltante y cómo se desarrollaron los hechos.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   La propietaria de la casa detalló que el ladrón le dijo “dame computadoras, dinero, televisor, teléfonos, todo lo que tengas”, pero que al referirle que no había nada de eso en el lugar, el joven tomó un teléfono que se encontraba sobre la mesa.

   Agregó que intentó sacarle los anillos a su madre, pero como no pudo decidió irse, advirtiéndole que “si no decís nada, no pasa nada”.

   Poco después del operativo policial, las damnificadas reconocieron las prendas de vestir que tenía colocadas el imputado al momento de ser atrapado.

   Lo mismo ocurrió en el caso del arma de fuego incautada por los efectivos tras el tiroteo en medio de la persecución.

   A su vez, también lo individualizaron mediante la exhibición de fotografías, ya que el imputado se negó a tomar parte de una reconocimiento en rueda de personas.

La versión del acusado

   Durante la investigación Luciano Alecsovich declaró ante el fiscal Diego Conti y dijo que no tomó parte del asalto.

   Mencionó que ese día estuvo hasta primera hora de la tarde en su casa y que luego salió en su moto para comprar unos materiales de construcción.

   Aseguró que el negocio estaba cerrado y que en esas circunstancias se encontró con Parra, quien le pidió que lo lleve a la estación de servicio ubicada a metros del Bahía Blanca Shopping, para comprar combustible.

   Señaló que regresaron por detrás del cementerio y que fueron interceptados por dos policías que circulaban en moto.

   Explicó que le hicieron señas de luces y estaba a punto de frenar cuando Parra extrajo un arma y comenzó a disparar, por lo que se puso nervioso y aceleró.

   Sostuvo que su acompañante le dijo que no se detuviera y que desconocía que portara una pistola.

   Comentó que el fallecido se movía mucho y que en un momento se le escapó un disparo que le rozó la pierna, por lo que tiró la moto hacia un montículo de tierra.

   Alecsovich describió que los policías se acercaron hacia ellos y que Parra no les estaba apuntando cuando le dispararon.

   “Analizada la prueba merituada, considero que no existen dudas de que el causante es autor del hecho, debido a las constancias colectadas en su contra”, sostuvo el juez De Rosa en el fallo.

   Finalmente, y tal como habían acordado las partes, el magistrado contempló como agravantes la participación de dos personas, el ingreso a un lugar habitado y la condena a tres años de prisión que el sujeto recibió en diciembre de 2016 por un robo calificado.

 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias