Según pasan los años

2/5/2020 | 06:00 |

"Una pregunta que me formulan y cuya respuesta es difícil  en virtud de un presente desconcertante. Se refiere a que pasará en nuestro país luego de la pandemia."

por Ernesto Tolcachier

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

El título de esta nota es el de la melodía del film Casablanca, excelentemente interpretado por Frank Sinatra como “As time goes by”.
Según pasan mis años -el 11 de Septiembre cumpliré 88-,  recuerdo entre sueños el  hermoso mensaje de vida de Humphrey Bogart  e Ingrid Bergman.
Otros me recuerdan a quienes tanto admiraba y admiro como Juan B. Alberdi, Esteban Echeverría y José Ingenieros. Ejemplos de vida y defensa de la institucionalidad, para todas las generaciones. Pero los sueños, sueños son, y mi despertar me sumerge en la realidad.
Regla  general: la imprevisión. En un momento tan difícil, funcionarios tan incapaces. Claro, amigos de poder, suficiente meritocracia.
Absurdos que no derivan en renuncias, renuncias que no son aceptadas .Todo vale en el  camino de la sumisión y la obediencia.
Siempre tuve muy claro, quiénes son los grandes constructores y multiplicadores de la pobreza y la ignorancia. Asimismo su clientela obligatoria del voto cautivo. Y lo mas triste, la subordinación de algunos intelectuales apologistas de esos modelos autoritarios.
Agregaríamos a estos un grupo “selecto” de progres fanáticos , ilustrados en material de esa ideología , ese es su  texto sagrado. 
Una pregunta que me formulan y cuya respuesta es difícil  en virtud de un presente desconcertante. Se refiere a que pasará en nuestro país luego de la pandemia. O cómo será el día después. Un excelente amigo mío se atrevió a darme una respuesta  terminante: “tierra arrasada”. Esa versión tan pesimista no la comparto porque nuestro país tiene recursos  humanos capaces de encontrar una salida digna y racional en  lo  coyuntural y estructural.
Pero mi opinión es que ello no puede lograrse con el sistema implementado y los protagonistas actuales. Si pensamos en que sus actores son un “combo” de políticos fracasados y jóvenes inexpertos sin preparación para la difícil gestión. 
Además temo por una salida autoritaria que, como decía  Raymond Aron, "es el opio de los intelectuales que bregan por regímenes despóticos donde se cancelan derechos individuales en beneficios de los colectivos”. Un primer intento parece vislumbrarse a través de esos defensores del “combatiendo al capital”, descerebrados que ahora promueven absurdos  proyectos de un nuevo impuesto a implementar a través de un burdo cobro de otro gravamen a los que  antes blanquearon. Es decir, en lugar de disminuir o suspender los actuales como las cámaras empresarias y tributarias responsables lo  solicitan constantemente. José Nun dice  que muchos líderes mundiales están aprovechando la emergencia para darse poderes absolutos. A esto lo llaman "tentación totalitaria" donde el líder ocupa el espacio total y desconoce la división de poderes. Agrego mi apreciación al respecto: división muy frágil entre nosotros.
Si ,a la larga, somos los hacedores de nuestro propio destino,  mis sueños a través de los años transcurridos  convergen en una esperanza de superación. 
Donde los derechos individuales, bases del liberalismo, no sean alterados por los defensores de la incorregible tendencia al autoritarismo.
A medida que pasa el tiempo, año tras año, se ensancha  la brecha entre mis sueños y la realidad. 
Entre el renacimiento  y la esperanza en el descanso vital, y  las nubes y la oscuridad del diario presente sombrío. 

Ernesto Tolcachier es abogado. Vive en Bahía Blanca.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias