Una delgada banda ancha

Internet: la velocidad en Bahía Blanca y la zona está debajo de la media nacional

23/6/2019 | 06:30 |

Según el Enacom, la mayoría de las conexiones se hacen con menos de 6Mbps, cuando el promedio es de 16M. Se realizan inversiones para mejorar estos índices.

Fotos: Jano Rueda - La Nueva. y Archivo

 

Hernán Guercio / hguercio@lanueva.com

   En tiempos de banda ancha cada vez más ancha, mayor velocidad de acceso a la red, supercomputadoras y tecnología que día a día se ve superada por sí misma, más del 60% de las localidades de nuestra región no supera los 6Mbps (megabits por segundo) de velocidad de conexión a internet, un número que se ubica muy por debajo del promedio argentino de 16M.

   Incluso, en Bahía Blanca, el 70% de los accesos fijos a la web se hace por debajo de esa media nacional: la mayoría se da en el rango que va entre los 10 y los 20 megas (54,3% del total de la ciudad), y solo el 2% de este segmento está por encima del valor de referencia.

   Estos datos se desprenden de un informe oficial del Ente Nacional de Comunicaciones, en el que se desglosa la cantidad de accesos fijos a internet por tecnología y por provincia, localidad por localidad. Los números, que pueden parecer desactualizados, fueron publicados en abril de este año y ratificados a principios de junio. Las conexiones que no figuran, no fueron oportunamente informadas.

 


 

   ¿Esta baja velocidad influye en la navegación? Seguro que sí. En la mayoría de los casos, para disfrutar de páginas de internet que no tengan videos reproduciéndose en forma constante, una conexión de 3 megas podría bastar para un solo dispositivo. Pero esos números ascienden a medida que se empieza a hablar de nuevas conexiones, y a ellas se les van sumando otros servicios, como plataformas de series y películas, streaming de video o juegos online.

   Como norma, se estima que para conectar dos dispositivos se necesitan 5M, mientras que para cinco equipos se precisan 10M. Y hoy en día, entre celulares, computadoras, televisores smart, consolas de juegos y demás -sin hablar todavía del internet de las cosas-, 6 megas es una velocidad escasa para el uso familiar.

   En términos de Netflix, la explicación aún es más clara: el mínimo imprescindible es 512Kbps, pero la plataforma recomienda 1,5M para calidad básica. Para ver en HD son necesarios 5M, mientras que Ultra HD requiere 25M. Por su parte, juegos como Fortnite recomiendan un mínimo de 50M para tener “una buena experiencia” y evitar los retardos o lags.

 

   Si bien para el futuro cercano se esperan cambios tecnológicos que mejoren estos índices, según el Enacom, de las 51 localidades censadas que componen el área de influencia de Bahía Blanca, 5 de ellas (9,8%) tienen velocidades de acceso a internet que no superan 1 mega; 27 poblaciones (52,94%) tienen entre 1 y 6M; 6 (11,76%), entre 6 y 10M; 1 (3,78%) entre 10 y 20M: 3 (5,88%) entre 20 y 30M; 1 (3,78%) entre 30 y 49M, y 9 localidades (17,68%) cuentan con velocidades que van desde los 50 hasta los 100M.

   Si bien el informe también se refiere a velocidades que van desde los 100 hasta los 150M, ninguna de las localidades de la región figura en ese listado.

   En cuanto a la velocidad sobre el total de conexiones -se toma una base trimestral para realizar este cálculo-, el 41,94% se llevó a cabo dentro del rango que va desde 1 a 6 megas. Posteriormente quedaron los segmentos de 10-20M (35,9%) y 20-30M (16,06%), seguidos por 6-10M (2,69%), 50-100MB (2,3%) y 512K-1M (0,7%).

 

   Tan solo en cinco distritos de nuestra región se alcanza el rango más rápido de conexión: Bahía Blanca, Coronel Rosales, Coronel Dorrego, Coronel Suárez y Villarino. Y, en la mayoría de los casos, solo se da en las ciudades cabecera, salvo en poblaciones como General Cerri, Pedro Luro o las colonias suarenses.

   En el otro extremo aparecen localidades como Pasman, Bahía San Blas, Juan A. Pradere, 17 de Agosto y Bordenave donde, según el Enacom, la velocidad no supera 1M.

   Sin embargo, la situación ya está cambiando en algunas de estas localidades, sobre todo en aquellas agrupadas dentro de Nodocoop, una federación de cooperativas del sur de la provincia de Buenos Aires que prestan servicios de conexión a internet.

 

   Por el momento, y en este marco, se formaron dos grandes corredores de fibra óptica: uno de ellos compuesto por las localidades de San José, Pasman, Espartillar, Puan, Pigüé y Huanguelén, y otro que une Tornquist con Saldungaray, pasando por Sierra de la Ventana y Villa Ventana.

   En todos los casos, cada entidad hizo una fuerte inversión en fibra óptica para llegar a cada uno de los hogares, aplicando la tecnología FTTH (fibra hacia el hogar, por sus siglas en inglés), con fondos llegados desde Enacom, INAES y sus asociados. Así se consiguen altas velocidades de servicio a costos inferiores a otras localidades que cuentan con internet a través de empresas, como Bahía Blanca.

   En Espartillar, por ejemplo, el servicio de 20MB cuesta 750 pesos mensuales; 50MB pueden costar entre 1.100 y 1.600 pesos, dependiendo si se le suman televisión por cable y telefonía fija. Estos números, aseguran, son deficitarios para las cooperativas, pero se prioriza la prestación del servicio, algo que no podría llevar a cabo una empresa proveedora.

 

Salto tecnológico

 

   “Hoy en día, 6 MB es el valor real a nivel nacional, pero también es cierto que hay más 700 localidades en el país desarrollando proyectos de FTTH, lo que hará subir el valor de velocidad promedio”, señaló a “La Nueva.” el presidente de la Cámara Argentina de Internet-CABASE, Ariel Grazier, quien destacó que en Argentina se ha vivido un fenómeno de alta penetración del servicio, pero en baja velocidad.

   Se estima que para el año que viene, ya tendría que haber 2 millones de hogares con FTTH. Este salto tecnológico permitirá subir la velocidad promedio en todo el país.

   “Por supuesto, esto habrá que analizarlo caso por caso, en el sentido de proyección de la velocidad de conexión. Hoy, por ejemplo, en la mayoría de las grandes ciudades, el promedio superó los 10MB”, aclaró.


Ariel Grazier, presidente de CABASE.

 

   Estos números permitirán que nuestro país se mantenga en la mitad de una tabla a nivel Latinoamérica, encabezada por Chile y Uruguay, con países como Paraguay y Bolivia muy por debajo; en Brasil se vive una situación similar a la Argentina.

   En cuanto a los valores que se pagan por el servicio, Grazier reconoció que existe una dispersión muy grande, producto de las promociones y descuentos que hacen las grandes empresas prestadoras para captar clientes.

   “Hoy no se sabe bien cual es el valor real del servicio. El abono promedio nacional es de 800 pesos, pero producto de esta cuestión pueden pagarse por 20 o por 200 megas”, dijo.

 

A pérdida

 

   En el Sudoeste Bonaerense, varias cooperativas eléctricas reunidas en Nodocoop vienen realizando en los últimos tiempos una fuerte inversión en FTTH, para mejorar la llegada de la señal a cada hogar de su localidad. Lo mismo se hizo para vincular cada una de estas localidades entre sí.

   La inversión superó el millón de dólares, solo en conexiones interurbanas de fibra; con los servidores y sistemas de ruteo, hay que agregar otros U$S 150 mil.

   “Hemos hecho un avance tecnológico, que nos permite gestionar de otra manera el ancho de banda para las cooperativas -dijo el gerente de Nodocoop, Javier Montes-. En ciudades como Bahía Blanca lo hacen los grandes prestadores, pero en localidades como las nuestras, lo hacen estas instituciones sin importar si es rentable o no”.

 

   Esta inversión, reconoció, permitirá que todas las cooperativas involucradas cambien los planes que ofrecen a la población, con mejores velocidades a similares costos.

   “Para nosotros, el resultado económico arroja pérdidas: ahí está diferencia con una sociedad anónima. El 90% de las cooperativas debe ir a pérdida con internet para dar un servicio de calidad. El valor del mega está en dólares -NdR: ARSAT cobra 10 dólares cada mega-, y no se pueden trasladar los costos laborales al usuario”, sostuvo.

   Estas inversión también les ha posibilitado adquirir servidores caché (donde alojan los contenidos más buscados), lo que también permite comprar menos megas “aguas arriba”.

   “Así se accede a menores costos, y nos permite dar planes de ancho de banda como en las grandes ciudades”, dijo Montes.

 

En números

 

33 mil

El gobierno de Cristina Fernández había proyectado la constitución de una red troncal de internet de 50 mil kilómetros, pero sólo se alcanzó a 30 mil kilómetros. En la gestión de Mauricio Macri, se sumaron 3 mil más.


61%

Alrededor del 61% de los hogares argentinos cuentan con acceso a internet fijo. La velocidad promedio pasó de  6,3Mbps hace un par de años a los actuales 16M, y se espera llegar a 20M en 2020. 


79

Según el ránking SpeedTest de velocidad, en mayo Argentina ocupó el lugar 79 de 178 en cuanto a promedio de velocidad, con 27,21Mbps. El primer lugar es para Singapur, con 199,39M. En Latinoamérica, el mejor es Chile con 66,86M.


 

54%

De las casi 105 mil conexiones fijas que hay en Bahía Blanca, según el Enacom, el 54,03% se encuentran dentro del rango 10-20Mbps. Entre los 50 y los 100 megas tan solo se registra el 2,03% de los accesos.


2,8%

Del total de las conexiones fijas a internet en la provincia -sin tener en cuenta CABA- durante el primer trimestre del año, teniendo en cuenta todas las tecnologías y velocidades, Bahía Blanca representa el 2,8%.

 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias