El ACA tiene edificio propio

14/4/2019 | 11:48 |

Mario Minervino

Hace 80 años, en el mes de abril de 1939, comenzó la construcción del moderno edificio del Automóvil Club Argentino, en la esquina de Chiclana y Fitz Roy.
En 1892, Dalmiro Varela Castex trajo de Europa el primer automóvil del país. 
Pocos años después (1904) creaba el Automóvil Club Argentino (ACA), con la finalidad de alentar la compra de autos, gestionar la construcción de caminos e instalar un garaje con taller mecánico. 
En 1923, el Automóvil Club Argentino tomó a su cargo la conservación, relevamiento y señalamiento de la totalidad de las rutas argentinas. 
De entonces datan los primeros mapas y hojas de ruta.
Bahía Blanca, que en 1901 había visto circular el primer automóvil al mando del doctor Adrián Morado Veres, pronto tuvo una delegación, más allá de contar con el Bahía Blanca Automóvil Club, fundado en 1921 por vecinos de la ciudad.
En abril de 1939, las autoridades del ACA anunciaron que la empresa Benito Roggio e hijos --de la Capital Federal-- daría comienzo a la ejecución de un moderno edificio, proyectado por el ingeniero Antonio Vilar, en Chiclana y Fitz Roy. 
Un par de meses después, Roggio llegaba a un acuerdo con la constructora bahiense E. y P. Cabré, la cual tomaba a su cargo la obra.
El 15 de junio de 1939 fue habilitado el primer surtidor de nafta en esa esquina y apenas un año después, el 14 de julio de 1940, se inauguró oficialmente el nuevo edificio. 
En planta baja, se ubicaron cuatro surtidores, la sección lavado y engrase y el taller. 
El primer piso alojaba la sala presidencial y dependencias, y el segundo, departamentos para el personal superior.
La música de la banda del Regimiento 5 de Infantería, los discursos y un cóctel para el numeroso público sirvieron de marco adecuado para tan trascendente ceremonia.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias