Rugby Championship

Un All Black es foco de fuerte debate por violencia de género

19/7/2019 | 17:40 |

En Nueva Zelanda cuestionan la inclusión del wing Sevu Reece en el seleccionado. Mañana será titular ante Los Pumas.

Sevu Reece. Foto: skysports.com

   ¿Se puede ser jugador de un seleccionado cuando alguien que se declaró culpable de violencia de género?

   La primera inclusión del wing de origen fijiano Sevu Reece entre los titulares de Nueva Zelanda, para jugar mañana contra Los Pumas en el inicio del Rugby Championship, generó controversia.

   Un año después de que reconoció actos de violencia contra su novia (se confirmaron golpes y sangre en la víctima), la presencia de Reece con los All Blacks hizo que comentaristas de ese país pongan sobre la mesa la conducta ejemplar de sus rugbiers.

   "Estamos limpiando un comportamiento que normalmente no aceptaríamos, únicamente porque se trata de un jugador talentoso", criticó el editorialista de Radio New Zealand, Hamish Bidwell.

   El wing, de 22 años y sensación de la última temporada del Súper Rugby con Crusaders, concretó 15 tries con su franquicia, que se coronó campeona por tercer año consecutivo en la final que le ganó a Jaguares.

   El fijiano se declaró culpable y tuvo que pagar una multa, pero pudo esquivar una condena porque estaba por firmar con Connatch y la jueza entendió que no había motivo para impedir que firmara con el club irlandés.

   "Reece, en mi opinión, debía cumplir una pena más larga en el rugby de la que tuvo", afirmó el periodista Chris Rattue en las páginas del diario New Zealand Herald.

"Hay mujeres que agreden a hombres"

   La presencia de Reece contra Argentina podría ser un primer paso hacia su convocatoria con los All Blacks para el Mundial de Japón, que se disputa del 20 de septiembre al 2 de noviembre.

   "Teniendo en cuenta la veneración hacia los All Blacks y que los jugadores del equipo son considerados como modelos a seguir, estaría bien que el comité de selección incluyera el civismo entre sus criterios", dijo Janet Fanslow, especialista en casos de violencia conyugal en la Universidad de Auckland.

   "Hombres mejores hacen mejores a los All Blacks", es el mantra que sirvió como lema en la época del técnico Graham Henry. Una manera de exigir el máximo a sus jugadores, dentro y fuera de la cancha.

Reece, a la izquierda, saludado por Richi Mo'unga (centro) y David Havili, en la semis del Súper Rugby.

   Cuando le preguntaron al respecto al actual DT de Nueva Zelanda, Steve Hansen, no hizo más que acentuar la polémica.

   "Sé que no hay únicamente hombres que golpean a mujeres, sino también mujeres que agreden a hombres", declaró, apoyándose en su condición de exfuncionario de la policía.

    Ante la oleada de críticas, Hansen tuvo que dar marcha atrás. “La inmensa mayoría de las víctimas de violencia doméstica son mujeres y niños”, reconoció.

El precedente Filipo

   El caso de Reece no es el primer asunto espinoso al que se enfrenta la Federación Neocelandesa de Rugby.

   En 2016, el medio scrum Aaron Smith fue visto saliendo de los baños de una aeropuerto en compañía de una mujer y jugadores de los Chiefs habían sido acusados de agresión sexual por una bailarina de striptease.

   Pero el caso Reece recuerda más al de Losi Filipo, una joven promesa que quedó sin condena pese a la agresión en la calle de cuatro personas, entre ellas dos mujeres, al considerar el juez que una condena dañaría seriamente su carrera.

   Filipo fue convocado a principios de 2019 a jugar seven, tras someterse a un programa de la Federación llamado “Respeto e inclusión”. (AFP-NA).

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias