A un año de las llamas

Diez historias de un banco

28/7/2019 | 07:00 |

Fotos: Archivo.

   Sin fondos. El edificio de Estomba y Moreno fue el segundo que la entidad construyó en nuestra ciudad. Lo singular fue el motivo que impulsó la obra. Construida en 1904 su primer inmueble propio, en avenida Colón y Estomba (actual Aduana), el mismo resultó inadecuado ante la clientela que rápidamente ganó la entidad. Era habitual que la gente debiera esperar en la vereda atento a que la sala de atención se viera desbordada. Para no volver a cometer un error de apreciación, el nuevo edificio fue más grande del interior del país.

   Surtidores. En 1928 la vereda del banco sirvió para ubicar la primera estación de servicio YPF de la ciudad. La denominada "nafta fiscal" comenzó a venderse mediante un solitario surtidor --con una persona a cargo del despacho-- colocado a metros del cordón, cerca de la esquina.

   Una manzana que se puebla. El del banco fue el segundo edificio construido en esa manzana propiedad del estado nacional. Luego aparecieron los del Correo (1926), el banco Hipotecario Nacional (1926), Tribunales (1926) y la biblioteca Rivadavia (1927).

   Esculturas en altura. Una particularidad en la fachada son las esculturas. Algunas alegóricas a la función de la entidad, como remate sobre la puerta de acceso, y otras distribuidas en el frente. Se destacan los atlantes, en particular uno ataviado con la indumentaria propia de los indígenas de la región.

   Puro hierro. Cuando el edificio se comenzó a construir, en 1919, el uso del hormigón armado era poco habitual para este tipo de obra. Por eso su estructura es de acero, provista por la firma Vasena, de la Capital Federal. La mayoría de las columnas fueron revestidas luego en mampostería, la cual las preservó de la acción del fuego en el incendio de hace un año.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   El presidente. Al momento de construirse el edificio, entre 1919 y 1921, era presidente de la entidad el ingeniero Federico Alvarez de Toledo, designado por Hipólito Yrigoyen. Ejerció el cargo por dos años, hasta ser designado embajador de nuestro país en Francia.

   A la medida del dinero. La escala del edificio es Monumental, lo cual, en arquitectura, significa que no está hecho tomando la medida del hombre. Eso explica el tamaño de las columnas que flanquean la puerta principal y las dimensiones de la puerta principal. El objetivo en este tipo de diseño es manifestar poder, en este caso el poder del dinero.

   Cambios. A lo largo del tiempo el edificio ha tenido modificaciones mínimas. Entre ellas la colocación de un zócalo de granito en el frente, el retiro de dos pequeños jardines existentes, el cambio del revestimienbto de la cúpula prinicipal (tejuelas por chapas de zinc) y la aplicación de pintura sobre el revoque original símil piedra.

   El banco de la Nación Argentina fue creado en 1891, por iniciativa del residente de la Nación, Carlos Pellegrini, como respuesta a una devastadora crissi económica que sufría el país y las entidades bancarias en particular. Hoy cuenta con 638 sucursales en todo el país y emplea a 17.500 personas.

   Un bahiense. Entre 1971 y 1972 el banco Nación por presidido por Jorge Bermúdez Emparanza (1912-1996), el único bahiense que ocupó ese cargo. Su designación fue realizada durante la presidencia de Alejandro Lanusse. Bermúdez era abogado e integrante de la firma local Bermúdez y Olaciregui, dedicada a labores agropecuarias.

 

Producción y edición de la cobertura de La Nueva. a un año del incendio: Mario Minervino, Belén Uriarte, Sofía Frugoni, Brenda Ghiberti, Matías Mugione, Pablo Presti, Francisco Villafáñez y Damián Vallejos.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias