Matías Ibáñez

Ataja en Racing, no es de Bahía, pero es hincha y socio de Olimpo

17/10/2020 | 06:30 |

Está completamente identificado con el aurinegro y declara con orgullo que una vez que deje de jugar a nivel profesional, se radicará en nuestra ciudad. En el club bahiense, Gabriel Arias, el “1” de la Academia, era suplente de él. Hoy es al revés. Las vueltas del fútbol, ¿no?

Por Sergio Daniel Peyssé / speysse@lanueva.com 

(Nota publicada en la edición impresa)

 

   “Olimpo me dio la oportunidad de jugar al fútbol y de ser profesional en el momento justo que me estaba replanteando seriamente si iba a poder vivir de esta profesión”.

   Una vez más debo reconocer que a Matías Alejandro Ibáñez no lo marea nada: ni las luces marquetineras, ni la fama,  y menos que menos haber llegado al club donde los hinchas se debaten al extremo entre la pasión y el sufrimiento: Racing.

   “Chocolatín” nació el 16 de diciembre de 1986 en Caballito, y después de formarse futbolísticamente en las divisiones menores de Sportivo Italiano y Vélez, arribó al aurinegro de Bahía.

   Tenía 20 años, era el tercer arquero en un plantel donde la titularidad la alternaban entre Carlos Roa y Nicolás Cambiasso, y su destino inexorable fue el equipo local en la Liga del Sur.

   En Olimpo permaneció de 2006 a 2012, aunque tuvo un regreso fugaz en el segundo semestre de 2013,  cuando fue suplente de Nereo Champagne en el equipo que consiguió el último ascenso de la B Nacional a Primera.

    La charla, vía telefónica y tras recibir la autorización por parte del Departamento de Prensa  racinguista, empezó por donde debía empezar, por el rápido y sorpresivo pase que “Mati” consiguió en plena pandemia, de Patronato, donde era titular indiscutible, a la “Academia”, donde tiene la difícil misión de pelearle el puesto al afirmado y convincente Gabriel Arias.

   “Patronato es un club que hace todo bien, cuida mucho al profesional y no hay nada librado al azar. Cuando arrancó todo este tema del coronavirus, los dirigentes prefirieron esperar a tener un panorama más claro de la situación, por lo que mi continuidad, pese a estar confirmada, se había demorado demasiado, y en ese interín apareció el interés de Racing. La propuesta era muy buena y no pude decir que no”, señaló el golero que el próximo 16 de diciembre soplará 34 velitas.

   “El fútbol es así, de días de incertidumbre en un lado, al éxtasis de estar hoy en una institución tan grande como Racing”, deslizó quien en Primera defendió los arcos de Olimpo, San Lorenzo, Lanús, Temperley y Patronato.

   “Aclará por favor que en Racing todavía no debuté, que en la B Nacional solo atajé en Olimpo y que en 2014 fui internacional (estuvo en Eibar, de la segunda división de España)”, declaró, distendido, quien para el mundo olimpiense sigue siendo “el Negrito”.

   “Racing es más grande de lo que muchos creen, es una entidad que se maneja a un nivel superlativo y a nosotros no nos hace faltar nada. Al recorrer las instalaciones, te encontrás con gente que trabaja ahí que, además de ser apasionada, está muy conforme con lo que es y con lo que les ofrece el club. Si Racing consigue resultados es porque interiormente el manejo del fútbol es excelente; aunque no descubra nada con aclararlo”, agregó.

   --En la temporada 2012-2013 pasaste por San Lorenzo, otro grande, ¿es parecido o muy distinto a Racing?

   --Al “Ciclón” llegué después de que el equipo había jugado una Promoción, cuando el nivel futbolístico, según me informaron, había decaído tanto que no parecía San Lorenzo. Firmé contrato con una dirigencia y a los 15 días se hizo cargo del club otra, la que comandaban Tinelli-Lammens. El manejo, en ese momento, me pareció un poco desprolijo porque todo iba a los tumbos.

   “Me había ido de Olimpo, tenía 24 años y era un mundo nuevo para mí, pero al tiempo y con el diario del lunes me di cuenta que no todo era color de rosa. Al ir a otros equipos, comprobé que en ese momento San Lorenzo no estaba tan bien como lo debe estar ahora”.

   --Al jugador que va a Racing siempre le llama la atención el comportamiento y la fidelidad del hincha, ¿qué comprobaste vos en este corto tiempo como arquero albiceleste?

   --Es cierto, te llama la atención lo pasionales que son y el valor que le dan a Racing en sus vidas. En este momento de pandemia, el plantel entrena a puertas cerradas, pero los hinchas, antes o después de cada práctica, están ahí, alentándote o pidiéndote una foto. Son insistentes, así que me imagino lo que puede llegar a ser el “Cilindro” cuando se normalice todo esto.

   --¿En el vestuario y en las concentraciones, Sebastián Beccacece (DT académico) es tan “eléctrico” como en la cancha?

   --Camina más que Kung-Fu, ¿no? (risas). Es un gran técnico, con una identidad de juego que respeta a rajatabla. Pretende un equipo intenso y dinámico, y entrenamos para ser intensos y dinámicos. Cuando tenemos la pelota, hay que manejarla hasta que encontremos los huecos para lastimar, y cuando la perdemos debemos recuperarla rápido para que no nos agarren mal parados. Sus conceptos son muy claros.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

Con “Gabi”, antes era al revés

   Durante 6 años, Matías y Gabriel Arias compartieron distintos planteles de Olimpo, hasta que “Gabi”, quien nunca pudo debutar con el aurinegro en Primera de AFA, emigró para explotar en Defensa y Justicia primero y en Racing después.

Gabi y Matías, durante una concentración con Olimpo.

 

   “Siempre tuve que aguantar ser el sustituto de Cambiasso, Roa, Marcos Gutiérrez, Navarro Montoya, Fabián Ramírez, Tombolini, entre otros. Hasta que me llegó la chance y la pude aprovechar. Cuando me afiancé en el puesto, en la B Nacional 2008-2009, `Gabi´ alternaba en el banco con Ezequiel Viola y Emanuel Bilbao. ¡Como es el fútbol, ¿no?” .

   --Tal cual, ahora vos sos el suplente de Arias, quien atraviesa el mejor momento de su carrera.

   --Gabi es arquero de selección, tiene un nivel bárbaro y todo lo que consiguió fue en base a esfuerzo y dedicación. Salió campeón con Racing y los hinchas lo bancan.
“Igual no me puedo conformar con ser segundo de él, vine a Racing a competir por la titularidad; siempre traté de dar lo mejor desde el lugar que me tocó estar. Jamás voy a generar un problema porque me manden al banco o no me convoquen”. 

   --Pensar que un allegado a Olimpo, en su momento, le manifestó: “Gabi, vas a tener más futuro si ponés una verdulería o empezás a manejar un remis”. No me pidas quien lo dijo.

   --Ja,ja… Un visionario bárbaro. No creo que Gabi, cuando se retire, piense en ser verdulero o remisero… (risas).

“Ojalá pueda ascender”  

   En el Federal A todos los equipos tienen la chance de jugar por el ascenso y Olimpo se reforzó con la firme pretensión de subir a la B Nacional, es el deseo de “Chocolatín” y de todos aquellos futbolistas que, en distintas etapas y competencias, dejaron y se llevaron algo del mundo auriunegro.

    “Tengo las mejores expectativas, el cambio de entrenador le hizo bien y antes del parate obligado el equipo venía escalando posiciones en forma considerable. Con la llegada de Abaurre (Alejandro), el plantel se potenció y empezó a dar que hablar. Y no es lo mismo tener atrás a un Olimpo muerto que a uno vivo como era el que ya estaba octavo”, deslizó.

   “Si la pandemia no detenía el torneo, Olimpo, en las 7 fechas que quedaban, se metía entre los primeros tres de la Zona. Ojalá que las incorporaciones que llegaron se acoplen rápido y se pueda ascender; es lo que más quiero”.

   --¿Lo decís como hincha o como ex jugador?

   --Como hincha. Lo que viví en Bahía no lo viví en otro lado, y no es chamuyo. Olimpo me permitió debutar en Primera y fue el trampolín del éxito que tuve en mi carrera. Siempre estoy pendiente de la campaña y en Paraná me juntaba a ver los partidos con “Pochito” Troyansky (hoy en Unión de Santa Fe). Me molesta cuando me dicen: “che, qué mal está Olimpo”.

   “Fui a Bahía sin saber qué tipo de ciudad era, no conocía nada, pero me encariñé en los casi siete años que estuve. Allá está mi casa, así que después del retiro mi destino final será Bahía. Olimpo me dio la chance de trascender, algo que en otro lado hubiese sido imposible. Por eso le voy a estar eternamente agradecido. Es muy difícil, o muy poco común, permanecer tanto tiempo en un mismo lado”.

   --¿Algo más?

   --Soy socio y pago la cuota todos los meses. De vez en cuando chateo con los hinchas y sé que Alfredo (Dagna), con el que tuve algunas diferencias en su momento, es la punta de lanza para la refundación del club.

   --¿Qué opinión te merece Tuma presidente?

   --Me cuesta verlo en ese cargo. Hemos compartido un montón de bancos de suplentes, él como médico, por supuesto, y sé lo que siente por el club. Si aceptó ser presidente es porque le dedicará amor y compromiso; es un hincha más con mucha capacidad para manejar situaciones y momentos. Angel las vivió todas, y tiene merecido estar al frente de una entidad tan relevante como Olimpo.

 

Las 112 presencias

   Un total de 112 partidos tiene Ibáñez en Olimpo, entre Liga del Sur, B Nacional, Reserva de AFA, Copa Argentina y Primera división. Le convirtieron 159 goles y lo expulsaron 2 veces.

   Datos: Eduardo "Cocho" López

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias