Bahía Blanca | Viernes, 19 de abril

Bahía Blanca | Viernes, 19 de abril

Bahía Blanca | Viernes, 19 de abril

La cumbre entre Trump y Kim terminó en fracaso y con un final abrupto

El mandatario estadounidense dijo que su par norcoreano quería el fin de todas las sanciones, algo que desde la Casa Blanca no están dispuestos a dar.

Fotos: AFP y Reuters

   La cumbre entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Joun-un terminó en un fiasco sin ningún acuerdo ni hoja de ruta que seguir. 

   En el histórico encuentro en Hanói, el mandatario norteamericano afirmó que su par de Corea del Norte pretendía el fin de todas las sanciones impuestas. 

   “Podíamos haber firmado un acuerdo, pero no creí que fuera apropiado”, declaró Trump, en una rueda de prensa pensada para lanzar acuerdos, aunque terminó dedicándose a mencionar las explicaciones del fracaso.

 

   Según Trump, Corea del Norte había accedido a desmantelar su centro nuclear de Yongbyon, el corazón histórico de su programa de armamento, a cambio del levantamiento de todas las sanciones impuestas contra ese país. Algo que Estados Unidos no quería dar. Y Pyongyang se negaba a incluir otras instalaciones nucleares, como le exigía Washington.

   “Estaban dispuestos a desnuclearizar una gran parte de las áreas que queríamos, pero no todas. Así que tuvimos que levantarnos de la mesa”, explicó el presidente.

 

De Singapur a Hanói   

   Su primera cumbre en Singapur, hace 8 meses, concluyó con una vaga declaración sobre "la desnuclearización de la península norcoreana", pero sin compromisos concretos, y los analistas consideraban necesario que los dos mandatarios lograran avances en esta nueva cita.

   Desde junio, la diplomacia entre los dos líderes, que no se ponen de acuerdo sobre el significado de dicha declaración, está estancada.

   "La velocidad para mí no es importante", dijo Trump hoy al volver a sentarse cara a cara con Kim, asegurando que el resultado será visible "a largo plazo". 

   Corea del Norte es objeto de numerosas sanciones debido a su programa nuclear, motivo de un pico de tensiones en 2017, antes de lograrse una distensión.

   Por su parte, Kim Jong Un señaló que hay "gente que mira con escepticismo" su encuentro en la capital vietnamita, pero prometió "lograr un gran resultado, bueno en última instancia".

   Por el momento no hay una fecha para una nueva reunión de los dos líderes y la sensación es que Hanói quedó como una oportunidad desperdiciada que quizá no vuelva a presentarse. (La Nueva., El País y AFP-NA)