Por una mirada objetiva

El debate sobre los regímenes jubilatorios especiales: qué son y por qué urge su revisión

29/12/2019 | 07:30 |

En el ojo de la tormenta tras la decisión de exceptuar a exjueces, diplomáticos y presidentes de la suspensión de la movilidad, hay unos 50 convenios diferenciales.

Foto: Archivo La Nueva.

Francisco Rinaldi

frinaldi@lanueva.com

    Son unos 900 mil beneficiados. En muchos casos, cobran jubilaciones que superan varias veces a la mínima, con reglas más benévolas para determinados trabajadores.

     Aunque en algunos casos su existencia está justificada, en otras, los cambios recientes de los procesos productivos los tornan obsoletos, lo que exige, según los especialistas, una revisión seria y objetiva.

     Se trata de los regímenes jubilatorios especiales, en el ojo de la tormenta en estos días tras la decisión del Legislativo de suspender por 180 días el ajuste automático para los haberes de los pasivos, que perdieron unos 20 puntos de poder de compra en la era Macri.

     Aunque sólo alguno de estos regímenes están hoy en el centro de la polémica -en particular, el de los jueces y el Servicio Exterior de la Nación- lo cierto es que de acuerdo con datos oficiales de la cartera laboral, existen entre 40 y 50 convenios de este tipo, con condiciones especiales en cuanto a edad jubilatoria, haberes iniciales y movilidad.

     “Los regímenes especiales establecen reglas jubilatorias más beneficiosas que las generales para determinados colectivos de trabajadores. Se trata de requisitos de acceso y/o cálculo del haber inicial y/o reglas de movilidad más ventajosas",  señalaron desde el Instituto para el Desarrollo Social Argentino (Idesa).

     A nivel nacional se contemplan regímenes especiales para jueces, políticos, diplomáticos, docentes, científicos, Luz y Fuerza, la empresa Río Turbio y fuerzas de seguridad.

    Pero para el previsionalista bahiense Alfredo Bernabei, no todo es lo mismo.

    "Yo no afirmaría que los requisitos para acceder a la prestación son más beneficiosos, ya que el riesgo que conllevan es determinante para reducir los mismos", aclara.

     ¿Cuál es el peso de los regímenes especiales? Según datos de la secretaria de Seguridad Social y de las cajas provinciales no transferidas, se observa que:

    * 3 millones de jubilados y pensionados accedieron al beneficio encuadrados en las reglas fijadas para el régimen general.

   * 5 millones de jubilados y pensionados sin aportes o con aportes insuficientes obtuvieron el beneficio a través de pensiones no contributivas y moratorias.

    * 900 mil beneficiarios se jubilaron con algún régimen especial.

     Estos datos muestran que, de los casi 9 millones de jubilados y pensionados existentes, aproximadamente un 10% obtuvo su beneficio por un régimen especial.

      “Habría que poner la lupa en estos regímenes. Hay mucha gente que se retira antes de los 65 años porque desarrollaron actividades riesgosas e insalubres a lo largo de su vida laboral, pero con los cambios en los procesos productivos y las mejoras tecnológicas, algunas dejaron de serlo".

     "Entonces, es necesario crear instituciones que, con un ojo independiente, evalúen esas actividades y dictaminen si se justifica o no la pertinencia del régimen diferencial”, explica el economista y especialista en Seguridad Social, Sergio Carpenter.

    Bernabei coincide. "Lamentablemente, la normativa que nuclea la existencia de los regímenes diferenciales está vigente desde larga data (década del 60 al 70). Entiendo que los adelantos de modernidad en la materia, ameritan su revisión".

     ¿Hay que pagar más?

     Inicialmente, cuando se instauró la coexistencia de los regímenes diferenciales con los ordinarios, quien prestaba tarea bajo los primeros debía afrontar, además de los aportes y contribuciones ordinarios, un aporte diferencial (mayor porcentaje) obligatorio.

     Tiempo más tarde, ese aporte extra fue reemplazado por una declaración jurada acerca del carácter del servicio, hasta que, en septiembre de 2018, se restableció.

    "El que exista un plus de aporte no quiere decir que en ocasión de jubilarse, el cálculo del haber previsional se verá favorecido, ya que el mérito de la existencia de los regímenes diferenciales esta en la posibilidad de retiro anticipado", explica Bernabei.

     Además. la circunstancia de acceder antes de la edad ordinaria, y por la razón de ser del servicio (una actividad riesgosa o insalubre que causa vejez prematura) quien adquiere el beneficio en esas condiciones, no  pueda reingresar a la actividad.

     Recientemente, la Anses "pisó" el reconocimiento diferencial de las actividades objeto del régimen, lo que motivó que los trabajadores afectados realizaran acaloradas protestas en la sede local del organismo, como la de los petroleros.

    "Para que no ocurran demoras, que en definitiva generan  malestar, y en atención a la antigua  normativa que involucra los regímenes en cuestión, donde se patentiza un conflicto de índole externa al trabajador, como es la necesidad de ajuste fiscal por parte del Gobierno, lo que choca con normas expresas que reconocen derechos a los trabajadores, es apremiante una labor integral y seria de revisión de todos y cada uno de los regímenes hoy regulados", insiste Bernabei.

     Expresidentes

     Las asignaciones vitalicias o jubilaciones de privilegio promedian los $ 350 mil en el caso de expresidentes y $ 225 mil  en el de integrantes del Poder Judicial, según datos oficiales.

     Estos haberes benefician a unos pocos miles de personas, pero le  cuestan a todos los argentinos más de $ 15.000 millones anuales,  mientras se hacen malabares para reducir el déficit fiscal.

    Por este motivo, el presidente Alberto Fernández resolvió en lo inmediato el establecimiento de una contribución del 21%, además de un aporte extraordinario de 7 puntos extra a los magistrados del Poder Judicial y embajadores que cobren un haber jubilatorio superior a $100.000.

    Con esa imposición lograría recaudar, según cálculos oficiales, unos 2 mil 700 millones de pesos extra, además de hacer frente a las críticas de previsionalistas y opositores ante la suspensión por seis meses de la movilidad.

    “El sistema de jubilación de la Argentina es muy confuso... hay regímenes especiales que en algunos casos son verdaderamente de privilegio”, se quejó el presidente durante una entrevista televisiva.

     Mientras tanto, el déficit del Sistema Previsional y sus problemas a futuro exigen un debate serio y desapasionado, algo no muy frecuente en nuestro país.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias