Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

El hostigamiento a un chico bahiense motiva un proyecto de ley contra el ciberbullying

La idea presentada por el senador Marcelo Feliú (Frente de Todos) pretende obligar a las redes sociales a actuar con rapidez para frenar los casos de acoso virtual contra niños, niñas y adolescentes.

Fotos: archivo-La Nueva.

   El caso de un menor de edad bahiense que sufrió un caso de ciberbullyng a través de las redes sociales motivó al senador Marcelo Feliú a presentar un proyecto de ley para intentar frenar con mayor velocidad y eficacia los acosos virtuales.

   La idea es obligar a las redes sociales a dar de baja con mayor celeridad las cuentas que “desconocidos” crean para burlarse de chicos y chicas en las diferentes plataformas digitales y de esa manera reparar los daños que provocan de una manera más rápida y efectiva.

   El caso que originó este proyecto de ley ocurrió en nuestra ciudad en 2018, cuando un chico del cual no se reveló la identidad comenzó a sufrir un ataque de sus presuntos compañeros de colegio en Instagram. Desconocidos crearon un perfil falso con su nombre, publicaban fotos suyas con comentarios violentos y rápidamente esa cuenta se viralizó y ganó cientos de seguidores.

   Los insultos y agravios contra el menor llevaron a los padres a buscar alguna solución judicial y se inició una causa contra Facebook e Instagram para que se diera de baja el perfil.

   “En una sentencia ejemplar, el juez a cargo de la causa obligó a dar de baja y eliminar de modo inmediato de sus bases de datos y publicaciones la cuenta de la red social con el objetivo de respetar al menor de edad que se vio lesionado gravemente en sus derechos personalísimos, a la dignidad, el honor y a la imagen”, contó Feliú.

   Además el magistrado pidió la identificación de la/s IP/s desde la/s cual/es se creó la cuenta y/o desde las cuales se subieron o publicaron contenidos en la misma, como así los IPs de los equipos que operaron respecto de dicha página como administradores y/o colaboradores.

   A partir de entonces surgió la necesidad de contar con legislación que permita a las víctimas de acoso acudir a un juez que pueda actuar rápidamente y terminar con el hostigamiento de manera eficaz.

   “Creemos que ante el crecimiento exponencial de la comunicación a través de medios digitales necesitamos encontrar mecanismos legales que protejan a la sociedad; en particular a niños, niñas y adolescentes”, explicó Feliú.

   “Con esta herramienta legal a su disposición, el juez podrá rápidamente intervenir y ordenar el cese de la conducta y, si ésta se diera a través de medios digitales, obligar a los responsables a dar de baja inmediatamente los contenidos que provocan el daño denunciado y probado”, dijo.

   La rapidez en la toma de medidas para proteger a la víctima será posible a partir de incorporar la Acción Preventiva de Daños al Código de Procedimiento de la Provincia de Buenos Aires, la cual en estos momentos se encuentra en la legislación nacional.

  “Dicha acción ya cuenta con reconocimiento en numerosos fallos por lo que deviene necesario su reconocimiento en la ley de procedimiento de nuestra provincia”, dijo Feliú.

   Por más favorable que resulte el fallo, si no es de inmediata aplicación, muchas veces el daño es irreparable e irreversible, ya que a pesar de esto muchas veces los videos, fotos o cuentas falsas desde la que se practican el bullying suelen quedar en las redes.

   Según diferentes estudios cada año aumenta el número de personas en el mundo víctimas de acoso en internet. La cifra es especialmente alta entre niños, niñas y adolescentes, y sus consecuencias son de extrema gravedad.

¿Cómo definir el Ciberbullying?

   Es el hostigamiento a través de medios informáticos como redes sociales, chat, correo electrónico o sitios web. Consiste en molestar, amenazar, humillar o acosar a una persona utilizando dichos medios. Las formas más comunes son la difusión de falsos rumores, videos o fotos humillantes, y la creación de perfiles o sitios para agredir a la víctima.

   Generalmente, los afectados son personas vulnerables que son vistas como “diferentes” por quien las molesta. El cyberbullying se expande viralmente por la web y puede ser difícil de detener. Además, puede que las agresiones permanezcan en el ciberespacio durante mucho tiempo, por lo que afectan a largo plazo a quien las sufre.