Primera división

Napostá tenía todo bajo control, hasta que emergió Chaves y lo ganó Liniers

2/12/2019 | 07:00 |

Tras la victoria de anoche, las finales están 1-0 a favor del Chivo. "Estuvo friccionado y perder no hubiera generado buen ánimo", señaló la figura del partido.

Fotos: Emmanuel Briane-La Nueva.

Por Mauro Giovannini / mgiovannini@lanueva.com

   Recinto colmado, protestas al por mayor, final incierto y un héroe es el resumen del arranque de las finales en el básquetbol local de primera división.

   Anoche, en el estadio Hernán Sagasti, Liniers se colocó al frente al superar a Napostá por 70 a 66.

   El segundo punto -de la serie pactada al mejor de siete- irá el próximo miércoles, en el Antonio Palma.

   Antes de la chicharra final, el juego transitó un sinnúmero de situaciones, desde un pálido inicio (0 a 0 en 2m44) hasta atravesar seis faltas técnicas y una antideportiva.

   "Se desarrolló un partido trabado, lógico de un primer juego de una final. Creo que los dos equipos estábamos un poco expectantes a ver qué hacía el otro y no se dio un alto score. Estuvimos arriba todo el primer tiempo, en el tercer cuarto ellos obviamente salieron con otra cabeza, tuvimos que remar de atrás y eso es positivo para una serie así, larga y con muchos altibajos", le contó Matías Chaves a La Nueva.

   El escolta de Liniers no fue inicial ya que no llegó en plenitud física al duelo y registró 0-4 en cancha hasta el cierre del 3C, cuando la visita tocó su máxima: 38-45, a 1m15.

   Pero completó 18 tantos, todos en los últimos 13m de juego (con 13 en el 4C) y revirtió un trámite complicado para el elenco conducido por Mauricio Vago.

   "No había tenido un buen primer tiempo. Llego un poco golpeado a esta etapa del año, con lo cual fue un gesto de sacarme la bronca y de proponerme a mi mismo que a pesar de alguna molestia estoy presente", añadió en relación a un mirada cómplice para con su entrenador tras acertar el triple que dejó arriba a su equipo 66-60, con 38s por delante.

   "El primero, de local, era fundamental. Estuvo friccionado y perder no hubiera generado buen ánimo a pesar de que esto es largo. Aprovechamos que se jugó de local para arrancar ganando", sintetizó el escolta.

   El partido fue notoriamente de menor a mayor.

   Ambos salieron a la cancha a pura defensa y el 1C fue deslucido. Colaboraron los jueces, con rienda corta: pitaron 15 infracciones en el tramo, aunque mantuvieron el mismo criterio toda la noche.

   En ese cuarto inicial, que ganó el local 11-8, entre los dos equipos lanzaron 0-10 t3, 5-15 t2 y 9-17 t1.

   "(Los jueces) estuvieron pitando bastante faltas por eso también se hizo muy cortado. En el tercer cuarto tuvimos al Flaco (Banegas) gran parte del partido afuera que es un arma elemental para nosotros. Eso nos complicó bastante, ellos se nos vinieron y nos cargaron el rebote. Después ajustamos la defensa que es lo que habíamos hecho bien en el primer tiempo, estuvimos un poquito mejor adelante y lo ganamos", sostuvo Chaves.

   Liniers sacó una leve ventaja en la mitad del 2C gracias a dos triples en fila de Diomedi, cortando una racha de 0-7 a distancia de su equipo (Napostá llevaba 0-8 hasta ese momento).

   Sin embargo, echó a perder la diferencia tras el paso por los vestuarios, porque estando 36-31 al frente, Banegas cometió su tercera falta personal (en ataque) y protestó, por lo que recibió una técnica.

   Vago lo sentó en el banco y la visita aprovechó el envión para tomar el control, dándole la pelota a Quiroga adentro y usufructuando los espacios libres en el perímetro con 3-3 en triples de Gentili.

   Así, el campeón pasó a ganar 38-45 a 1m15 del 3C.

   "Es difícil mantenerse sereno. Es una final y estamos con las pulsaciones a mil y hay momentos donde hay que poner la cabeza en frío. Eso hay que tomarlo para los próximos juegos, iremos aprendiendo a través de los partidos y también se va a ir conociendo más al rival", completó la figura de la noche.

   Paradójicamente, tras anotar 28 puntos en el 3C (había hecho 22 en toda la primera mitad), la visita atravesó una sequía de 5m03 en el amanecer del 4C: lanzó 0-3 t3, 0-3 t2 y perdió dos pelotas.

   Liniers arrimó con puntos de Marinsalta y Ríos Lodoli hasta que dos libres de Chaves dejó arriba al Chivo: 52-50 a 7m31

   Cuando Napostá intentó volver al juego (58-57, con bomba de Gentili), Chaves reapareció con su primer triple.

   Y más tarde, cuando nuevamente el base visitante logró convertir (63-60), el escolta durmió la ofensiva, consiguió librarse de Matías Martínez y clavó un triple de 9 metros que empezó a liquidar el partido: 66-60, con 38s por jugar.

   Ante la falta de soluciones colectivas, Liniers contó esta vez con Matías Chaves, quien apareció en el momento indicado para darle el primer punto a su equipo de una serie que ya es atractiva. 

Esta es la síntesis

   Liniers (70): Santiago Torre 0, Gastón Diomedi 15, Agustín Dottori 7, Joaquín Larrandart 6, Hérman Banegas 6 (FI); Martín Ríos Lodoli 8, Matías Chaves 18 y Julián Marinsalta 10. DT: Mauricio Vago.

   Napostá (66): Gustavo Gentili 20, Matías Martínez 12, Leonel Alemañy 0, Juan Ignacio Bellozas 5, Antonio Iturrioz 8 (FI); Joaquín Godio 0, Augusto Meneses 2, Nicolás Quiroga 14, Ramiro Aguirre 5 y Luciano Polak 0. DT: Sebastián Aleksoski.

   Cuartos: Liniers, 11-8, 31-22 y 43-50.

   Tiros libres: Liniers, 21-28 y Napostá, 11-22.

   Cinco faltas: Larrandart (L); Bellozas e Iturrioz (N).

   Árbitros: Javier Sánchez, Eduardo Ferreyra y Marjorie Stuardo.

   Estadio: Hernán Sagasti.

   Serie: Liniers, 1-0.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias